fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de febrero (AlMomentoMX).- México es el país de América Latina más mortífero para los periodistas, con 99 casos de asesinatos de 2000 a 2016, siendo Veracruz el lugar más amenazante, con 19 periodistas caídos, denunció la organización Reporteros Sin Fronteras.

La organización defensora de la libertad de expresión presentó el informe “Veracruz: los periodistas frente al estado de miedo”, resultado de una misión especial para conocer la situación de los comunicadores, sobre todo durante el mandato de Javier Duarte (2010-2016).

Demandó al gobierno de Veracruz emprender medidas urgentes para poner fin a la impunidad de los crímenes cometidos contra los tres periodistas desaparecidos y los 17 asesinados durante la administración del ex gobernador Javier Duarte, hoy prófugo de la justicia.

En la presentación del informe, Emmanuel Colombié, director para América Latina, y Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, coincidieron que durante la administración de Duarte de Ochoa, Veracruz fue la entidad más peligrosa para los periodistas.

“Las estadísticas de los últimos cinco años son una muestra: Veracruz es el lugar más peligroso del continente para los medios de comunicación, en un México que oficialmente no se encuentra en guerra pero que padece desde hace décadas la violencia de los cárteles de la droga”, destaca el documento.

Según el recuento, de 2000 a 2016 se registraron en México 99 casos de periodistas asesinados con la probable participación del crimen organizado y siendo el móvil claro o probable el ejercicio de su profesión. En Veracruz, desde 2000 han sido asesinados 19 periodistas, 17 de ellos durante el gobierno de Duarte, además de que cuatro se reportan como desaparecidos.

“Desde los primeros meses del gobierno de Duarte de Ochoa –hoy prófugo de la justicia– comenzaron a registrarse asesinatos de periodistas; rápidamente éstas se multiplicaron. Las primeras víctimas fueron los reporteros que investigaban los nexos entre el crimen organizado y los políticos”, señalaron.

Destacaron que el gremio no sólo se enfrenta a las agresiones orquestadas por las organizaciones criminales sino también las de las autoridades locales.

“Las primeras víctimas fueron los reporteros que investigaban los nexos entre el crimen organizado y los políticos”, indica el documento que enumera a los comunicadores caídos, desde reporteros y fotoperiodistas de medios locales hasta corresponsales de publicaciones nacionales como la revista Proceso.

“El mismo Duarte participó activamente en la creación de un sistema de vigilancia de periodistas” y ante las amenazas del crimen organizado y el acoso de las autoridades, muchos comunicadores “optaron por exiliarse o guardar silencio”.

El documento advierte que hay un problema de impunidad debido a que de los 19 casos registrados en esa entidad, ninguno ha sido esclarecido y la justicia no ha condenado a nadie por esos hechos.

Sobre el nuevo gobernador, Miguel Ángel Yunes, el informe señala que “alimenta una pequeña esperanza”, pero también se recuerdan acusaciones de corrupción de las que fue blanco años atrás.

RSF hace una serie de recomendaciones al gobierno federal mexicano, entre ellas que se “intensifique la lucha contra la corrupción y el crimen organizado”, que garantice la libertad de expresión y que incremente los recursos financieros para los mecanismos de protección a periodistas.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios