fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre (AlMomentoMX).-  El próximo año, el Consejo Regulador del Mezcal (CRM) tendrá un proceso muy importante: la elección de un nuevo presidente; pero es probable que el actual titular del organismo regulador, Hipócrates Nolasco Cancino, busque reelegirse por tercera ocasión.

El Consejo regulador del Mezcal fue fundado en 1994 y es el encargado de garantizar que la bebida generada por los cientos de productores artesanales cumplan los estándares de calidad que exige la NOM 070

Aunque Nolasco Cancino cuenta con el apoyo de sus incondicionales –incluido Juan Lozoya Austin, hermano del ex director de Pemex, Emilio Lozoya–, un grupo de mezcaleros  de Oaxaca y Michoacán se oponen a su reeleción al considerar que el tiempo que lleva al frente del CRM solo lo ha convertido en negocio propio, plagado de corrupción e impunidad.

Se sabe, gracias a notas publicadas en diversos medios, que Hipócrates Nolasco tiene al Consejo como su negocio privado, debido a que es propietario de uno de los laboratorios de certificación para la producción de mezcal.

Pese a que el CRM no otorga la llamada Denominación de Origen de Mezcal, está a favor de que se amplíe, por lo que productores denuncian que esta herramienta lejos de cuidar la calidad de este producto-territorio, ahora se entrega a cualquier entidad que solicita el beneficio.

Actualmente, el mezcal es de las bebidas que tienen la Denominación de Origen con mayor extensión territorial a escala mundial; está en nueve estados, siendo Oaxaca el principal productor y el mayor promotor.

De acuerdo con Hiroshi Takahashi, del diario El Heraldo de México, la ampliación de la DO permitiría certificar más de 300 muestras o lotes diarios con un precio unitario de alrededor de mil 600 pesos.

Productores también se han quejado con respecto a los elevados costos en los procesos de certificación de destilerías y procedimientos de elaboración de mezcal. En Michoacán, denunciaron, llegan a pagar hasta 80 mil pesos, más los gastos que implique realizar las observaciones hechas por inspectores del CRM.

Los mezcaleros también enfrenta a un problema que no tiene preocupación en el CRM: la escasez de agave, aunado a la presión de grupos delictivos que los extorsionan durante el tiempo de la cosecha y producción.

“Esta situación ha sido denunciada ante diversas instancias, pero el presidente del Consejo Mexicano de la Calidad del Mezcal omite atender estos temas y prefiere ‘planchar’ todo el camino para quedar al frente del organismo otro periodo”, señala Takahashi.

Para los productores mezcaleros, la certificación del CRM es de vital importancia si quieren exportar sus bebidas al extranjero, pues de acuerdo con las normas vigentes (como la NOM 070) sólo sale de México el mezcal en botella autenticadas con un holograma.

Este holograma es otorgado por el Consejo Regulador y contiene un código alfanumérico que permite conocer la trazabilidad del producto, qué edad tiene, cuándo y dónde se cosechó el agave, como se procesó y finalmente cómo se comercializó.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios