martes, febrero 27, 2024

Generación tras generación, la prisión israelí marca un rito de iniciación para los niños palestinos

NABI SALEH, CISJORDANIA.— Para todos los padres palestinos, dijo Marwan Tamimi, llega un momento en el que se dan cuenta de que no pueden proteger a sus hijos .

De acuerdo con la agencia AP, para este padre de tres hijos, de 48 años, esto ocurrió en junio, cuando las fuerzas israelíes dispararon una gran bala de goma que alcanzó la cabeza de su hijo mayor, Wisam, mientras observaba con su familia una redada desde la azotea de la casa de su abuela. Una semana después, dijo Marwan, los soldados vinieron a buscar al joven de 17 años y lo sacaron a rastras de la cama con el cráneo fracturado mientras su madre lloraba.

Posteriormente, Wisam fue acusado de una serie de delitos que negó: arrojar piedras, poseer armas, colocar un artefacto explosivo y causar daños corporales. Fue enviado a la prisión de Ofer en Israel. El sábado pasado, después de seis meses tras las rejas, regresó a casa con otros 38 palestinos a cambio de rehenes israelíes liberados del cautiverio de Hamas en Gaza, parte de un alto el fuego temporal en la guerra que comenzó después del ataque de Hamas del 7 de octubre al sur de Israel.

Sus padres dijeron que no lo habían visto ni oído nada de él en dos meses, desde que comenzó la guerra . Wisam dijo que pasó ese tiempo en una celda hacinada y le negaron alimentos y medicamentos adecuados, lo interrogaron sobre sus amigos y lo golpearon repetidamente.

“Grité: ‘No, es mi hijo, no puedes llevártelo, está herido’”, dijo Marwan Tamimi. “Fue entonces cuando me di cuenta de que se lo iban a llevar. Y si los detengo, pondrán su vida en peligro”.

El regreso a casa de Wisam la semana pasada, junto con la liberación de su conocida prima activista, Ahed Tamimi , conmovió a todos los hogares de la aldea de Nabi Saleh, donde la prisión es un sombrío rito de iniciación para los niños palestinos.

La gente aplaudió. Las lágrimas cayeron. Wisam abrazó a amigos y familiares, uno por uno. Pero la euforia hablaba tanto de dolor como de alegría en la ocupada Cisjordania , donde las Naciones Unidas estiman que 750.000 palestinos han sido arrestados desde que Israel capturó el territorio en la guerra de Medio Oriente de 1967.

Las reivindicaciones contrapuestas de palestinos e israelíes han dejado sus cicatrices en Nabi Saleh, hogar de carismáticos activistas, periodistas y abogados conocidos por su negativa a someterse a la ocupación. Alguna vez fue una aldea idílica en una extensión montañosa de tierras de cultivo en las que se cultivaban uvas y aceitunas verdes, y hoy sirve como un poderoso ejemplo de cómo las prisiones israelíes durante décadas de guerra han aplastado familias, limitado vidas y eliminado la resistencia popular.

El servicio de seguridad de Israel no respondió a las preguntas sobre el caso de Wisam. Pero el ejército defendió los arrestos a gran escala de palestinos, incluidos menores, como necesarios para evitar ataques militantes. En una declaración a The Associated Press, el ejército dijo que su objetivo es “preservar los derechos y la dignidad” de los sospechosos palestinos durante los procedimientos judiciales y la detención y que condenar a un menor “requiere una carga de prueba de culpabilidad más allá de toda duda razonable”.

Activistas palestinos y defensores de los derechos humanos dicen que las detenciones masivas en Israel buscan sembrar miedo entre los más jóvenes, rompiendo comunidades que continúan desafiando el gobierno militar israelí, ahora en su 57º año.

“Hemos visto que este sistema reprime e intimida a la mayoría de los niños”, dijo Salwa Duaibis, cofundadora de Military Court Watch, un grupo palestino de defensa legal. “Esto aplasta su espíritu, de modo que incluso cuando tengan 40 años, estarán huyendo cuando vean soldados”.
AM.MX/fm

Artículos relacionados