fbpx

Francisco Medina
CIUDAD DE MÉXICO, 17 de noviembre (AlmomentoMX).- El escritor Martín Luis Guzmán, en el años de 1929 mientras se encontraba exiliado en España, escribe su novela cumbre titulada “La sombra del caudillo”, una novela situada justo al pasar la Revolución Mexicana, después de que los héroes revolucionarios van cayendo sin vida uno a uno, Villa, Zapata, Carranza.
La novela histórica está situada en la época del gobierno de Álvaro Obregón, quien acostumbrados a las triquiñuelas de la política mexicana, impone para sucederlo a Plutarco Elías Calles. Esta novela es una crítica a ese caudillismo imperante en el gobierno mexicano después de la revolución y que deja sus secuelas con el paso del tiempo.
A pesar de que La sombra del caudillo, es la novela más representativa del autor Guzmán, fue censurada hasta 1990, por un régimen estricto de gobierno que limitó en todos los aspectos la libertad de expresión. El sistema de gobierno mexicano emanado de los líderes revolucionarios no permitió una crítica tan directa y cruel hacia su modo de gobernar, por tal motivo prefieren amordazar esta obra. El caudillo siempre se representó como un dictador, omnipresente, autoritario y de sumo poder. Tal parece que esta sombra del caudillo es un sinónimo del “ojo” del gran hermano de Orwell, es La sombra del caudillo la que todo lo ve, la que de todo se entera, el que mueve los hilos para que las cosas ocurran de acuerdo a lo que él dicta. Se encuentra el caudillo detrás de telones en toda la novela, planeando, maquinando y juzgando de traidores a los que no compaginan con su modo de gobernar.

La historia se entreteje en la nueva elección presidencial, en donde Hilario Jiménez, que es el Ministro de Gobernación dentro del gabinete estructural del Gobierno del Caudillo, es un hombre altanero y pretende llegar a ser presidente, es por ello que hilando intrigas y estrategias crea una maraña con la finalidad de lograr su objetivo.
Intereses, intrigas, un México post-revolucionario y una elección presidencial son el marco para que se desarrolle la trama de la sombra del caudillo. Empleando la historia de Ignacio Aguirre, la novela expone esa sombra de autoritarismo detrás de cada acto político en la historia, exhibiendo que a base de mentiras, engaños y poder es como se maneja este país.
Por un lado aparece un hombre un tanto idealista e indeciso, candidato para la elección primordialmente por intereses del pueblo llamado Ignacio Aguirre, y en contraste se presenta a Hilario Jiménez, el otro candidato, corrupto, altanero, creyendo con total seguridad que ganará la contienda, puesto que cuenta con el total apoyo del “caudillo” para llegar a la presidencia.
Estos dos hombres trabajaban en diferentes divisiones del gobierno, pero los dos ante el mandato de “el caudillo”, presentándose como un hombre poderoso, capaz de conseguir lo que se propone, enterándose de cada movimiento que interfiera en su forma de gobernar.

Aguirre se ve inmerso en un conflicto moral, puesto que por un lado en él se ve depositada la fe del pueblo, esperando un mejor México después de la revolución, pero por otro éste se ve presionado dado que no quiere tener problemas con el caudillo, a sabiendas de que éste respalda a Hilario. Aunado a esto Aguirre se ve aun más presionado por diversas dificultades, como con su contendiente, con diversos grupos políticos, inclusive amorosamente con una mujer llamada Rosario, la cual tiene diversos amantes, y también con los que se decían sus amigos. Llegando a un punto en el que parece que los problemas componen la vida de éste, aunque siempre contando con el total e incondicional apoyo de su mejor amigo el diputado Axkana.

Por los diversos conflictos que se hacen presentes los amigos en un principio de Aguirre empiezan a dudar de éste y sobre la conveniencia de apoyarlo o no, convirtiéndose algunos en enemigos de éste al final
Sin embargo en contraparte, se encuentra otro hombre, Ignacio Aguirre, joven de treinta años que se encarga en el Gobierno del Caudillo del ministerio de Guerra. Este personaje es un indeciso, pues la masa desea verlo como gobernante, y él no quiere quedar mal con el caudillo prefiriendo seguir de subordinado. Pero siempre contando con un gran amigo, Axkaná González, quien le dará su apoyo y le orientará por sus decisiones.
La novela está llena de intriga política, pues la situación va dando tantas vueltas que convierte a amigos en enemigos, y a los enemigos en aliados. La furia del Gobierno del Caudillo no se deja esperar, y como la más alta escuela de corrupción política y de gobernantes característica en México, se abocan los ejércitos a luchar a sangre y fuego contra los oponentes al sistema caudillista, para arrancar de raíz las ideas jóvenes de libertad absoluta.
Este es el libro que recomiendo ampliamente, pues es una novela en la cual ayudará a los lectores habidos de entender los entretejes de la política mexicana, comprenderán los movimientos y sus corruptelas, pero además disfrutaran de una novela histórica excelente, por su redacción y alto grado de denuncia.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios