fbpx

La mejor respuesta a los planteamientos de Rubén Aguilar acerca de la comunicación del gobierno federal provendrá, en efecto, de toda la población, cuando en el primer trimestre de 2022 participe y vote a favor o en contra de la revocación de mandato. Las encuestas de dudosa confiabilidad y de mucha opacidad en su sustento metodológico que anuncian la caída de la credibilidad de Andrés Manuel López Obrador no podrán demostrar si acertaron o no en sus cálculos hasta esa fecha. Las encuestas son instrumentos lábiles y poco concluyentes. Incluso ahora las encuestas sobre el manejo de la crisis muestra que el gobierno y su líder tiene un respaldo mayoritario. Parece que la narrativa sobre la pandemia la ha ganado AMLO, al menos hasta ahora y muy a pesar de la comentocracia.
Por: Diego Juárez, Jorge Pérez, Jaime Pérez y Rafael Serrano
Profesores e investigadores

Dicho de manera simple, la comunicación del gobierno generalmente pretende mostrar y justificar las estrategias y acciones llevadas a cabo por una administración y gestión pública. Esta modalidad de comunicación se adiciona a la información producida y distribuida por otros agentes sociales para ampliar y profundizar la discusión de la ciudadanía en un contexto político determinado.

 

Los significados y representaciones en el imaginario de la ciudadanía de lo expresado en la comunicación del gobierno federal de México dependen no sólo de lo dicho por éste, sino de la propia posición de las personas, grupos de interés, partidos políticos, instituciones y de los otros órdenes de gobierno; y, desde luego, también de las condiciones estructurales y coyunturales existentes en un momento histórico del país.

 

En otras palabras, la comunicación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador manifiesta la postura de un proyecto político que justifica ante la ciudadanía su quehacer y decisiones, y el de toda su administración y gestión pública, en un ecosistema informativo abierto, quizás el de más apertura en toda la historia de México, donde al parecer los medios de comunicación y sus analistas ejercen un mayor grado de libertad de expresión para exponer a la ciudadanía puntos de vista divergentes a los del presidente y sus funcionarios.

 

Como nunca antes, todas las voces de los actores políticos, de los empresarios y de diversos grupos de población se hacen oír e interpelan al propio gobierno y, hay que decirlo también, se confrontan con él y entre ellas. El mosaico de posiciones es proporcional, aunque no necesariamente todavía representativo, de todas las posturas existentes en el país. No obstante, emerge un rasgo de la sociedad aparentemente obviado en otros tiempos: la diferencia y distancia de puntos de vista, de ideas, actitudes y de los lugares sociales desde donde se expresan quienes opinan.

 

Esos días en los que los órdenes de gobierno cooptaban o de plano silenciaban mediante la represión a comunidadores y medios, está quedando atrás; por lo menos ya no ocurre en el gobierno federal. Las repercusiones son positivas pues aumentan las posibilidades de apertura e innovación informativa, aunque todavía no ocurran éstas ni el los medios convencionales ni, del todo, en los nuevos o alternativos.

 

Existe mucho ruido o estridencia en el espacio público. Si bien esto puede ser considerado un problema o un riesgo debido a los excesos producidos por las noticias falsas o los planteamientos basados en la generalización, la intuición, el maniqueísmo, la falta de sustento y argumentaciones, y el ocultamiento de las intenciones y de las posiciones reales de quienes emiten juicios. Ahora existe la oportunidad de contrastar y poner en tela de juicio lo dicho y lo no dicho.

 

Nunca se había visto a un presidente de la República debatir abiertamente con analistas, periodistas, otros políticos y empresarios. Si existían diferencias e inconformidades se manejaban de modo tal que no molestaran el jefe máximo y si las controversias eran fuertes y de más fondo, daban lugar, cuando mucho, a grillas y mensajes sutiles y entrelíneas.

 

Además de las posiciones de los agentes debe considerarse al contexto como una condición de posibilidad para mirar las contradicciones de la sociedad y del conjunto de intereses que se confrontan históricamente, pero que alcanzan determinada visibilidad en situaciones como la del Covid-19 y la crisis económica.

 

Dicha visibilidad es la oportunidad de desnudar los proyectos y sus alcances. Por ejemplo, el ejercicio de gobierno y la subordinación de toda la administración y gestión pública a las propuestas económicas, políticas, sociales y culturales de una oligarquía; o, como ocurre en estos momentos en México y a raíz de los resultados de la elección federal de 2018, un gobierno con un proyecto republicano y más sustancialmente democrático.

 

Los grupos impulsores y adscritos a los beneficios directos de una propuesta oligárquica expresan en estos momentos su inconformidad no sólo ante los cambios en la forma de gobernar al país, sino, y sobre todo, su resistencia a aceptar un proyecto donde perderán sus privilegios. La percepción de este sector es prácticamente opuesta y su discurso es crítico al del ejecutivo federal. Prevalecen ideas y planteamientos iracundos y hasta cierto punto intolerantes a propósito del fondo y la forma de lo asumido e impulsado en materia de políticas públicas, estrategias, programas y acciones por la administración actual.

 

Los propios órdenes de gobierno estatales y municipales irrumpen y se insubordinan ante el recorte de recursos la mayoría de las veces obtenidos, en las administraciones federales anteriores, mediante componendas y negociaciones poco transparentes, a grado tal de poner en tela de juicio el pacto federal.

 

Muchos de estos representantes expresan su amenaza de cancelar ese pacto sin consultar con los ciudadanos. Algunas entidades presionan para convocar a una convención nacional hacendaria con el fin de revisar y modificar el pacto fiscal. Además de los legítimos argumentos respecto de una posible injusticia, también aflora una confrontación política, porque las directrices provenientes de la federación en torno a la aplicación de los recursos públicos, no necesariamente coinciden con los acuerdos político-económicos entre los grupos de poder formales e informales locales y los gobernadores y presidentes municipales.

 

Por lo tanto, es insostenible, como plantea Rubén Aguilar Valenzuela, que sea el discurso de López Obrador la razón por la cual “… la sociedad y los gobiernos estatales han decidido tomar medidas, en salud y en economía, al margen de lo que diga el presidente”.

 

Es así mismo no tiene fundamento científico, la afirmación del exvocero de Vicente Fox, que sea sólo ahora en el caso del Covid 19 que los programas económicos en apoyo a la empresas y los hogares de México estén rezagados en relación a otros países de la región. Los apoyos a las Mypymes y a los hogares nunca se atendieron como era necesario y menos en el proyecto político-económico en el que participó Aguilar Valenzuela, donde los ricos se volvieron más millonarios y aumentó la pobreza en términos tales que el 50% de la población son pobres y el 80% de los mexicanos está en algún tipo de vulnerabilidad social que, dada cualquier catástrofe, podría poner en riesgo su seguridad personal y su frágil patrimonio.

 

Es importante subrayar lo planteado el jueves 19 de marzo de 2020 por la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, quien advirtió que “la pandemia del Coronavirus (COVID-19) tendrá efectos devastadores sobre la economía mundial, seguramente más intensos y distintos que los sufridos durante la crisis financiera global de 2008-2009” y explicó también “que la enfermedad pone en riesgo un bien público global esencial, la salud humana, e impactará a una ya debilitada economía mundial y la afectará tanto por el lado de la oferta como de la demanda, ya sea a través de la interrupción de las cadenas de producción -que golpeará severamente al comercio mundial- como a través de la pérdida de ingresos y de ganancias debido a un alza del desempleo y mayores dificultades para cumplir con las obligaciones de deuda”.

 

En la agenda del gobierno actual ocupa un lugar importante la salud pública. Se ha buscado afrontar la corrupción y desviación de recursos en este sector y se está impulsando el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI). Pese al corto tiempo transcurrido entre la aplicación de los cambios y ajustes y el desafío del Covid-19, el sistema de salud dará muestras de si avanza en la dirección correcta. Es irresponsable, por decir lo menos, afirmar que el gobierno no ha actuado de manera correcta y está fuera de la realidad. No existe una evaluación sería y fundamentada que lo demuestre y no es prueba suficiente afirmar que debería seguir el camino de otros países cuyas realidades, capacidades, recursos y necesidades son diferentes.

 

La mejor respuesta a los planteamientos de Rubén Aguilar acerca de la comunicación del gobierno federal provendrá, en efecto, de toda la población, cuando en el primer trimestre de 2022 participe y vote a favor o en contra de la revocación de mandato. Las encuestas de dudosa confiabilidad y de mucha opacidad en su sustento metodológico que anuncian la caída de la credibilidad de Andrés Manuel López Obrador no podrán demostrar si acertaron o no en sus cálculos hasta esa fecha.

