sábado, abril 13, 2024

Perdona Marciano Dzul millonario desfalco de su antecesor

TULUM, Q. R.- Los más de 168 millones de pesos que desfalcó el exalcalde Víctor Mas Tah, al Ayuntamiento de Tulum entre 2018-2021, fueron condonados por el actual presidente municipal Marciano Dzul Caamal, bajo el compromiso, primero de llevar a su hija Silvia al Congreso del Estado, y segundo impulsarlo a concretar su sueño de convertirse en el próximo Gobernador de Quintana Roo.

De acuerdo con Sol Quintana roo, esta alianza quedó al descubierto durante la campaña proselitista de la hoy diputada electa Silvia Dzul Sánchez, donde apareció muy quitado de la pena el expresidente de extracción perredista Víctor Mas Tah, con la camiseta del partido Morena, hecho que sorprendió a propios y extraños.

No es de extrañar que servidores públicos que se han servido con la cuchara grande del pueblo que votó por ellos cuando encabezaban otras ideologías partidistas, hoy que los tiempos aún favorecen al presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena, otrora priistas se han investido de “morenos”.

Ahí está el ejemplo nacional donde tres de las cuatro gubernaturas ganadas por Morena en los pasados comicios del 5 de junio, en realidad fueron victorias de cuadros priistas.
Marina Vitela Rodríguez de Durango, militó en el PRI por 16 años hasta 2017; Julio Menchaca Salazar de Hidalgo fue priista por 35 años hasta 2015; mientras que Américo Villareal Anaya de Tamaulipas -hijo del exgobernador Américo Villarreal Guerra-, también perteneció al tricolor por 34 años hasta el 2017.

Víctor Mas Tah, quien ya había gobernado Tulum entre 2008-2009, lo hizo por el Partido Revolucionario Institucional, luego repitió cargo entre 2018-2021 bajo la camiseta de los amarillos (PRD), y ahora para seguir en la “jugada” decidió convertirse en operador morenista, seguramente para buscar un tercer periodo al frente de Tulum en los comicios del 2024.

Quien fuera su principal rival en las elecciones de 2021, cuando buscaba repetir cargo para el periodo 2021-2024: Marciano Dzul Caamal; éste tampoco se queda atrás como advenedizo y oportunista político. También de extracción priista inicialmente, fue el segundo presidente municipal de Tulum, tras la salida de Víctor Mas Tah en 2009, para el periodo 2009-2011.

Años más tarde, tomaría nuevamente las riendas del poder, ahora tras bambalinas, al manejar los hilos de su hermana Romalda Dzul Caamal, quien fuera electa alcaldesa de Tulum entre 2016-2018, bajo la bandera priista nuevamente.
Como buen “saltamontes con colmillo” y conocedor de cuando los tiempos políticos se voltean hacia una persona y su partido: AMLO y Morena; Marciano Dzul decidió vestir ahora el color guinda del partido Movimiento Regeneración Nacional para buscar la presidencia entre 2021-2024.

Lo que sin duda llevó a los antiguos rivales políticos y hasta de actividades del crimen organizado; como ambos han sido señalados en incontables ocasiones, a pactar una tregua entre bandas, disfrazada sin duda de “unidad política”, pero que conlleva en sí, el evitar un juicio político por peculado de Víctor Mas Tah.

Por eso uno ya se invistió de guinda ayudando al otro a llevar a su hija al Congreso de Quintana Roo, y el otro decidió protegerlo del delito de malversación de fondos públicos superior a los 168 millones de pesos, que habría tomado del Ayuntamiento de Tulum entre 2018-2021.

Un pequeño ejemplo de ello, quedó asentado en el informe de resultados que la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo), la cual dirige Manuel Palacios Herrera, entregó en la Cuenta Pública 2020 y que reveló que Víctor Mas Tah habría desviado 1 millón 115 mil 578 pesos, dejando al menos 38 inconsistencias en materia de obra pública.

La verificación contable se dio a través de tres auditorías: La 20-AEMOP-B-GOB-080-205 sobre las Inversiones Físicas realizadas con Ingresos Propios. La 20-AEMOP-B-GOB-080-206 que revisó las obras realizadas con recursos federales del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (Fortamun). Y la 20-AEMOP-B-GOB-080-207, que escarbó en los contratos celebrados con recursos federales del Fondo para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones del Distrito Federal (FISM).

La cantidad faltante fue el resultado de una muestra auditada de 53 millones 637 mil 798.60 pesos, que fueron destinados a la inversión de 22 obras; cuatro de ellas pagadas con ingresos propios del municipio, cuatro por medio del Fortamun y 14 a través del FISM.

La mayoría de estas obras serían entregados a contratistas cercanos a Víctor Mas Tah a quienes cobraba su respectivo “diezmo”, y permitía dejar inconclusas o abandonadas las obras. Algunos de estos proveedores fueron: Grupo Constructor y Desarrolladora Integral, propiedad de Alfonso Gamboa Pérez, Leidy Cervera Zubieta y Luis Peraza Cadavieco.

Otros de los grandes beneficiados por Víctor Mas, fueron los particulares Javier Israel Franco Andrade y José Juan Cuellar, amigos y socios de Víctor Mas, a quienes sin concluir ninguno de sus contratos, les llovieron los mismos uno tras otro.

Una de estas obras fue la remodelación de la localidad de Cobá, a través del acuerdo HAT/DGOYSPM/COPLP/009/FISMDF/2020 entregado a Grupo Constructor y Desarrolladora Integral, por 3 millones de pesos, el cual quedó al 50%.
El contrato HAT/DGOYSPM/COPLP/014/FISMDF/BENEFICIARIOS/2020 también se entregaría a la misma empresa incumplidora por un monto de 1 millón 12 mil pesos para la construcción de cuartos dormitorios en Chanchen Primero. También quedaron inconclusos.

