fbpx No más “terapias de conversión” en México: entrevista a Citlalli Hernández | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por David S. Celin

Actos de tortura, secuestro, electrochoques, medicación forzada, violaciones “correctivas” y toda una serie de técnicas crueles son utilizadas para “corregir” la orientación sexual de los asistentes a las mal llamadas “terapias correctivas”.

Por ello, y en defensa de los Derechos Humanos de los miembros de la comunidad LGBT+, activistas, especialistas y legisladores, como la senadora Citlalli Hernández Mora, han unido fuerzas para prohibir, en México, las ECOSIG (Esfuerzos para corregir la orientación e identidad de género) o “terapias de conversión”.

Estas mal llamadas terapias están provocando víctimas, sobre todo en jóvenes. Son Terapias que se realizan de manera discrecional, por la que se les cobra a los padres bajo la lógica de que la homosexualidad puede curarse y toda una oferta para curar a sus hijos”, expresó la senadora de Morena, Citlalli Hernández.

Estás prácticas son tortuosas, violatorias de la dignidad humana o que cometen hasta delitos, como casos de mujeres que son violadas: Citlalli Hernández

En una charla en su oficina en el Senado de la República, la legisladora recordó que desde hace varios años la OMS retiró a la homosexualidad de su listado de enfermedades mentales, por ello –dijo– no hay nada que curar.  Sin embargo, quienes promueven estas terapias aseguran que sí es posible cambiar. Recientemente, han modificado su discurso, ahora son terapias para desarrollar la heterosexualidad.

Estas prácticas son tortuosas, violatorias de la dignidad humana o que cometen hasta delitos, como casos de mujeres que son violadas bajo la lógica de que son lesbianas, porque nunca han probado a un hombre. O chavos que son privados de su libertad durante días sin agua, sin comida, con un discurso constante que les hace generar culpa y que evidentemente terminan mintiéndose y diciendo que ya se le quitó y a la larga les genera un conflicto”, dijo.

TE RECOMENDAMOS: La noche es: Henri Donnadieu

La iniciativa

El ser humano tiene que ser libre y se le deben garantizar sus derechos, por ello desde octubre pasado, la senadora Citlalli Hernández –en conjunto con sus compañeras Patricia Mercado (Movimiento Ciudadano) y Alejandra Lagunes (Partido Verde)– presentó una iniciativa para castigar a quienes promuevan, practiquen,  o financien el cambio de orientación sexual de las personas.

“Hay muchos países que poco a poco las están prohibiendo y queremos que en México también sea un hecho”, afirmó la morenista, quien comentó que conoció las ECOSIG como una forma de chisme, pero luego tuvo un acercamiento formal de la mano del activista y periodista Genaro Lozano. Hay un hueco jurídico que está provocando que existan esas terapias con toda la venia, sin tener una consecuencia de cometer un delito”, justificó su iniciativa.

Hay un hueco jurídico que está provocando que existan esas terapias con toda la venia, sin tener una consecuencia de cometer un delito

Posteriormente, Citlalli conoció a Iván Tagle, de la asociación Yaaj y quien ha sido testigo de las barbaries que se comenten durante estas terapias. Juntos comenzaron a trabajar la iniciativa, la cual fue presentada en octubre pasado. Esto “en mancuerna con sociedad civil, víctimas, asociaciones, con acuerdos con otros grupos parlamentarios” para empujar la causa.

La ruta jurídica. Una vez presentada ante el Pleno del Senado, la iniciativa pasó a dos comisiones: el de Justicia  y el de Estudios Legislativos, Primera. Ahora, esperan que sea aprobada para que regrese al Pleno, donde tiene que ser votada por senadores. En caso de tener el aval de la Cámara Alta, pasaría a la de Diputados, en donde tendrían que estudiarla y aprobarla. En caso de ser avalada también en San Lázaro, ya estaría lista para publicarse en el Diario Oficial de la Federación. 

TE RECOMENDAMOS: Todo inicia con el respeto: Adrián, gay, gimnasta y valiente

¿De qué va la iniciativa?

De acuerdo con la senadora Citlalli, la iniciativa implica dos adiciones: Uno al Código Penal Federal, para incluir las ECOSIG en la parte de delitos de libre desarrollo de la personalidad. Con lo que cualquiera que practique, financie o promueva estas terapias tengan una sanción de 1 a 3 años de prisión, o una multa económica. “Hay toda una argumentación y un trabajo jurídico para meterlo ahí”, apuntó.

La otra adición es a la Ley General de Salud, con la que se busca que cualquier profesional de la salud que promueva o practique este tipo de terapias tengan una sanción que va desde un llamado de atención hasta quitarle la cédula profesional.

“No buscamos meter a nadie a la cárcel ni generar una acción punitiva contra nadie. En el fondo, el objetivo es que inhiba a cualquiera que insista en realizar estas terapias, que sepa que habrá una consecuencia”, aclaró.

