fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.- Si no tienes idea de “cómo hacer algo”, hoy en día, la respuesta está al alcance de un buen tutorial de Youtube, ya no hay necesidad de recurrir a la enciclopedia o de ir a buscar a un experto en la materia como hacíamos las viejas generaciones.

La verdad es que quienes crecimos sin tener la bendición del internet a nuestro alcance a cualquier hora del día o de un adulto que nos guiara en el camino teníamos dificultades para aprender a hacer las cosas básicas para la vida, tal y como le sucedió a Rob Kenney, un padre de familia de Estados Unidos que creció en una familia un tanto complicada.

Dad, how do I?

Kenney creó el canal Dad, how do I?, para enseñar a otros las cosas básicas de la vida que a él se le complicó aprender porque tuvo una niñez difícil. A través de su canal compartió con sus seguidores que su padre lo abandonó al igual que a sus siete hermanos cuando apenas tenía 12 años de edad, y que su madre sufrió problemas de alcoholismo al no poder sobrellevar la situación familiar.

Al cumplir 14 años, Rob decidió mudarse con su hermano de 23 años, prometiéndose no cometer los mismo errores de sus padres.

Y un día se le ocurrió la idea de crear su canal de Youtube en el que podrás aprender cómo anudar una corbataarreglar un inodoro, planchar camisas o afeitarte sin cortarte la cara, el cual es uno de sus videos más vistos.

Actualmente, el youtuber cuenta con 13 videos y ya tiene más de un millón de suscriptores, con más de 900 mil de visitas en su último video publicado el pasado 19 de mayo de 2020, ocupando el séptimo puesto de la página de tendencias de YouTube.

Papá Youtuber agradeció a todos sus seguidores por darse el tiempo de ver sus videos y de dejarle comentarios. También leyó una carta de Theodore Roosevelt para motivar a todos en estos tiempos difíciles.

“No es el crítico quien cuenta, ni el que señala con el dedo al hombre fuerte cuando tropieza, o el que indica en qué cuestiones quien hace las cosas podría haberlas hecho mejor. El mérito recae exclusivamente en el hombre que se halla en la arena, aquel cuyo rostro está manchado de polvo, sudor y sangre, el que lucha con valentía, el que se equivoca y falla el golpe una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error y sin limitaciones.

El que cuenta es el que de hecho lucha por llevar a cabo las acciones, el que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones, el que agota sus fuerzas en defensa de una causa noble, el que, si tiene suerte, saborea el triunfo de los grandes logros y si no la tiene y falla, fracasa al menos atreviéndose al mayor riesgo, de modo que nunca ocupará el lugar reservado a esas almas frías y tímidas que ignoran tanto la victoria como la derrota”.

Corre video:

EDT/TIV

Comments

Comentarios

Comentarios

comentarios

Por EDT