lunes, junio 17, 2024

Marcaje y trazabilidad industrial: de qué se trata y para qué sirve

La mayoría de los productos que se consumen o que se ven a diario, necesitan de una individualización. Ya sea el rubro alimenticio, automotriz, aeroespacial, de electrodomésticos, empaques de diferentes tipos, la industria manufacturera, petrolera, de electrónica y de construcción y vivienda, entre otras, todas ellas tienen componentes que deben ser marcados correctamente para un seguimiento o para individualizarlos.

El marcaje y la trazabilidad industrial revisten un carácter fundamental en este aspecto. El primero se refiere a un proceso que sirve para identificar a los productos a través del uso de textos, códigos y logotipos para lograr un control y un seguimiento de diferentes productos o piezas y, para este sistema, se pueden utilizar distintas tecnologías o métodos para que la identificación pueda leerse precisa y fácilmente.

Son muchos los productos o materiales que pueden ser marcados como, por ejemplo, acero inoxidable, cobre, aluminio, plástico y hasta vidrio, entre otros, siendo estos los más populares o destacados.

De esta manera se consigue un sistema de marcaje industrial que, en simples palabras, permite la identificación de cada una de las piezas manufacturadas que integran un proceso de producción. Es decir, pueden rastrearse cada una de las piezas que se generan en dicho proceso.

Sistema de marcaje y su importancia

El sistema de marcaje y trazabilidad industrial tienen suma importancia para captar datos mientras dure cualquier proceso de producción y permite una toma de decisiones en tiempo real para mejorar la eficiencia de dichos procesos. Si no se contara con este sistema de marcaje, ciertas mejoras no podrían llevarse a cabo y cualquier planta industrial tendría defectos y sobre gastos excesivos.

Este es un procedimiento que se realiza de manera simple y sin mucha inversión porque existe una interesante variedad de tecnologías y configuraciones para llevarlo adelante que son sumamente adaptables a cualquier necesidad dependiendo de la empresa de la que se trate.

Métodos de marcaje industrial

Dependiendo de las preferencias o necesidades de cada empresa, el marcaje puede realizarse a través de distintos métodos:

Por micro percusión: se aplica, generalmente, al rubro de la siderurgia al momento de la elaboración de lingotes o barras de acero laminado.

Se realizan marcas profundas en el metal o plásticos duros a través de impactos consecutivos generando puntos continuos, lo que facilita el grabado de logos o códigos.

Por rayado: en este caso se arrastra el punzón sobre la superficie del producto que debe ser identificado. La ventaja es que el marcado es preciso y profundo y que es un sistema silencioso.

Por láser: tal como indica su nombre, se emplea un haz láser para grabar acero inoxidable, aluminio y otros metales y también plástico. Este sistema es rápido, legible y silencioso y, gracias a la visión artificial, pueden recogerse muchos datos de la geometría del producto y de la marca que se realiza.

Como no se alteran las características propias de cada pieza, se recomienda para aquellos rubros en donde la pieza en sí misma contiene un valor agregado como, por ejemplo, el rubro aeronáutico.

La trazabilidad y sus visiones

La trazabilidad se refiere a aquellas medidas que permiten el conocimiento del trayecto histórico de alimentos, materias primas y otro tipo de productos mientras dure la cadena de suministro.

Como se mencionó anteriormente, la meta principal es la localización de cualquier producto dentro de una cadena de suministro, además de permitir la inmovilización y retiro de cualquier producto cuando surge algún tipo de inconveniente. Por ejemplo, si una partida de leche se debe retirar del mercado porque no cumple con los requisitos para el consumo, gracias a la trazabilidad es que pueden ser localizadas todas las partidas que existen de esa leche a lo largo de toda la cadena de suministro, desde quien la fabrica y quienes las distribuyen hasta las tiendas en donde se comercializa el producto.

La trazabilidad brinda una visión de los productos desde diferentes puntos de vista:

Visión hacia atrás: se considera la información de los productos antes de que lleguen a la empresa, es decir, dónde se fabrican, cómo se hacen y cuándo y todo lo relativo al transporte de los mismos.

Visión interna: se trata de los procesos que tienen que ver con los productos cuando llegan a la empresa. Es importante considerar, en este punto, a la recepción de los mismos, a la metodología de almacenamiento, si esos productos se encuentran en contacto con otros similares o distintos y si se les aplica algún tipo de procedimiento o tratamiento especial.

Visión externa: cuando los productos ya están fuera de la empresa, la misma debe guardar una constancia sobre el transporte y a quién y en qué momento son vendidos para poder realizar un seguimiento luego de la venta.

El sistema que se utilice para cada uno de estos procesos industriales siempre depende del material del que se trate, de la duración del ciclo que se desee, de las necesidades de cada empresa y de cómo operan con sus productos desde su fabricación hasta que los mismos llegan al mercado.

Entrega del Plan Integral de Manejo del Centro Histórico 2023-2028: Un compromiso con el patrimonio y la sustentabilidad

Inti Muñoz Santini, secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI), repasó los esfuerzos de los últimos 24 años para recuperar el Centro Histórico y destacó la reciente instrucción del Jefe de Gobierno, Martí Batres Guadarrama, de entregar 500 viviendas a comunidades originarias.

Artículos relacionados