domingo, abril 21, 2024

Videojuegos e inteligencia artificial: hacia una experiencia más realista e inmersiva

CIUDAD DE MÉXICO.– Aunque pensemos que la inteligencia artificial (IA) es algo nuevo en los videojuegos, en realidad, esta tecnología ha estado presente desde los comienzos de la industria, como por ejemplo el Pacman. El rol principal de la IA ha sido lograr que personajes como los famosos fantasmas, parezcan tener voluntad propia y estar vivos. Con la evolución constante de las herramientas de IA, como el revolucionario ChatGPT, los desarrolladores tienen ahora una oportunidad única para explorar nuevas formas de integrar la IA en los juegos del futuro.

Aunque parezca imperceptible, la IA tiene un papel fundamental en los videojuegos. En muchos casos, los personajes no jugables (NPC) son controlados por la IA y reaccionan al comportamiento del jugador. En la mayoría de los juegos, como The Last of Us, tanto los personajes acompañantes (Ellie), como los enemigos (los infectados) están controlados por la IA. En juegos multijugador, la IA se utiliza para que se asemeje lo más posible a jugar contra un humano.

Aunque todavía existen muchas incógnitas sobre cómo impactará el proceso de desarrollo, hay algunos indicios de cómo la IA generativa podría mejorar la forma en que los juegos son diseñados, desarrollados y jugados, lo que lleva a nuevas e interesantes oportunidades para los jugadores y desarrolladores por igual. La IA dará lugar a NPC que evolucionan mediante el autoaprendizaje, juegos que interpretan y responden a las acciones del jugador y la creación de mundos virtuales sin interfaces humanas.

La IA también permitirá que los juegos sean más intuitivos, ajustar los niveles de dificultad en tiempo real en función de la habilidad del jugador y crear experiencias impredecibles mediante comportamientos no determinados. En general, el uso de la IA en los videojuegos mejorará el realismo y la longevidad del juego.

Si bien hoy existen pocos que aprovechen completamente las ventajas de la IA avanzada, algunos juegos ya disponibles pueden proporcionar una visión de lo que está por venir en la industria del gaming. HyperX, el equipo de periféricos para videojuegos de HP Inc. y la marca líder en videojuegos y esports, seleccionó tres títulos que permiten experimentar cómo podría ser el futuro de los videojuegos.

Alien: Isolation, que se lanzó en 2014 por Creative Assembly, es un excelente ejemplo de cómo la IA generativa puede mejorar significativamente la experiencia de juego, haciéndola más emocionante e interactiva. Es un juego en el que el jugador debe sobrevivir en una nave espacial infestada de un xenomorfo. En lugar de seguir un patrón predeterminado, el xenomorfo utiliza algoritmos de aprendizaje automático para adaptarse al comportamiento del jugador y tomar decisiones en tiempo real. Esto significa que cada encuentro con el xenomorfo es único y puede ser impredecible, lo que aumenta la tensión y la sensación de peligro constante. Además, el juego utiliza IA generativa para crear entornos y sonidos dinámicos que cambian según el comportamiento del jugador, lo que hace que la experiencia sea aún más inmersiva.

Middle-Earth: Shadow of Mordor, que se lanzó también en 2014 pero por Monolith Productions, es otro juego que se destaca por su uso innovador de la Inteligencia Artificial generativa. Este juego de mundo abierto utiliza un sistema llamado “Nemesis” que permite a los enemigos y aliados del jugador recordar interacciones pasadas y evolucionar en función de ellas.

Cada personaje en el juego tiene su propia personalidad, debilidades y fortalezas únicas, y sus acciones y decisiones afectan directamente la estrategia y la trama del juego. Además, el sistema de Nemesis convierte a los enemigos de bajo rango que podrían haber matado al jugador en algún momento, en rivales fuertes que crecen en rango y poder cada vez que derrotan al jugador. A medida que el juego continúa, estos Nemesis generados de forma procesal se convierten en personajes rivales originales, creados completamente de forma orgánica dentro del juego.

No Man’s Sky, es un juego de exploración espacial que utiliza la IA generativa para crear un universo enorme y diverso. El juego utiliza algoritmos de generación procedural para crear planetas, sistemas solares y especies alienígenas únicas en tiempo real. Esto significa que los jugadores nunca experimentarán dos mundos idénticos y que la exploración del universo es una experiencia completamente única para cada jugador.

La IA generativa también se utiliza para crear misiones, eventos y encuentros aleatorios, lo que mantiene la experiencia de juego fresca y emocionante incluso después de muchas horas de juego. La implementación exitosa de la generación procedural y la IA generativa en “No Man’s Sky” ha sido ampliamente elogiada y ha establecido un nuevo estándar para los juegos de exploración espacial.

Si bien el impacto completo de la IA en la industria del videojuego aún está por verse, HyperX está emocionada de ver cómo la IA generativa podría avanzar en las formas en que los jugadores interactúan con los juegos. A medida que las herramientas de IA, como ChatGPT, continúen evolucionando, las posibilidades para los juegos impulsados por la IA son infinitas.
AM.MX/fm

Artículos relacionados