viernes, marzo 1, 2024

Presas para la CDMX alcanzan sequía histórica

CIUDAD DE MÉXICO.- Las presas que abastecen al Valle de México se encuentran en niveles mínimos históricos al menos desde 2017, y ante los pocos pronósticos de lluvia, se avecinan tiempos complicados por la escasez de agua en el centro del país, especialmente en la CDMX y el Estado de México, la zona más poblada del país.

Apenas el pasado martes 7 de marzo, personal del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) informó que la región del centro del país está pasando por una sequía histórica.

“El sistema Cutzamala, esas presas están en niveles históricamente bajos y no va a llover durante los siguientes meses”, alertó Roberto Capuano, asesor del Sacmex.

Según datos del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, para el cierre de la primera semana de marzo de 2023, los niveles de llenado de las presas tres presas que conforman el sistema Cutzamala (Valle de Bravo, El Bosque y Valle Victoria) que abastecen la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se encontraban en un nivel de 49.12 por ciento de llenado.

De acuerdo con Grupo Fórmula, el volumen que pueden almacenar las 3 presas es de unos 800 millones de metros cúbicos, lo que implica que para la primera semana de marzo, su almacenamiento rondaba los 386.87 millones de m3.

Esta cifra es 8 puntos porcentuales menor a la registrada para el mismo periodo de un año atrás, con 57.83 por ciento acumulado.

En años anteriores, el menor registro era siempre por encima del 50 por ciento, por lo que con los datos a 2017 este es el nivel más bajo de almacenamiento.

A ello se suma que en los próximos meses se prevé que haya lluvias escasas. Apenas para este fin de semana se pronosticaron lluvias aisladas en la CDMX y el Edomex con algunos posibles chubascos para el domingo.

Sin embargo, los pronósticos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) apuntan a que para finales de marzo apenas se presentarán unas lluvias muy ligeras, lo que se repetirá en abril y quizás para mayo se tengan apenas algunas lluvias más regulares. Todas ellas, debajo del promedio de años anteriores.

Y aunque en la CDMX se espera que la lluvia sea más intensa, no caerá donde puedan capturarla las presas: en la parte alta del Cutzamala.

No todo está perdido: según las autoridades, hacia junio se normalizarán las lluvias a promedios de años anteriores y para diciembre, se prevé que las lluvias mantengan sus niveles normales. Pero mientras eso ocurre, los siguientes meses van a ser cruciales.

¿La CDMX se quedará sin agua?
Desde noviembre de 2022, el investigador Guillermo Murray Tortaloro informó que la presencia del fenómeno conocido como La Niña causaría pocas precipitaciones invernales en México, lo que derivaría en un poco recarga de las presas durante la segunda mitad del año y los primeros meses de 2023.

El efecto de este fenómeno se manifestó y ya las primeras alertas están encendidas en la CDMX. Si en 2021 se reportó una sequía anormal, para febrero de 2023, el último reporte de las autoridades capitalinas apuntaba ya a una sequía severa. Es decir, se ha acumulado la escasez de agua.

“El 15 de febrero es el último reporte en esta línea, tenemos una sequía severa, tenemos una sequía moderada en ciertos porcentajes de la cuenca alta del Río Cutzamala, pero lo vemos más claramente aquí, en la cuenca alta del Cutzamala que abastece de agua a las presas El Bosque, Villa Victoria y Valle de Bravo”, advirtió el director general de la Conagua, Germán Martínez Santoyo.

Y acotó, de antemano, que no es algo que afecte a una sola zona en específico, sino que ha impactado a toda la región de Norteamérica. Aunque sus efectos, a diferencia del año pasado cuando el afectado fue Nuevo León, sí se concentran este año más en el centro del país.

Ello fue el pasado 7 de marzo, cuando las autoridades capitalinas lanzaron un llamado para que en los próximos meses, los habitantes especialmente del poniente de la capital puedan moderar su consumo de agua y la destinen para usos indispensables, como el consumo humano.

“Tenemos que ser conscientes, particularmente en el poniente, que hay agua suficiente para todos siempre y cuando la aprovechemos y no nada más la gastemos. ¿Qué quiero decir con aprovechar? Usarla básicamente para consumo humano. Lo vamos a utilizar de manera responsable para comer, no regar jardines, no lavar coches”, llamó Capuano.

Ese mismo día, la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, presentó el plan de acción para los próximos meses en relación con el cuidado del agua.

Entre las medidas a tomar están la perforación de pozos en una primera etapa en Zumpango, que actualmente aportan 400 litros por segundo más al abastecimiento de la CDMX; y para abril se prevé duplicar ese volumen. A los que se suman 500 litros más de otros pozos.

Para mayo o junio de este año, además se pondrá en marcha una planta potabilizadora en la presa Madín, que aportará 500 litros más.

Pero ello apenas alcanza para reponer parte al menos 1 mil 300 de 2 mil 500 litros por segundo menos que se reciben en comparación con 2019, según las propias autoridades.

También se alista la construcción de una planta de bombeo en Ixtlahuaca para aportar 600 litros por segundo más al abasto de la CDMX que se quedan atrapados por las diferencias de alturas. A lo que sumarán más pozos, reparación de fugas y otras acciones preventivas, que aportarán, según el Sacmex, hasta 1 mil 390 metros cúbicos por segundo, casi el 10 por ciento del agua que llega al Valle de México.

El jueves, la jefa de Gobierno de la CDMX se reunió con empresarios del centro del país para solicitarles su apoyo para obtener mayores fuentes de abastecimiento de agua para la capital del país y la mayor zona metropolitana de México.

“Es muy probable que ustedes tengan pozos industriales que puedan dar más agua, es decir, que si ahora dan 100 litros, a lo mejor tienen la instalación suficiente para dar 150 litros o tienen un pozo que ya no se usa y está equipado. Lo que queremos es que ustedes y sus agremiados nos apoyen, sin comprometer la producción, para tener servicio para el consumo humano y generar acciones de ahorro en sus instalaciones”, dijo el jueves.

En el encuentro estuvieron presentes empresarios del sector de bebidas y cervecero, cementero, panadero, turístico, y hasta la representación de la industria de lavanderías, todos ellos involucrados en el consumo de agua para sectores importantes, pero no prioritarios.

Capuano insistió el martes en que dos puntos clave: hay que aprovechar el agua para el consumo humano; y hay que tomar acciones para ser solidarios y dejar que el líquido llegue a los habitantes de toda la ciudad. Y ese llamado tuvo un punto particular: los habitantes del poniente de la CDMX, a donde llega primero el abasto del Sistema Cutzamala y también donde hay muchas zonas residenciales.

“Particularmente la gente que vive en el poniente de la ciudad, en Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, que sepan que ellos viven una realidad diferente a la gente que vive en el oriente de la ciudad. Tenemos que hacerlos conscientes de que hay agua suficiente para todos siempre y cuando la aprovechemos y no la malgastemos”, llamó Capuano.
AM.MX/fm

Artículos relacionados