No buscamos meter a nadie a la cárcel ni generar una acción punitiva contra nadie. En el fondo, el objetivo es que inhiba a cualquiera que insista en realizar estas terapias”

Sobre cómo ha reaccionado la sociedad con la iniciativa, Citlalli destacó que los primeros en reaccionar, negativamente, fueron grupos conservadores, quienes incluso armaron una campaña de desprestigio, tanto para ella como para la iniciativa. La llamaban a su oficina, la atacaban en redes sociales, con correos electrónicos. Peticiones. Incluso, ella fue la senadora quien recibió el libro bomba, que no tuvo mayor consecuencia que un susto.

Por ello, exhortó a la sociedad a estar más informado “para ir rompiendo los estigmas que se tiene”; además, pidió ayudar a difundir de qué trata la iniciativa y a presionar a los senadores, que, aunque hay voluntad de acompañamiento, es necesario que se avalada ya en la Cámara Alta y que siga su curso jurídico, para así prohibir estas prácticas.

Quieres conocer la iniciativa, aquí te la dejamos 👇👇👇TE RECOMENDAMOS:  Caramelo: así nace una drag y así se draggea

ALIADA de todas las voces calladas

Para Citlalli, la exclusión y la discriminación es el origen de la opresión de la población. En ese sentido,  “busco ser aliada de todas las personas, sobre todo de las que no tienen voz”. En el caso de la población LGBT+, busca comunicar que este sector tiene derechos, que necesita derechos, que a la fecha sigue siendo discriminada y asesinada por su condición. “Necesitamos ser más sensibles con la lucha”, afirmó.

Resaltó que esta imagen que se ha tratado de difundir de que la población LGBT+ es igual a drogas, orgías, fiestas, también sucede en la población heterosexual. Es por ello que necesitamos una labor de sensibilización social, que los haga ver como personas, que se empiece a eliminar las etiquetas”.

Quienes desprecian a la población LGBT+ lo hace desde el odio, por eso que la población LGBT+ y otras no pueden caer en el mismo discurso”: Citlalli

La legisladora reconoció que en el caso de la Ciudad de México hay muchos avances en torno a los derechos de la comunidad LGBT+, pero a nivel nacional aún falta mucho, por ello hay que dar la batalla, una batalla que no debe basarse en la descalificación del otro.

Quienes desprecian a la población LGBT+ lo hacen desde el odio, por eso que la población LGBT+ y otras no pueden caer en el mismo discurso; más bien hay que ir desarticulando el ataque o descalificaciones, para hacerles entender que todas y todos somos personas que no importa tu condición social, origen, orientación sexual, condición física, no  importa quién seas, por el simple hecho de ser humano tienes los mismos derechos que la otra persona que puede ser totalmente distinta”.

Citlalli Hernández aseveró que la población LGBT+ tiene que ser muy responsable con su lucha, y aprovecharla para hacer entender al mundo, en general, que se necesita derechos para todas las personas, “para ello es necesario ir rompiendo con todos los discursos de ataque” y poner en el centro la discusión que esta humanidad es diversa y plural.

TE RECOMENDAMOS:  Cómo ser asexual y sobrevivir en un mundo sexualizado

HAY AVANCES, PERO FALTA MÁS

A la senadora Citlalli Hernández le preocupa el avance de los grupos religiosos en la toma de decisiones en un Estado Laico, lo cual podría generar mayor presión que la de los grupos que buscan sus derechos. “Espero que no pase eso”, dijo.

Sobre si la CDMX es gayfriendly, la legisladora cree que esto es mucho más en algunas zonas. “Esta ciudad tiene un ADN distinto y hay una serie de visiones retrógradas que ya están rebasadas; sin embargo, […] todavía somos una sociedad que discrimina, que no termina de entender la pluralidad. Hay mucho que hacer para que se sensibilice en el tema”.

“Todavía somos una sociedad que discrimina, que no termina de entender la pluralidad. Hay mucho que hacer para que se sensibilice en el tema”.

Reconoció que hay mucho por hacer en la Ciudad de México, “siempre habrá mucho quehacer para sensibilizar”. Además de que hay mucha desigualdad en la capital, pues mientras en la Condesa o en la Roma son zonas gayfriendly totalmente, no es lo mismo que en Cuajimalpa, algunos pueblos de Tlalpan o el oriente de la capital, donde hay lugares que no hay garantía de derechos, ni de servicios, y no solo para la población LGBT+.

Por último, Citlalli Hernández dirigió un mensaje a la población en general:

“Nosotros venimos a ser felices en el mundo, y somos felices en la medida que se nos respete el como somos y como pensamos. Todavía hay varios sectores de la población, entre ellos los LGBT+, que no ejercen sus derechos plenos y no pueden ser totalmente felices, que incluso se les mata por lo que son”.

“Buscamos que todas las personas de este país puedan acceder un poco más a la posibilidad de tener derechos y garantías para ser felices. Hay mucho por sensibilizarnos y debemos tener la disposición de romper con esos cascarones viejos que nos impiden ser un poco más respetuosos y solidarios.  Estamos en un momento de transformación, de quitarnos ideas viejas”.

 

TE RECOMENDAMOS: 

AM.MX/dsc

 

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.