 

Ahora sí el pueblo tendrá la oportunidad inédita de despedir mediante un mecanismo democrático al presidente de la República. Si este medio hubiese existido antes de manera efectiva, las probabilidades pudieron ser altas de mandar a su casa antes del fin de sus corespondientes sexenios a De la Madrid, Salinas, Zedillo, Calderón y Peña Nieto.

 

Es decir, Fox junto con su vocero Aguilar Valenzuela, hubieran sido revocados por su fracaso al ser el gobierno del cambio que volvió más corrupto al país.

 

Si el pueblo vota junto con la oligarquía la revocación del mandato del presidente actual, será un hecho histórico y tendrá razón Rubén Aguilar. Y, no habrá duda de que el rumbo del país virará, otra vez, hacia un globalismo radical antipatriótico falto de ética y solidaridad social. El cual, por cierto, depués de todo sí traerá algo positivo: contribuirá a periclitar, aún más, el exangüe y belicoso capitalismo.

Anexo:

Tabla de constraste respecto de los 10 puntos planteados por Rubén Aguilar

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
1 Dos conferencias diarias, para hablar del mismo tema. La oficial de las 19:00, para tratar el Covid-19, y la mañanera del presidente. El vocero del tema, el subsecretario de Salud, encabeza la de la tarde, pero también está presente, con frecuencia, en la mañana.

En la primera actúa como técnico y en la segunda como político. En la mañana, el presidente contradice lo que el subsecretario dijo por la tarde del día anterior y éste opta por contradecirse para no confrontarse con su jefe. Todos los días, el presidente sabotea a su equipo técnico de salud y malinforma a la sociedad.

Comentario mínimo

Sí son dos conferencias diarias y son diferentes: la mañanera se refiere a la agenda y proyectos del gobierno. La nocturna presenta el seguimiento que da el gabinete de salud al Covid-19.

En ocasiones López Gatell participa en ambas, en la mañana su papel es más acotado y, salvo los martes que el tema es la salud pública, en las otras, generalmente, suelen participar otros funcionarios tocando temas diversos. En la noche no siempre ha asistido, aunque se entiende que es el coordinador y el responsable y vocero de ese informe nocturno. Este servidor público no es un político, es un funcionario, un científico, un comunicador y un estratega (de un grupo donde existen otros).

Realmente no se ha presentado un contradicción y una confrontación, aunque de existir tampoco debe extrañarnos: los fines políticos pueden ser distintos pero en el caso de AMLO no opuestos a los del servicio público y del interés general; a los de la logística y operación de estrategias de atención a una pandemia; y a las recomendaciones de los científicos y técnicos.

No existe nada que objetivamente demuestre “sabotaje” o “malinformación” de presidente.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar

2 No se informa de la economía. Para la gran mayoría de la población la situación económica en general y de manera particular la suya es tan o más importante que la pandemia. El presidente trata de evadir el tema y cuando se ve obligado a tratarlo solo dice generalidades y no propone ninguna medida en concreto para hacer frente al problema del cierre de negocios y la pérdida de empleos. Se remite solo a los programas sociales ya en operación. Él es el vocero del tema.

Comentario mínimo

La economía política es uno de los puntos estratégicos de la propuesta política y de la administración y gestión pública del gobierno actual. Ocupa un lugar relevante en la agenda pública y se viene demostrando que se trabaja sobre un modelo altamente diferenciado y de propósitos y objetivos distintos a los impulsados por las administraciones anteriores.

Es insostenible e indemostrable lo afirmado, porque no sólo no ha ocurrido lo que se afirma, sino que desde el inicio de la administración se ha enfocado la propuesta económica a fortalecer a los micro, pequeños y medianos productores, porque tal y como lo ha afirmado AMLO: “representan el 80% de la fuerza económica del país y sostienen el 90% del empleo del país”. Por ellos, para atender a este sector, las medidas no se ajustan a las recomendaciones tradicionales de endeudamiento y apoyo/rescate de las grandes empresas y de las grandes fortunas.

