fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril (AlmomentoMX).- Académicos, sociedad civil, organizaciones internacionales y gobiernos locales coincidieron que para combatir la informalidad laboral ante los nuevos escenarios de trabajo es necesario mejorar el poder de negociación de los trabajadores, con una representación real al interior de los sindicatos; una reforma fiscal y de seguridad social que asegure el acceso a los servicios de salud pública, sin que se condicione a las cuotas obrero-patronales; una fiscalización más eficiente para identificar a empresas que violan la ley; además de reducir las brechas de género en el mercado laboral.

Durante la segunda jornada de trabajo en la Semana de la Seguridad Social convocada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la especialista en la división de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Elisa Lavore Fanjul, resaltó que la baja participación laboral femenina en México no corresponde a su tamaño de economía.

“Nosotros estamos rayando en 45% de participación femenina, siendo que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) oscila en 60%”.

Eso se debe a que –aunado a la discriminación por salario y embarazo que aún enfrentan las mujeres- ellas laboran con mayor frecuencia en la informalidad para tener la posibilidad de reconciliar familia-trabajo.

En el foro de análisis la representante de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), Sonia Inés Gotero, recalcó durante su ponencia Raíces estructurales de la informalidad y desafíos de formalización que para atacar la informalidad en las nuevas categorías de ocupación es necesario definir la formalidad de las empresas que actúan como intermediarias y regular los vacíos en las leyes.

“Las políticas de formalización son importantes, todo lo que se relacione con los incentivos, con la agilización de trámites y simplificación de procesos administrativos; sin embargo, hay que ser conscientes que existen obstáculos en nuestras estructuras productivas que podrían hacer que las políticas no sean tan efectivas como se quisiera, por lo que es necesario que haya un crecimiento económico alto, sostenible, políticas de desarrollo productivo y fortalecimiento de las instituciones”, agregó.

En el panel Antiguas y nuevas informalidades frente a la seguridad social, la investigadora de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Gabriela Mendizábal Bermúdez, compartió que las aspiraciones y necesidades de los jóvenes en el campo laboral también han modificado la formalidad del trabajo, ya que no están dispuestos a desarrollarse en un trabajo tradicional.

Es por ello que hay que hacer un cambio en el paradigma de la construcción de la seguridad social para no verla ligada a un trabajo subordinado. Es necesario hacer un diagnóstico claro para saber cómo están las condiciones de trabajo actualmente, cuáles son las características de seguridad social y cuáles son los desafíos, dijo.

Por su parte, el sexto visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Jorge Ulises Carmona Tinoco, resaltó que en nuestro país la seguridad social es un derecho humano que no debe depender de la existencia a una relación de trabajo.

La secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, Soledad Aragón Martínez, aseguró que la tasa de informalidad en la Ciudad de México oscila entre diez y ocho puntos porcentuales, por debajo de la nacional; sin embargo, cinco de cada diez trabajadores en la metrópoli tienen un empleo informal.

La funcionaria destacó que los cuatro pilares para transitar hacia la formalización son: la productividad; las normas adecuadas en las que se simplifiquen los trámites, incentivos para que las empresas se formalicen y la fiscalización diseñando modelos de inspección adecuados e innovadores.

“El principal reto que tenemos es que no existe un marco regulatorio innovador, no hemos sido capaces de responder a los cambios en el empleo. El marco regulatorio que actualmente tenemos está centrado en el puesto de trabajo, la formalización y el acceso al derecho de la seguridad social viene anclado con una relación laboral”, añadió.

El director jurídico de ManpowerGroup México, Caribe y Centroamérica, Jaime Bustamante Miranda, explicó que para enfrentar la informalidad es necesario generar condiciones a través de un marco legal actualizado y que además tenga las capacidades para poder adaptarse a los cambios de manera continua.

“Hay que eliminar los esquemas que se etiquetan como subcontratación pero que al final sólo son evasión de obligaciones laborales, seguridad social, impuestos. La verdadera subcontratación es como la que hacen empresas que están en la Asociación Mexicana de Empresas en Capital Humano, que generan 170 mil empleos que cumplen estrictamente con las obligaciones de ley”, aseguró.

En el panel también estuvieron presentes: el representante de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Arturo Oropeza López, y el Miembro de la Comisión de Capital Humano y Obligaciones Patronales de Seguridad Social y Consejero Nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Francisco García Duperou.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios