fbpx

Carlos Galguera Roiz

Sobre mi anterior elucubración “Apuntando Cumbre”, en torno al ateísmo, pienso que el escrito requiere algunas precisiones.

Lo que trato de señalar, y apuntalo con cierta furia es a algunos ateos que denuncian la proliferación de dioses – en minúsculas – los cuales no pueden identificarse con la Suprema Figura, es decir con DIOS

Esto implica que los dioses, no solo los ajenos, los de otras Religiones, sino los propios, en nuestro caso Jesús, no se identifican con la DIVINIDAD en plenitud, sino con el peluche adorable de la pequeña que contaba en mi trabajo de referencia…

Y no pasa nada, planteando así la cuestión; yo seguiré conectado a la maravillosa figura de Jesús… pero si de pronto aparece la intuición de DIOS, pues miro para allá y veremos qué pasa…

Soy consciente del riesgo de hogueras que mi planteamiento conlleva, sobre todo en verano, pero queda dicho, quizás te haya aclarado algo… o todo queda peor, mi riesgo…

Un interlocutor, viejo amigo, pensante agudo me escribe: “de acuerdo con el Jesús de los evangelios, afirmó ser el enviado de Dios e incluso ser una misma cosa. Claro que podemos imaginar un Jesús distinto, maestro, hombre de bien…”

A lo que yo le matizo: También aseguró en otros pasajes que él no era nadie, había otra figura que era la que decidía, a la que pidió salvarle del suplicio, hágase tu voluntad…

Si desmenuzamos libros, antes de volvernos locos prefiero abandonar diálogos bizantinos…

Tengo mi visión personal, y, repito, no pasa nada, mis piezas encajan, para mí, por supuesto…

Así que, otra referencia evangélica: Si he dicho o planteado algo mal, muéstramelo, si no ¿porque no admites mi posibilidad?

Me responde: “Claro que admito tu posibilidad. Sobre todo, si encajan tus piezas. ( Y aunque no encajasen)”

Yo intento matizar más a fondo: Puede haber gente que, ante la pura posibilidad que su dios de toda la vida no sea DIOS, se le pudieran hundir todos sus soportes existenciales…

Me responde mi contraparte: “En cualquier caso, mi Dios “de toda la vida” ha ido cambiando a lo largo de la mía”

Yo le comento: M e interesa destacar algo, si no sintiera, en buena medida, el encaje sincero, profundo de mis piezas, jamás pondría en blanco y negro algo que, al menos, no intuyo… y – tratando de llevar a mi interlocutor al meollo de mi reflexión – matizo, cuando te refieres a “tu dios de toda la vida”, ¿no hablas de DIOS, O SI?, porque ahí está la clave, pienso, de mi hipótesis de trabajo…

 También te confieso que siento cierto vértigo al ir solo por estos senderos…

Mi amigo prosigue “mi concepción de Dios ha cambiado. Y, como tú, sigo buscando. Lo que ocurre en mi caso, es que la iglesia me da bastantes pistas, válidas para mi”

Mi comentario: Al ir cambiando tu dios de toda la vida y reconocerlo, parece puedas entrar en una ruta cercana a la mía, Dios quiera…. No despotrico de nuestra Iglesia ni mucho menos, puedes creerme…

He vivido cerca,17 años, de Comunidades Indígenas en México, imposible no quedar marcado por ellas…

Bueno, este breve intercambio puede haber servido para aclarar posiciones, también a los lectores, con esta intención lo he lanzado a las pequeñas pantallas…

Comentarios

comentarios