Otro convenio, el HAT/DGOYSPM/COPLP/010/FORTAMUNDF/2020, fue otorgado al particular José Juan Cuéllar por la cantidad de 5 millones 700 mil pesos para la pavimentación de calles en la segunda etapa de la colonia Xulkaa. Quedó a medias.

Pese a ello, José Juan Cuellar volvió a ser beneficiado por Víctor Mas Tah, ahora para la construcción de cuartos dormitorios en la localidad de San Juan de Dios, por un monto de 1 millón 12 mil pesos, a través del acuerdo HAT/DGOYSPM/COPLP/011/FISMDF-BENEFICIARIOS/2020. Obra abandonada.

Aun así, obtuvo dos contratos más: el HAT/DGOYSPM/COPLP/019/FISMDF/2020, por 2 millones 98 mil 140 pesos provenientes del FISM, destinados a la ampliación de la red eléctrica en la localidad de Cobá, y el HAT/DGOYSPM/COPLP/013/FISMDF/2020 por el mismo monto de 2 millones 98 mil 140 pesos para la ampliación de la red eléctrica en la localidad de Macario Gómez. Ambas obras quedaron inconclusas.

En la misma situación quedó el contrato HAT/DGOYSPM/COPLP/012/FORTAMUNDF/2020 otorgado a Javier Israel Franco Andrade, por 2 millones 790 mil 204.22 pesos para la construcción de un domo en el Cecyte, el cual no tuvo ningún avance.

El mismo proveedor obtuvo el convenio HAT/DGOYSPM/COPLP/016/FISMDF-BENEFICIARIOS/2020, por 1 millón 12 mil pesos, para la construcción de cuartos dormitorios en la localidad de Chanchen Palmar. La obra jamás se entregó.

Dos contratos más de apariencia, fueron el HAT/DGOYSPM/COPLP/006FISMDF/2020 y el HAT/DGOYSPM/COPLP/003/RP/2020, por trabajos de drenaje sanitario en la colonia Xulka por 7 millones 15 mil 423.62 pesos y la colocación de semáforos por 5 millones 980 mil 793.68 pesos, respectivamente, mismos que no fueron realizados.

Obras inconclusas o de apariencia la mayoría, que solo sirvieron a Víctor Mas Tah como una caja chica de la cual extraer recursos, que sin duda arrojarían un faltante mayor a la Hacienda Pública de Tulum durante el ejercicio fiscal 2020.

Faltantes millonarios que se hicieron palpables a través del escrutinio efectuado por Francisco Javier Martínez Castillo y Daniel Argelio Peraza (encargados de la auditoría), que encontraron un daño al erario por 6 millones 873 mil 269.81 pesos; pero que los contadores de Víctor Más Tah lograron reducir a solo 1 millón 115 mil 578.72 pesos, al presentar documentación que justificó un total de 5 millones 757 mil 691 pesos.

Cantidad millonaria que Víctor Mas Tah habría tomado tan solo en 2020 en materia de infraestructura del dinero de los tulumnenses para engordar su propia cuenta bancaria en detrimento de las obras públicas de sus gobernados durante el trienio 2018-2021. Eso sí, se levantaron 38 observaciones y se hizo la promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria.

Pero este robo al erario no sería el único. En sus últimos tres años al frente de Tulum (no hay que olvidar que ya lo gobernó entre 2008-2009), habría desaparecido de las arcas públicas municipales, poco más de 168 millones de pesos provenientes de obras inconclusas o inexistentes, y decenas de millones de pesos “ganados” por la entrega de licencias de construcción que jamás fueron reportados al Ayuntamiento.

Tal desfalco millonario al Ayuntamiento de Tulum, habría sido condonado en los oscurito por Marciano Dzul Caamal, a modo de pacto entre mafiosos por el futuro político de los antiguos rivales por el control de los negocios lícitos e ilícitos de Tulum.

Y es que la apariencia de obras no fue el mayor negocio del exalcalde Víctor Mas, sus mayores ingresos los obtuvo a través de la entrega de licencias de construcciones urbanas a particulares, las cuales vendía en 4 millones de pesos inicialmente para terminar cobrando por ellas hasta 7 millones de pesos.

No conforme, endeudó al Ayuntamiento con 43 millones de pesos, tomando como excusa el problema de la contingencia por el Covid-19.

Sin duda el exalcalde priista hoy convertido como la mayoría de los antiguos tricolores en partidario morenista, no solo habría prometido a Marciano Dzul Caamal, su apoyo total para que Silvia Dzul Sánchez, lograra investirse como diputada por el 9º Distrito de Quintana Roo que comprende a Solidaridad y Tulum.

Tal vez, el acuerdo en lo oscurito entre ambos hampones de la política quintanarroense, haya tenido también alguna inyección en materia económica para la carrera política de la hija del actual Edil de Tulum, a cambio del perdón de éste para no ir tras él por el delito de peculado y los que resultaran ante el desfalco cometido contra Tulum.

Acuerdo que pudo incluir un pacto entre ambas partes para que en las próximas elecciones municipales en 2024 Víctor Mas Tah vuelva a investirse como presidente municipal para seguir manteniendo su control en el flujo de toda clase de negocios turbios en Tulum y para que Marciano Dzul Caamal, haga lo mismo en 2028 en la gubernatura del Estado.

AM.MX/fm

Artículos relacionados