Los programas sociales colocan en menos vulnerabilidad al 50% de la población mexicana que es pobre, y no son programas asistencialistas, en realidad forman parte de un conjunto de estrategias y medidas de creación de bienestar donde la seguridad social es la meta y donde se acompañan de programas que pretenden, en el mediano plazo, generar un efecto multiplicador.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
3 El presidente minimiza la gravedad del Covid-19 y de las crisis económica y sus efectos en la vida de las personas. Los funcionarios siguen el discurso del presiente al pie de la letra. Su discurso no tranquiliza a la sociedad sino genera la idea de que algo se esconde y transmite, lo quiera o no, la sensación de que las cosas son peores a lo que dice.

Comentario mínimo

El enfoque aplicado por México a la atención de esta pandemia responde con responsabilidad y conocimiento de la realidad del país, al diseño de una estrategia propia para afrontar de la mejor manera,con las condiciones estructurales reales existentes, este desafío en la salud pública y en la economía del país. Es inédita la forma de aplicar la ciencia en la administración de un fenómeno como éste y de convocar a la inteligencia social del país.

Las experiencias de Estados Unidos, España, Italia, Chile, Bolivia, Ecuador, Brasil, etc., en esta primera etapa no demuestran que sus planes de atención sean mejores que los de México, al contrario. Y pronto podrá ser demostrable que las recetas FMI-BID-BM no funcionarán mejor que las del gobierno mexicano basadas en el rescate de una parte de la soberanía económica y en una economía social y moral.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar

4 El mensaje del presidente, poco o nada creíble, de que el país está preparado para resolver el problema de salud y el económico. En alguna ocasión ha dicho que es el mejor preparado del mundo. Frente a los datos objetivos, los discursos del presidente suenan demagógicos y de vulgar propaganda política. Muestran a un personaje desubicado y fuera de la realidad, lo que llama a la preocupación.

Comentario mínimo

Los planteamientos del gabinete de salud no son ni demagógicos ni propagandísticos: son pertinentes, oportunos, científicos y correctos. Responden a un conocimiento del país y sus regiones, y a un análisis de las limitaciones y de las capacidades de optimización de la infraestructura médica existente.

Las estrategias y acciones de salud, no sólo están demostrando se eficaces y eficientes para atender la pandemia actual, sino para mejorar los grandes desafíos en materia de salud de mediano y largo plazos.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
5 Los mensajes tímidos, confusos y contradictorios del presidente sobre la gravedad de la situación y lo que su gobierno hará en materia de salud y economía. Esta ambigüedad sistemática provoca desconfianza y desconcierto entre los especialistas, los medios de comunicación y lo que la sociedad percibe. Por eso la sociedad y los gobiernos estatales han decidido tomar medidas, en salud y en economía, al margen de lo que diga el presidente.

Comentario mínimo

Los gobiernos estatales aprovechan la pandemia para cobrar la factura del orden que ha puesto el gobierno federal en la asignación de los recursos en materia de salud a los gobiernos estatales. Las compras consolidades que han demostrado paulatinamente su eficacia, rompieron el coto de poder y de negocios por debajo de la mesa entre políticos locales y distribuidoras de medicamentos y de insumos hospitalarios.

Al final de la pandemia se verá con nitidez qué gobiernos actuaron adecuadamente y en qué entidades se presentaron problemas atribuibles a las autoridades locales. El ejemplo más claro es el de Jalisco y otros casos que puede detonar problemas en la capacidad de atención son los de Guanajuato, Nuevo León y Estado de México.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
6 La idea instalada en el imaginario público, no sin buenos argumentos, de que en los otros países del mundo se toman medidas que las autoridades mexicanas se niegan a implementar. Entre otros temas está el número de pruebas, para detectar el Covid-19, el cierre de fronteras, la su suspensión de vuelos y los cercos sanitarios. Y los programas económicos en apoyo a la empresas y los hogares donde México va muy rezagado en relación a otros países de la región, como lo dice la CEPAL. El gobierno, con su política, no tiene manera de hacer frente a esta visión que tiene la sociedad.

