fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de abril (AlmomentoMX).- En acatamiento a la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ordenó al INE dar diez días adicionales para la revisión de los apoyos dictaminados como inválidos al aspirante a candidato independiente Armando Ríos Piter, el Consejo General del Instituto nacional Electoral (INE) se pronunció por última vez sobre la revisión de los cumplimientos legales de quienes pretendieron llegar a la boleta presidencial, señaló el consejero Ciro Murayama.

Refirió que a diversos aspirantes a candidaturas independientes federales, el INE les detectó inconsistencias e irregularidades. A todos y cada uno de ellos, se les aplicó el mismo método de revisión, se les ofreció la misma oportunidad de revisar sus envíos, se les otorgaron las mismas garantías. No hubo, amistades ni enemistades, ni filias ni fobias.

Indicó que en el caso de Ríos Piter, sin embargo, el INE ha recibido la descalificación más severa, y más gratuita, en la historia de la autoridad electoral autónoma. No se cuestionó un criterio, el sentido de una determinación, sino que se acusó al Instituto y a su personal de simular e inventar pruebas y manosear bases de datos. Por supuesto, tal persona no presentó una sola prueba de su afirmación, como corresponde en derecho a quien acusa.

Aun así, dijo Ciro Murayama, con la serenidad que da la transparencia y el trabajo bien hecho de cientos de funcionarios públicos probos y probados, los mismos que permiten la existencia de un padrón de altísima calidad y confiable, que hacen posible la instalación de casillas en cada rincón del territorio, ese mismo instituto debe aclarar y explicar.

“¿Qué es lo que envió Ríos Piter? Hizo llegar un millón 765 mil 599 firmas. De esas, sólo coincidieron con registros del listado nominal un millón 149 mil 63. Es decir, 616 mil 536 fueron invalidadas desde el principio, pues ahí había 112 mil 359 duplicados del mismo aspirante, 14 mil 816 en el padrón, pero no en lista (gente sin credencial que por tanto no pudo dar su apoyo), 36 mil 585 bajas del listado de los que había 26 mil 729 con pérdida de vigencia, esto es, credenciales que habían expirado por tender más de diez años de antigüedad; así como 7 mil 221 fallecidos. Hago aquí un paréntesis: el padrón electoral del IFE se hizo para que no se pretendiera que los muertos votaban; con el mismo principio, en el padrón del INE no se dejan pasar supuestos apoyos de difuntos a algún aspirante presidencial. De esa magnitud es el descaro. Sigo con los datos: hubo además 11 mil 501 nombres que no corresponden con ningún ciudadano del listado nominal, y 414 mil 959 inconsistencias”.

Subrayó: desde el principio, del millón 765 mil, el INE hizo público que 616 mil no valían de entrada, y lo publicamos cada día en el portal y se le comunicó al aspirante. Y se dijo, con meridiana claridad; quedan 1,149 mil 063 apoyos que, en principio, se localizan en la lista nominal y son prevalidados. Puede, el aspirante, pretender jugar con las palabras y hacerse el confundido porque donde dice pre-validado, quiere leer validación definitiva. Pero como se hizo con los demás aspirantes a la candidatura independiente a la presidencia que también en principio habían superado el número de apoyos enviados coincidentes con el padrón, fuimos a la revisión del soporte del apoyo.

“El resultado nos sorprendió, y hay que decir, nos indignó: se detectaron 811 mil 969 simulaciones de credencial. Eso quiere decir que se vaciaron en cartoncillos, en plantillas simulando credenciales, los datos de 8 centenas de miles de datos de ciudadanos. Sí, de ciudadanos carne y hueso, pero que no dieron su apoyo; sino que alguien les simuló su credencial para inflar los apoyos de este aspirante. Insisto, no solo se trata de una travesura de confeccionar de forma grotesca una credencial: lo grave es que se tuvo acceso a datos personales, protegidos por ley. De ahí que haya una denuncia del INE ante la FEPADE y una investigación ministerial en curso”.

Además, señala que entregó 88 mil apoyos en fotocopias y 6 mil 265 respaldándose de documentos distintos a la credencial para votar. Al final, solo le fueron reconocidos como válidos, porque no había simulación, ni fotocopia, ni tarjetas de supermercados, 242 mil 646 apoyos.

“El análisis estadístico que nos presenta el proyecto es diáfano. A lo largo de los 127 días Ríos Piter envió un promedio de apoyos válidos de 1,142. Es decir, su desempeño siempre fue por abajo, por ejemplo, de los apoyos que logró María de Jesús Patricio quien envió 2,109 apoyos válidos al día, o sea, un 54% por ciento más cada día. La diferencia es que Ríos Piter mandó una media de apoyos inválidos de 12,137 por jornada, el 86% inválido”.

Manifestó que hay gente que, de buena fe, apoyo a los distintos aspirantes, incluso a Ríos Piter. El aspirante registró 7 mil 393 auxiliares, pero sólo 2 mil 288 enviaron algún apoyo. De esos, mil 032, el 45% del total, enviaron apoyos que no contenían simulación alguna. Esas mil 32 personas, en conjunto reunieron 20 mil 861 firmas, un promedio de 20 apoyos por persona. Ese es el trabajo limpio de recolección de apoyo que hubo en respaldo al aspirante.

Pero a la vez, dijo, hay 485 auxiliares que incurrieron en el envío de simulaciones. Y, en particular, hay 350 auxiliares que enviaron más de 50 simulaciones de credencial cada uno. Es más, 304 auxiliares que capturaron y enviaron más de 500 apoyos simulados cada uno. Y en el colmo, contó con 255 auxiliares que enviaron más de mil simulaciones cada uno. Esos 255 auxiliares mandaron al INE, en total, 760,843 simulaciones. Así, hubo un grupo compacto de auxiliares de Ríos Piter, compuesto por unas centenas de personas, en los que recayó la operación de envío de apoyos simulados.

En octubre y buena parte de noviembre, la recolección de apoyos de Ríos Piter iba lenta pero era genuina. A partir del 22 de noviembre, se acelera la velocidad de la recolección, pero se trata sobre todo de apoyos inválidos.

“No me tengo a indagar en las motivaciones de esta actuación, que primero realiza una producción industrial de apoyos simulados, y que, al ser descubierta, lanza descalificaciones a la autoridad que detectó, transparentó y no validó dicha pretensión fraudulenta. Nosotros, no calificamos a la persona que hizo esta operación, nos limitamos a describir y probar su conducta. Baste decir, como nos recuerda Serrat para casos como este: “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios