Es definitivo, no habrá programa de estancias infantiles: AMLO

692

Sara Lovera

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero (AlmomentoMX/SemMéxico).- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador ratificó que desaparecerá el programa de las estancias infantiles y reiteró que dará a los padres 800 pesos mensuales –no habló de las madres- y afirmó: “sean los padres se hagan responsables de sus hijos”.

Reiteró que se acabaron los intermediarios de la “mal llamada sociedad civil”, al tiempo de afirmar que ese concepto de “sociedad civil” es también una invención del neoliberalismo.

Esta mañana, además, anunció una campaña nacional sobre los verdaderos valores, “aunque me critiquen”, esos que hacen buenas a las personas.

Sobre las estancias infantiles dijo  “ya se ha hablado mucho” y ofreció presentar las pruebas de corrupción, en respuesta a la solicitud de  dar datos precisos. Dijo que los dará, pero no cuando. Por ahora informó que  es definitiva la decisión  y que  “los padres”  recibirán los apoyos directamente de la Tesorería de la Federación.

Este día el alcalde, Alfredo Lozoya, de Parral Chihuahua interpondrá una Controversia Constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que se dé marcha atrás a la decisión de cerrar las estancias, creadas en 2007 durante el gobierno de Felipe Calderón.

Explicó el alcalde que así da respuesta inmediata a las reacciones de las madres afectadas con el recorte a las estancias infantiles, y afirmó que otorgarles el subsidio directo, es equivocado porque en los hogares no existen las condiciones para la seguridad de los niños de madres que trabajan.  Informó que en tanto se resuelva la controversia, el municipio se coordinará con los padres de familia y las estancias para que los niños y niñas no se queden sin el servicio que se otorga desde hace 12 años. En Parral hay  9 estancias, pero el problema es nacional.

En tanto ayer se pronunció la Comisión Nacional de Mejora Reguladora sobre las reglas de Operación de varios programas de la antigua Sedesol, del Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, cuyo objetivo específico es mejorar las condiciones de acceso y permanencia en el mercado laboral de las madres, padres solos y tutores que trabajan, buscan empleo o estudian, mediante el acceso a los servicios de cuidado y atención infantil, como un esquema de seguridad social. Informó que se decidió realizar una revisión del mismo y preparar una nueva propuesta que será emitida a la brevedad. Anunció revisión el programa de apoyo a hijos de madres que pueden morir.

Sobre el recorte a las guarderías también la Cámara de Diputados aprobó un exhorto al gobierno federal para que se restituyan los recursos del programa, aunque hasta ahora la administración de López Obrador se ha mantenido en su posición de que de ahora en adelante el dinero llegue directamente a los padres de familia.

Mientras que el presidente de la República insistió en que en el programa hay “corrupción”, entregará pruebas de su dicho, luego de ser  interpelado por la reportera de Fórmula, lo cierto es que la investigación periodística señala que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sólo ha observado el 1.8 por ciento del presupuesto, y detectado fallas en casos específicos de estancias en Jalisco y Estado de México.

 

Argumentos presidenciales de este 13 de febrero

 

De los “malos manejos”, AMLO afirmó que no se trata no sólo de las estancias sino en toda la ayuda que se está destinando a la gente, sobre todo, a los más pobres del país y aseguró que él destinará una ayuda “que nunca se había dado por la cantidad de recursos”. Por eso será directa.

Advirtió que es definitivo: la ayuda va a ser personalizada, “no vamos a entregar recursos a organizaciones sociales, ni de la sociedad civil, no va a haber intermediarios”, y reiteró que tiene “muchas” pruebas de que en el programa hubo corrupción y ahora los padres van a recibir más. Y afirmó que ahora “sean los padres los que asuman su responsabilidad”.

Sostuvo que con esa “ayuda” los padres- decidirán libremente dónde poner esos 800 pesos mensuales. Agregó que el dinero va a ser directo al beneficiario con tarjeta, ya que antes se daba ayuda, no mucha, el dinero o no llegaba o llegaba con moche; se quedaba en el camino, y que “conste que nosotros hemos actuado con prudencia” y agregó “vamos a dar a conocer todo lo que se entregaba y no llegaba a los beneficiarios”, “vamos a entregar el reporte”.

Según él “recibían menos de lo que van a recibir ahora, se los adelanto, no van a dejar de recibir el apoyo los padres y van a tener un apoyo y va a ser más de lo que recibían anteriormente”.

Estas estancias para el Presidente son parte de la concepción neoliberal de privatizarlo todo, de subrogar servicios, como lo hicieron con las estancias infantiles, del Seguro Social; y “ya sabemos lo que desgraciadamente sucedió en la Guardería ABC, y no queremos eso… y existen reportes de las autoridades encargadas de la fiscalización de que no había legalidad y no había normatividad, seguridad, se trata de niños, era un riesgo, claro que sí”.