Comentario mínimo

La experiencia de los demás países no es mejor que la de México, concretamente España, Italia, Estados Unidos, Brasil, Chile, Suecia y Ecuador son ejemplos de un manejo errático. Es altamente probable que al final de la pandemia China y México sean experiencias “exitosas”. El caso de Francia y Alemania al interior puede ser relativamente adecuado, pero su obstinación a la imposición de políticas neoliberales de salud en el resto de Europa ya son costosas.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
7 La actitud y comportamiento del presidente. Con sus discursos y sus acciones sabotea las normas de sanidad que su gobierno ha establecido. Por la vía de los hechos dice que éstas valen, para los otros sectores de la vida nacional, pero no para él. Al parecer el mensaje mesiánico que quiere trasmitir es que él está por encima de esta contingencia y es invulnerable. Y en lo económico contradice en público al secretario de Hacienda.

Comentario mínimo

El gobierno ha ajustado su comportamiento, discurso y acciones a los requerimientos de cada una de las etapas y, lo más importante, ha dejado el manejo del tema de salud en manos de los médicos, investigadores y científicos.

Las contradicciones o diferencias dentro del equipo de gobierno y del gabinete existen y “son normales” como ha afirmado AMLO, y se resuelven bajo el principio de la razón, los argumentos, la información y la defensa del interés general y de los bienes comunes.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar

8 Las recomendaciones del presidente. Invita a la población a proteger su salud a través de la magia y los amuletos y sus llamados a que hagan caso a lo que dicen las autoridades de salud suenan vacíos y nada creíbles. En materia económica solo dice que todo va a salir bien, que la crisis le “cae como anillo al dedo para fortalecer su proyecto”.

Comentario mínimo

Los “amuletos” no los presentó AMLO como su forma de enfrentar personalmente la pandemia, sino de las muestras de afecto de la gente y ocurrió en el contexto de lo difícil que es dejar con el saludo a la gente o no atenderla durante las giras del presidente.

Las crisis y fenómenos como el de la pandemia sí representan una oportunidad para demostrar que es posible con otras políticas y métodos enfrentar los problemas del país. Por la situación actual y la manera de aprovecharlo por parte de la oposición se obnubilan los logros pero la forma de atender los retos económicos demostrará que la auto-determinación, la soberanía y la independencia económica dejan un mayor margen de acción al gobierno.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
9 El estilo personal del presidente. Es radicalmente disfuncional en un momento como éste. Su lenguaje coloquial, sus dichos y ocurrencias complican las cosas. En el último mes su diarrea verbal ha producido una cantidad de frases a cual más de malas para aportar a lo que se está viviendo, y algunas son francamente lamentables y como tal pasarán a la historia.

Comentario mínimo

Al contrario. El presidente ha mostrado ser empático, presta importancia a la ética y pone como centro de las acciones del gobierno a la población pobre, marginada y vulnerable. Habla en un lenguaje que entiende perfectamente la población y ha convocado a la cohesión social, la solidaridad y la fraternidad. Componentes inéditos en el discurso político en los últimos 50 ó 60 años.

 

Planteamientos de Rubén Aguilar
10 La polarización social. La dimensión de la crisis de salud y la económica exige la unidad nacional, pero el presidente todos los días la combate. En sus mañaneras y discursos no pierde ocasión para descalificar a quienes no piensan como él. La calificativos que utiliza son ya muy conocidos. El presidente es incapaz de situarse como el de todos los mexicanos. Lo es sólo de los suyos. Los demás son objeto de su crítica y descalificación.

Comentario mínimo

La polarización social está determinada estructuralmente y tiene un carácter histórico (presente también, por ejemplo, en las tres primeras transformaciones de la vida pública de México).

La insistencia en interpelar a las noticias falsas y las posturas irracionales, cargadas de violencia simbólica e intolerantes de empresarios, periodistas, líderes de opinión, políticos de oposición, youtuberos, etc., es un ejercicio efectivo porque ha demostrado la frustración, el talante autoritario y la falta de nacionalismo y de compromiso con México y su gente.

Es falso que se descalifica y/o se reprime a quienes no piensan como AMLO. La libertad de expresión y el impulso a todo tipo de posturas no se había presentado nunca con algún gobierno del PRI o del PAN. La diferencia política, el debate y discusión públicas, y la búsqueda de la verdad forman parte del nuevo marco de legitimación de las posturas políticas. El gobierno hasta el momento ha demostrado tener gran capacidad de análisis, crítica y propuestas, la descalificación ha provenido de la oposición y es desmesurada, sin anclaje con la realidad.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios