fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.— Hace unos días, el Gobierno de la Ciudad de México anunció nuevas medidas para evitar la propagación del coronavirus Covid-19, entre las cuales se encuentra la suspensión de actividades en centros comerciales y parques capitalinos.  También se indica el monitoreo de movimiento de personas por medio de sus teléfonos celulares.

Sí, así lo indicó el Gobierno de Claudia Sheinbaum: “Las empresas telefónicas brindarán acceso a las antenas de los teléfonos celulares para que, a través de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), se mantenga un monitoreo del movimiento y contacto entre las personas en la Ciudad de México, con el objetivo de identificar si las personas cumplen con el aislamiento, y así reducir los contagios”.

Ante esta situación, organizaciones como la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) y Artículo 19 exhortaron a la administración capitalina a respetar la privacidad de los ciudadanos. En respuesta, la ADIP informó que no se tendrá acceso a ningún tipo de información sobre usuarios.

La ausencia de transparencia sobre las solicitudes de información dificulta la evaluación de los riesgos que representan para los derechos humanos, así como su pertinencia científica, utilidad, eficacia, legalidad y proporcionalidad”, señaló R3D por medio de un comunicado.

Por ello, esta organización solicitó que las autoridades resolvieran inmediatamente preguntas como: ¿qué información específica es solicitada?, ¿con qué precisión es identificada la ubicación de un usuario?, ¿qué objetivo persigue la solicitud de información?, ¿qué autoridades y bajo qué fundamentos legales realizan las solicitudes?, y ¿qué salvaguardas han sido adoptadas para evitar el mal uso de la información?

Mientras que Artículo 19 manifestó su “preocupación” ante el plan de monitorear los celulares de los habitantes de la capital mexicana para verificar que cumplan con el aislamiento. La consideró una idea “carente de fundamentos legales” que equiparó con “una medida de vigilancia masiva”.

Ello supone una afectación en el derecho a la privacidad y a la protección de datos personales, dejando serias interrogantes sobre la legalidad, idoneidad, necesidad y proporcionalidad de esta medida para evitar la propagación del Covid-19”, sostuvo.

Artículo 19 resaltó que “se desconoce el alcance que prevé este monitoreo” y no se sabe si habrá “controles que eviten un abuso ilegal y arbitrario de este tipo de actividades, las cuales son equiparables a una medida de vigilancia masiva que violenta el derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones”.

Ante los cuestionamientos realizados por personas y organizaciones, la ADIP informó que el monitoreo de teléfonos celulares y las bases de datos (en colaboración con operadoras nacionales de telefonía móvil) no contienen ningún tipo de información sobre usuarios particulares o su comportamiento.

Gracias a esta generosa colaboración, el Gobierno de la Ciudad tiene la capacidad para identificar en qué zonas de la ciudad, así como en qué horarios del día, cambia la afluencia total de personas en la Ciudad”, apuntó.

Explicó que la finalidad de este ejercicio es evaluar todos los días los cambios de aforo en distintas áreas y su posible relación con la propagación del Covid-19, lo que permite diseñar e implementar políticas públicas para reducir la tasa de contagio del coronavirus y atender de mejor manera la emergencia sanitaria y garantizar la salud de los capitalinos.

Te recomendamos:

Cuajimalpa utiliza la alerta sísmica para pedir que se queden en casa por Covid-19

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.