Sobre las protestas, son porque “no les ha gustado a algunos” igual “tenemos también la protesta de organizaciones sociales, de organizaciones campesinas, de otras asociaciones que recibían recursos”, y advirtió: eso “ya  se terminó, vamos a procurar que sea de manera directa, desde la Tesorería de la Federación al beneficiario, y que no sea efectivo, que sea tarjeta”. Llamó a quienes protestan “conservadores fifí”.

 

Los hechos y los datos

 

El recorte a las estancias tiene respuestas reiteradas sobre que está en peligro el desarrollo de 330 mil niños menores de 3 años, al igual que el empleo de las cuidadoras de las 9 mil 500 estancias  y se ensancha la brecha de desigualdad de género.

Según se lee en los informes de Sedesol, en 2017 se hizo una Encuesta de Monitoreo a Personas Beneficiarias del Programa llamado  “modalidad de apoyo a madres trabajadoras y padres solos”, que  reveló que el 92.2 por ciento de beneficiarios utilizó el tiempo disponible para trabajar, buscar empleo, capacitarse o estudiar; en promedio contó con 34 horas semanales para acceder, permanecer en el mercado laboral o, en su caso, estudiar; el 74.4 por ciento de beneficiarios accedió a un trabajo remunerado, y el 91.9 por ciento de beneficiarios que tenían trabajo al momento de ingreso al programa y, mientras permanecieron en él, lograron mantenerse y mejorar su posición.

Este programa,  es una de las pocas políticas públicas enfocadas a primera infancia y las políticas conciliatorias que permitan a las mujeres salir a trabajar mientras alguien se hace cargo de sus hijos son cada vez más importantes y son parte de las reformas de tercera generación que menciona la Organización Internacional del Trabajo,  informó la legisladora Lía Limón García, una de las fundadoras del programa, en  medios electrónicos, como el programa de López Dóriga y también en MVS Noticias.

Las voces de las afectadas, de videos, entrevistas y protestas señalan que ante el recorte presupuestal al programa defienden su trabajo. “No somos improvisadas”, dicen.

Según ADN Político la pregunta en decenas de lugares del país es: ¿Qué pasará con las estancias infantiles?, de quienes trabajan en estos lugares, dicen en este portal informativo que el personal de los establecimientos cuenta con la preparación suficiente para atender a los niños y advierten que los abuelos de los menores no son las personas más adecuadas para cuidarlos, como lo ha planteado la administración de Andrés Manuel López Obrador.

La encargada de una estancia en la alcaldía de Azcapotzalco en la Ciudad de México, quien pide ser identificada como María de Jesús por temor a sufrir represalias, asegura que las trabajadoras de estos lugares “no son improvisadas”.

Por sus salones han pasado miles de menores, algunos con discapacidad, y la estancia ahora está en la incertidumbre a raíz del recorte y de las críticas que el presidente y su equipo han hecho a este programa.

“Yo creo que las quieren desaparecer”, dice entre lágrimas y ante el riesgo de que se venga abajo lo que han construido ella y el personal a su cargo.

“Si le dan el dinero a los papás (como ha planteado el presidente) y ellos deciden que un mes no traen a sus hijos, yo no les puedo decir a las maestras que ese mes no les pago”, comenta.

Hasta ahora, el programa es operado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), actualmente Secretaría de Bienestar, e implica que recursos federales lleguen a estancias operadas por particulares para atender a las familias en busca de un espacio donde cuiden a sus hijos.

Las encargadas afirman que ese subsidio sirve para atender a los niños y cubrir algunos gastos. Sin embargo, eso  no alcanza para todo y el escenario de no tenerlo lleva a pensar que los establecimientos no podrán mantenerse.

Otra encargada de una estancia cercana al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), quien pide ser identificada como Mónica, porque dice que ha recibido amenazas por protestar por el recorte, señala que decidió seguir operando pese a esta situación y sin aumentar el costo de colegiatura.

Para ella, es “una estupidez” la decisión gubernamental de dar el subsidio de 1,600 pesos bimestrales directamente a los papás, pues estos podrían emplearlos en otros gastos y no en los niños. Según Mónica, muchas usuarias que atiende son madres adolescentes, jóvenes o estudiantes. “Yo no creo que sea una solución que los abuelos cuiden a los niños ni que el dinero se los den a las mamás, pues nos puede pasar que se gasten el dinero porque tienen una necesidad y no traigan al niño a la estancia”, dice.

Tal como informó SemMéxico ayer encargadas y madres se manifestaron en el zócalo, se pudo constatar que muchas  se mantendrán  en  las estancias infantiles. Respecto a las sospechas de corrupción, pidieron que el Gobierno Federal realice una revisión exhaustiva en vez de destruir el programa.

También la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) alertó que ese ajuste podría restringir el derecho a la educación y estimulación temprana, a vivir en condiciones de bienestar, y a un sano desarrollo integral. Además, obliga a los padres a caer en gastos imprevistos o dejar a sus hijos al cuidado de personas sin preparación, lo cual constituye un riesgo para su integridad y seguridad, y, al orillar a las mujeres trabajadoras a renunciar a su empleo, representa una medida que ahonda las brechas de desigualdad de género en el país.

 

Antecedentes

 

El programa, iniciado en 2007 durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, cuenta con 9 mil 500 estancias infantiles. Cuidadoras capacitadas atienden a 330 mil niños de 1 a 3 años 11 meses durante 8 horas con dos comidas y una colación, y son supervisadas por la Secretaría de Bienestar, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Salubridad y Protección Civil. Hay una cuidadora por cada ocho niños y en el caso de los 4 mil niños discapacitados, son una por cada cuatro menores.

Este programa supera a los 220 mil niños atendidos por guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para quienes cuentan con seguridad social, en un país donde la mitad de las personas que trabajan lo hacen en la informalidad sin acceso a ese derecho.

En las estancias se atienden a niños y niñas de escasos recursos, de padres y madres que no tienen ninguna prestación. El programa ha significado  tener a estas criaturas cuidadas, con alimentación, desarrollo e higiene, dijo Elizabeth Angoa, una cuidadora de  Nezahualcóyotl, Estado de México, un municipio describió, “donde hay mucha violencia y  altas tasas de madres adolescentes solteras. En las estancias se evita que niños y niñas sufran de esta violencia en sus casas”.

Para 2019, se aprobaron 2 mil 041 millones de pesos para el programa federal de la Secretaría de Bienestar frente a los 4 mil 070 millones de pesos de 2018, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Secretaría de Hacienda, cuyo titular Carlos Urzúa Macías dijo que esos mil 600 pesos bimestrales “se le puede dar a la abuela que va a cuidar mejor a los niños que las propias estancias infantiles”.

La decisión “está afectando el desarrollo de las y los niños porque quien cuide a los niños, por ejemplo, la abuelita, no tiene la misma condición para enseñarle las actividades que tenemos en la estancia. A nosotras como maestras también nos afecta porque es nuestra fuente de empleo. Al darle el dinero a los papás muchos van a dejarlos en casa y se va a optar por cerrar las estancias”, lamentó Mónica Montalvo, encargada de Maternal II en la estancia “Estrellitas Tutú” en Chalco, Estado de México.

PRESUPUESTO DE ESTANCIAS INFANTILES 2007-2019

 

No obstante, el presidente López Obrador insiste que el gobierno el año pasado destinó más de tres mil millones de pesos como apoyo a las familias para que sus hijos pudieran ir a estancias infantiles, pero, dice, el dinero iba a organizaciones civiles por lo que ahora se darán 1,600 pesos bimestrales directamente a los padres para que ellos entreguen esos recursos a quienes administran las estancias o que lo utilicen de la manera que ellos decidan.

Las maestras y madres en el Zócalo dijeron: “Los padres se encuentran preocupados porque les han dicho que les van a dar un subsidio de mil 600 pesos. Lo que se preguntan es cuándo se lo van a dar, y dos, cuánto tiempo se van a tener que esperar para llevarlo a la estancia”, expuso la maestra Elizabeth. “Es un conjunto de gastos que se requieren para el funcionamiento de una estancia infantil y que dudo mucho que los padres lo tengan en sus casas”.

Además, consideran que al presidente le pasaron un diagnóstico equivocado, y está mal informado. Las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación son al 1.8 por ciento del presupuesto de este programa. ¿Por observaciones al 1.8 por ciento vas a cerrarlo? No lo justifica. Ha dicho que las listas de los niños están infladas (se puede resolver con un sistema electrónico), que hay niños fantasmas, que lo dudo porque la Secretaría del Bienestar tiene que contar con toda la documentación niño por niño y madre por madre”, afirmó Lía Limón García.

La maestra Mónica, de la estancia “Estrellita Tutú” en Chalco, pidió al presidente tomarse el tiempo de hacer una revisión exhaustiva a las estancias “y checar en qué escalafón están esos desvíos. En mi estancias los niños que van son los que están registrados. ¿Cómo van a falsificar una lista si se lleva por día y se entrega mensualmente a la estancia correspondiente? Es incoherente que digan que los niños no existen porque todos pasan lista diario y con base en eso se determinan los montos. Es imposible corromper los filtros que llevamos, tenemos supervisores en el DIF”.

La profesora Elizabeth explicó que ellas como responsables de las estancias no son las que reciben la documentación de los papás, sino un representante de la Sedesol para afiliar al niño. “Nosotros llevamos un listado de firmas donde el padre firma todos los días su entrada y su salida, y los supervisores revisan ese listado y las bitácoras de instalaciones de gas y luz. Tenemos también la parte del DIF, ellos revisaban las actividades de los niños y su alimentación”, determinó.

 

Irregularidades ciertas

 

Sí hay irregularidades señala el portal Sin Embargo, pero no se justifica la desaparición del programa.

La investigación del portal señala que en 2014 la Auditoría Superior de la Federación sí halló pagos indebidos por 140 millones de pesos a dos estancias infantiles que recibieron apoyos, pese a que en un caso no procedió su incorporación, y en el otro no se demostró que inició operaciones; además de que su domicilio señalado en el Convenio de Concertación no coincidió con el descrito en la cédula de viabilidad.

Además, cinco estancias en Jalisco recibieron recursos sin haber contado con el visto bueno de Protección Civil, con el fin de salvaguardar la integridad física de los infantes y empleados; otras  77 estancias contaron con el dinero sin haber contado con las Pólizas de Seguro de Responsabilidad Civil y Daños a Terceros vigentes en 2014; y servidores públicos alteraron información para beneficiar a estancias infantiles que no cumplían con la normativa.

También hubo apoyos otorgados por 137 millones 900 mil pesos a dos estancias infantiles que no acreditaron la aplicación de los apoyos del Impulso a los Servicios de Cuidado y Atención Infantil, y se dio a cuatro estancias infantiles 280 millones de pesos sin haber cursado la capacitación inicial, y no se suspendieron dos estancias que presentaron beneficiarios duplicados o con edad menor que la establecida.

En la Cuenta Pública de 2016, el órgano fiscalizador observó que la Delegación de la Sedesol en el Estado de México, en sus estados de cuenta bancarios no se identificaron los depósitos de los apoyos a 67 estancias infantiles por 619 millones de pesos reportados como pagados en el auxiliar contable; tampoco se presentaron los comprobantes de los reembolsos de la revalidación del Programa Interno de Protección Civil ni de la contratación de la póliza de seguro de responsabilidad civil y daños a terceros que amparan los apoyos por 82 millones 500 mil pesos.

Para la legisladora Lía Limón García, “el programa de estancias infantiles lleva 12 años operando y nunca ha tenido un accidente de ese tipo –como la ABC- […] El que haya habido un accidente, que fue una tragedia y se debe evitar, no hace que se elimine un programa, sino habrá muchos accidentes silenciosos”.

La maestra Elizabeth Angoa, de una estancia de Nezahualcóyotl, aseguró que señalan que en las estancias infantiles no estábamos con seguridad, “pero teníamos que contar con un reglamento de Protección Civil y habilitar los espacios con extintores, salidas de emergencias, escaleras de emergencias, puntos de evacuación, simulacros. Un claro ejemplo es del 19 de septiembre cuando fue el temblor: de todas las instituciones educativas, las estancias infantiles fueron las únicas que pudieron operar porque tenemos todo en regla”.

El viernes pasado, AMLO comentó que le “llama mucho la atención que estén tan aferrados, cuando les estamos dando como opción que no van a quedarse los niños sin apoyo, ni las familias; les diría que van a recibir hasta más, pero ya no con intermediarios”.

Sin embargo, actualmente en las estancias el apoyo federal es de 950 pesos mensuales y de 1,800 pesos en caso de niños con discapacidad. “El gobierno quiere dar 1,600 pesos, pero bimestral; lo quieren bajar. Y el complemento es el que dan las madres, el cual varía de municipio a municipio, de estado a estado”, explicó Lía Limón.

La maestra Elizabeth dijo que la niñez es importante porque son la semilla. “Hay niños en situación de desnutrición, maltrato, abuso sexual, nosotros estamos ocho horas con ellos, todos los días. Si fuera por dinero me hubiera dedicado a la política”, aseveró.

Peligra igual el Programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, que según la CONAMER se hace un anteproyecto de modificación a las reglas de operación de este programa para el ejercicio fiscal 2019. El Gobierno Federal implementó el Programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, el cual contribuye a disminuir la situación de pobreza, vulnerabilidad por carencias sociales o vulnerabilidad por ingreso en las familias con jefatura femenina, al permitir a las jefas de familia tener acceso a la seguridad social, y en caso de llegar a fallecer sus hijas e hijos continúen estudiando.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios