fbpx Sajalinskaya Ostrov: Chéjov, caviar, petróleo y gas | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Luis Alberto García / Yuzhno–Sajalinsk, Rusia

* Cuatro aportaciones de Sajalín al mundo desde el Oriente ruso.

* Hasta el siglo XVIII se creía que no era isla, sino una península.

* Fue explorada y colonizada por el pionero Guennadi Nevelskói.

* Su capital, fundada en octubre de 1932, llegó hace poco a la modernidad.

* Rusos, coreanos y ucranianos predominan demográfica y étnicamente.

* Nivjis y ainus son los únicos grupos originarios sobrevivientes.

Antón Chéjov, caviar, petróleo y gas son algunas de las principales aportaciones rusas al mundo, y en Sajalín (Sajalínskaya Ostrov en ruso) es posible encontrar el recuerdo de ese personaje y los tres elementos restantes: en ese sentido, se podría decir que, tan lejísimos de Moscú, a diez mil kilómetros de distancia en línea recta, es la quintaesencia de Rusia.

Chéjov hizo un viaje-expedición a Sajalín en 1890, donde se había instaurado el régimen carcelario de trabajos forzados (kátorga en ruso), realizó el primer censo, que incluyó a la población local, escribiendo un libro de reportajes estremecedor, censurado por la autocracia zarista que quiso impedir que se conocieran los horrores que ocurrían en aquellos confines olvidados de Dios.

En homenaje y recuerdo del extraordinario literato, en esta capital existe el Centro Teatral Chéjov, así como una estatua y un museo -llamado como su libro, “La isla de Sajalín”-, que se trasladó a un edificio nuevo en la avenida Mira, arteria cultural y comercial de la población.

La imagen de Chéjov –nacido en Moscú en 1860, fallecido prematuramente en Yalta en 1905- se encuentra hasta en los llaveros, en cuadros y otros recuerdos, y por supuesto en ediciones de sus obras literarias más importantes, así como también osos de peluche, grilletes de presidiario y frascos de caviar rojo.

En Yuzhno-Sajalinsk, capital de esta división administrativa (óblast en ruso), hay la presencia de eso y más: el parque de Gagarin con su tren infantil, el zoológico, el complejo deportivo y turístico “Aire de la montaña“ (Gorni Vósduj en ruso) y las rampas de esquí en las laderas de la montaña Bolchevik.

Fundada el 20 de octubre de 1932, con los años la principal población de Sajalín inauguró un teleférico y el museo de la técnica ferroviaria al aire libre, que exhibe piezas del primer ferrocarril de la isla construido por militares japoneses, que la ocuparon en 1906, al triunfo de la guerra en la que la Rusia imperial salió derrotada.

Yuzhno-Sajalinsk es acogedora, con edificios relativamente nuevos de solamente cinco pisos debido a la frecuencia de los terremotos, además de ser compacta, con colinas que pueden recorrerse a pie.

Hasta mediados del siglo XVIII, se consideró que Sajalín era una península; pero Guennadi Nevelskói demostró lo contrario, y en octubre de 2013 –en el tricentenario de la llegada de ese explorador y colonizador del territorio-, en Yuzhno-Sajalinsk se inauguró un monumento a ese pionero, además de una placa con el lema: “¡Sajalín es una isla!”

Responde al huso horario de Magadán, ciudad portuaria continental de importancia relevante para el comercio, al Norte del mar de Ojotsk, y con Sajalín considerada uno de los cuarenta y siete óblast que, junto con las 21 repúblicas, nueve krais, cuatro distritos autónomos y tres ciudades federales, conforman los 83 que integran la Federación Rusa.

Administrativamente, la isla está ubicada en el distrito “Lejano Oriente” y sirve de división entre el mar de Ojotsk al Norte y el mar del Japón al sur, y las islas Kuriles –poseedoras de volcanes, cascadas y manantiales- que delimitan entre el mar de Ojotsk al Oeste y el Océano Pacífico al Este, separada de Jabárovsk por el estrecho de Tartaria, y de Japón por el de La Pérouse.

En cuanto a su composición étnica, según el censo de 2015, los rusos, con 460.778 (84,3%) constituyen el grupo más grande de población; seguido de los coreanos con 29.592 (5,41%); los ucranianos con 21.831 (4%) y un conjunto de grupos más pequeños: en suma, 127 grupos étnicos distintos están listados en la isla.

Además de personas de otros lugares de la antigua Unión Soviética, Sajalín es el origen y hogar de los nivjs y los ainus, quienes ya han perdido su lengua nativa recientemente en Sajalín, y casi totalmente en Japón.

Entre 1905 y 1945 el Sur de Sajalín –Karafuto o Krafto en ainu-, junto con otras islas a su alrededor, fue controlada por Japón con el nombre de prefectura de Karafuto, cuya capital era Toyohara, ahora Yuzhno-Sakhalinsk.

Más de 300 mil residentes aún se identifican como japoneses puros; pero la información sobre la población ainu no está disponible y pueden haber sido incluidos en la categoría de “otros” o tal vez haberse identificado a sí mismos como “japoneses”, como parte de una población creciente que, con urgencia, requiere especialmente medios de transporte.

A eso se debe que el mayor fabricante ruso de material rodante, Transmashholding, y la corporación de energía nuclear Rosatom firmaran un acuerdo de cooperación para producir trenes de hidrógeno.

Según las previsiones, se someterán a una prueba piloto en el extremo oriental de Rusia, justamente en la isla de Sajalín, en la que todo estaba por descubrirse, aunque no se puede negar que la modernidad ya está instalada en ella, como se reconoció al concluir el Foro Económico Oriental, realizado en Vladivostok en julio de 2019.

 

Comentarios

comentarios