viernes, marzo 1, 2024

OTRAS INQUISICIONES: Guerrero: Violencia sin límite

Pablo Cabañas Díaz

El estado de Guerrero es el más violento del país, con una tasa de homicidio en aumento: 62 por cada 100 mil habitantes, en comparación con la tasa nacional que es de 17 por cada 100 mil habitantes, según arrojó el estudio Índice de Paz 2017 , que realizó el centro internacional de investigación Instituto de Economía y Paz (IEP). En la medición nacional, las tres entidades menos pacíficas de México,  son Guerrero, Colima y Sinaloa. Además, México fue el país con mayor número de sacerdotes asesinados durante 2017, con un total de cuatro años muertos, de acuerdo con el informe anual de Fides, la agencia de prensa de la Santa Sede, cuya sede está en el Palacio de Propaganda Fide en la Ciudad del Vaticano.
En Guerrero el pasado 5 de febrero, fueron asesinados el sacerdote Germán Muñiz García y el profesor Rogelio “N”. El ataque armado también dejó a  más  personas lesionadas La violencia está incontenible en Guerrero. Ante esta crisis, el Gobernador Héctor Astudillo hizo que se incrementara el número de cámaras frigoríficas para el almacenamiento de cuerpos en lo que se realizan las prácticas periciales.
Apenas ayer, el Obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Mendoza Rangel, lamentó que las autoridades de los tres órdenes de Gobierno hayan sido rebasadas por la delincuencia. La ola de violencia en el estado de Guerrero ha arrojado en este año  750 cuerpos al Servicio Médico Forense (Semefo) de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, donde capacidad es para 270 cadáveres. En el Semefo de Acapulco, según los empleados, hay cinco cámaras frigoríficas con una capacidad para 150 cuerpos; en Chilpancingo hay tres cámaras para 90 cuerpos-aquí, el viernes más de 200 cadáveres-; y el de Iguala tiene una sola cámara para 30 cuerpos. La suma de las tres instalaciones para albergar 270 cuerpos, lo que contrasta con los 750 cadáveres que se habían reportado  entre las tres unidades.En suma, Guerrero situación sin par en materia de violencia y las autoridades lejos de afrontarla, por el contrario la evaden.

Artículos relacionados