viernes, marzo 1, 2024

Nuevo plagio de Jasmín Esquivel; ahora en su tesis doctoral

CIUDAD DE MÉXICO.- La ministra Yasmín Esquivel vuelve a generar controversia, pues aunque todavía no terminan los señalamientos tras el plagio de tesis para obtener su licenciatura, ahora los reflectores vuelven a ella por su tesis doctoral.

De acuerdo con el diario español, El País, 209 de 456 páginas de su tesis Los derechos fundamentales en el sistema jurídico mexicano y su defensa corresponden con otros trabajos publicados antes por 12 autores.

Entre ellos destaca un ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), un ministro español de Cultura y un expresidente del Tribunal Supremo de España, un expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como juristas mexicanos, italianos, españoles y alemanes.

“Dos de esos autores han confirmado el plagio a este periódico. Dos académicos mexicanos, que revisaron las pruebas a ciegas, sin saber que correspondían con un trabajo de la ministra, también han considerado que se trata de un plagio”, explicaron los periodistas a cargo de la investigación, Zedryk Raziel y Beatriz Guillén.

Yasmín Esquivel fue buscada por El País, antes de la publicación del reportaje, sin embargo, no respondió.

José Manuel Rodríguez Uribes, ministro de Cultura del Deporte del Gobierno de España de 2020 a 2021- quien actualmente es embajador ante la UNESCO- aseguró que reconoció inmediatamente una reproducción textual de su tesis.

“En el caso de mi capítulo, lo he reconocido inmediatamente, es una reproducción textual, literal, de páginas y páginas. Ella no pone comillas, por lo tanto es un plagio de libro, lo que ha hecho es un corta y pega. Es evidente que lo que ha hecho es copiar directamente. Le he visto enseguida. No es una cuestión sutil. Lo ha hecho de una manera burda”, aseguró José Manuel Rodríguez Uribes.

Mientras que, Miguel Carbonell, autor del libro Los derechos fundamentales en México (UNAM, 2004), también confirmó que la ministra plagió varias páginas de su texto.

El escritor consideró un ‘doble plagio’, pues además de que copió el texto íntegro, se aprovechó de las fuentes que no revisó de manera personal y que ‘corresponden a un esfuerzo ajeno’.

“Me parece un doble plagio, por el aprovechamiento de fuentes que no se revisaron de manera personal y que corresponden a un esfuerzo ajeno, un esfuerzo que me implicó tiempo, revisar acervos bibliográficos de otros países, dinero para sacar copias de los artículos, y que alguien llegue y se aproveche de esto, me parece que no hay otra manera de calificarlo”, aseveró.

Es importante resaltar que ambos especialistas no sabían que la tesis que revisaron correspondía a la de la ministra Yasmín Esquivel.

El diario El País consultó a un especializado en Derecho –quien prefirió mantener su anonimato- y aseguró que en la tesis hay ‘patrones’ de plagio, pues hasta las notas a pie de página son las del texto original.

“Se toman como suyos párrafos completos y consecutivos de los diferentes autores, sin hacer referencia, sin que haya comillas, e incluso, las notas a pie de página son las notas del texto original. E incluso el formato de las notas al pie de página cambia de acuerdo con el libro (que se utilice). Cuando el autor hace análisis, no solamente se retoman: son textualmente los análisis del autor original”, explica.

“No se puede considerar un error de citación porque es un patrón de utilización de ideas y párrafos completos de otros libros. Yo lo consideraría un texto de plagio, no es un texto de autoría propia, no debería poder ser evaluado”, sentenció.

Los periodistas que firman la investigación, a través del procesador de coincidencias de textos: Turnitin y un cotejamiento directo en acervos bibliográficos, determinaron que Yasmín Esquivel plagió:

Libros:

Derechos y garantías: la ley del más débil (Trotta, 1999), de Luigi Ferrajoli, un prolífico jurista italiano de 82 años.

Los derechos fundamentales: apuntes de historia de las constituciones (Trotta, 1996), de Maurizio Fiarovanti (1952-2022), un investigador y académico.

Los derechos del hombre (Reus, 1969), del jurista español José Castán Tobeñas (1889-1969), que fue presidente del Tribunal Supremo de su país.

Ensayos:

“El concepto de derechos humanos” (IIDH, 1994) del académico venezolano Pedro Nikken (1945-2019), expresidente de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

“Naturaleza legal de los derechos fundamentales” del jurista alemán Rainer Arnold, incluido en el libro Los derechos en Europa, publicado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España en 1997.

Otros autores cuya obra fue copiada son:

Los juristas españoles Gregorio Peces-Barba Martínez (1938-2012) -expresidente del Congreso y considerado uno de los padres de la Constitución tras el franquismo-. Eusebio Fernández García (1952) y Antonio Enrique Pérez Luño (1944), con quienes Rodríguez Uribes (1968) publicó Historia de los derechos fundamentales.

“El exministro de Cultura de España ha constatado que Esquivel también plagió el capítulo publicado en ese libro por su colega Pérez Luño, titulado “El papel de Kant en la formación histórica de los derechos humanos”, destaca el diario español.

“Los fundamentos de los derechos humanos”, De Pérez Luño Esquivel, ensayo publicado en 1983 en la Revista de Estudios Políticos (Nueva Época), que edita desde 1941 el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales del Gobierno de España.

Las garantías individuales (Porrúa, 1944).

El juicio de amparo (Porrúa, 1943), del abogado constitucionalista Ignacio Burgoa Orihuela (1918-2005).

La Constitución de Querétaro, tesis de licenciatura presentada en la UNAM en 1968 por Jorge Carpizo MacGregor (1944-2012), jurista y político que fue rector de dicha universidad, fiscal general de México, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y secretario de Gobernación.

“Algunos capítulos y subcapítulos de la tesis de Esquivel tienen el mismo nombre que eligieron los autores originales. La copia incluyó las citas al pie que los autores refirieron en sus obras”, reitera El País.

Yasmín Esquivel era magistrada en el Tribunal Superior Agrario cuando entregó su tesis de Doctorado, en 2008, por lo que, entre diciembre de ese año y enero de 2009 obtuvo la aprobación de siete sinodales, todos académicos de la Universidad Anáhuac.

“Según se observa en los argumentos de su voto, reconocieron la originalidad del trabajo y sus aportes al campo del Derecho. Ni los sinodales ni el asesor de la tesis doctoral, José Antonio Núñez Ochoa, se percataron del plagio o no lo hicieron notar”, informa el diario.

Por ello, en junio de 2009, Yasmín Esquivel recibió el título de posgrado y en diciembre la Secretaría de Educación Pública otorgó su cédula profesional como doctora.
AM.MX/fm

Artículos relacionados