miércoles, noviembre 29, 2023

Narco, detrás del asesinato de Debanhi

MONTERREY, NUEVO LEÓN.-En un desenlace inesperado y lleno de incógnitas desembocó el caso de Debanhi Escobar Bazaldúa, la joven desaparecida en Nuevo León. Pero lo sorprendente fueron las primeras evidencias encontradas: su ropa al parecer intacta, y de inicio, no ven huellas de violencia.

De acuerdo con La Opinión de México.- Aunque no se ha revelado el nombre del propietario del lugar a donde acudió Debanhi, se sabe que la Quinta está cerca o sobre la calle Vía de Numancia. La joven acudió a la Quinta Venecia, pero cerca también se encontraban la Quinta Toscana y la Quinta Villa Montijo.

Sobre esa noche se sabe que Debanhi Escobar asistió a una fiesta en compañía de sus amigas, la cual se realizó en la colonia Nueva Castilla en el municipio de Escobedo, en el estado de Nuevo León. No obstante, los informes oficiales no mostraron registro alguno sobre los organizadores y anfitriones de la fiesta y tampoco presentaron alguna evidencia en video o fotografía del evento. Incluso no se revelaron datos de los asistentes, quienes se supone deberían ser investigados.

Versiones extraoficiales señalan que en la fiesta participaron personas vinculadas al crimen organizado, lo que obstruiría que los demás asistentes testifiquen con total sinceridad y que se difundan imágenes de la fiesta.

Hasta el momento no existen reportes oficiales sobre quiénes eran los organizadores o anfitriones de la fiesta y tampoco hay videos, fotografías ni registros de otros asistentes al evento.

Otras versiones apuntan que en la fiesta únicamente había adolescentes y jóvenes de la edad de Debanhi, probablemente compañeros de su bachillerato o su universidad, ya que es estudiante de Derecho, pero no hay información pública que confirme quiénes habían sido los asistentes además de sus amigas.

Se desconoce el nombre del propietario de la Quinta donde se celebró la reunión a la que acudió la joven, tampoco se sabe quién o por qué se realizó o quienes llegaron.

Un estudio de Latia Intelligence y datos de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) informaron sobre la latente presencias de varias organizaciones criminales que se disputan el territorio de Nuevo León, particularmente el Cártel del Golfo, Los Zetas, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), cuyos brazos se han extendido paulatinamente en el estado.

Fue en medio de este contrastado escenario que Debanhi estuvo sola en la carretera Licenciado José López Portillo tras la fiesta. El crudo contexto en el que se encontraba se conjuntó con otro de los peligros más fuertes para las mujeres: la violencia.

Sus amigas -quienes la dejaron sola y llamaron al chofer por aplicación- sostuvieron en un principio le habrían intentado jugar una “broma”, pero la prima de la joven de 18 años terminó de desbaratar esa versión.

De acuerdo con la familiar, Ivonne, Alejandra y Jessari aseguraron que Debanhi se había comportado agresivamente al interior de la fiesta, por lo que se fueron antes de la reunión. Mandaron a un conductor, pero por causas aún no esclarecidas este terminó dejándola sola en el camino tras presuntamente.

¿ESCONDEN INFORMACIÓN?

La Fiscalía de Nuevo León esconde detalles del deceso de la joven, pues denuncian que no murió de un hematoma producto de un golpe en la cabeza, sino que fue víctima de agresión física.

“La golpearon en la cara, la asfixiaron, la Fiscalía dice que murió de un hematoma, golpe en la cabeza y es mentira total”.

Su padre Mario Escobar fue contundente al sentenciar: “lo que digan ellos es mentira. Lo que me digan es mentira. Todos ustedes saben que la mataron o la pusieron o la sembraron, no me digan ahorita la cuestión de lo que dijo la fiscalía, a ella la mataron, a ella la dejaron en la carretera una persona que la acosó sexualmente que es el taxista Juan David Cuellar ya lo dije, lo vuelvo a repetir, hubo mucha negligencia por parte de la fiscalía”.

Deja muchas incógnitas la versión oficial del hallazgo del cuerpo de la joven cuando previamente habían realizado cuatro inspecciones en el Motel Nueva Castilla.

Grupo de mujeres llegaron una semana antes al motel ubicado en la carretera Nuevo Laredo y los peritos ya habían revisado la cisterna sin encontrar el cuerpo de Debanhi.

El Motel lo revisaron varias veces y después dicen que ella se cayó. No convence la versión de las autoridades, porque por el tamaño no pudo haberse caído ahí. Es un cuadro, cisterna, muy chico como para que ella se haya metido sola. Es un lugar muy resguardado.

Parecen explicaciones tan absurdas que indigna la sugerencia de un carpetazo anticipado donde se concluye que no hubo responsables.

Debanhi Escobar es una más de las mujeres que han tenido que encarnar la violencia que México no logra detener. Ella, junto con María Fernanda, otra joven que desapareció en Nuevo León, y Victoria Guadalupe, una niña que fue asesinada al salir a la papelería en Querétaro, son apenas algunos de los casos que demuestran que el territorio mexicano no es seguro para la niñas, madres, hermanas o amigas que son obligadas a jugarse la vida todos los días para volver a casa sin convertirse en otra razón más para gritar “ni una menos.

SALEN NUEVOS DETALLES

El padre Mario Escobar dio a conocer que la Fiscalía le presentó a él y a su esposa varios videos, entre ellos, uno en el que se ve a Debanhi tener una confrontación con sus amigas horas antes de desaparecer.

Mencionó que observó alrededor de 5 o 6 grabaciones de los 40 recopilados por las autoridades, en uno de ellos se observó que una de las amigas de Debanhi, al salir de la fiesta, la jaló del cabello de forma agresiva.

“Una de las muchachas le jala los cabellos con una fuerza brutal”, dijo Mario Escobar y aclaró que sucedió antes de que la joven se subiera al taxi de Juan David Cuéllar, persona que supuestamente trató de acosarla sexualmente al intentar agarrarle un pecho dentro del vehículo.

Sugirió que el motivo por el que se pelearon, hasta ahora desconocido, podría ser la causa por el que la dejaron sola a mitad de la carretera.

Después de la agresión fue cuando las chicas pidieron a un taxista de “confianza” que la llevara a su casa, dicha persona fue Juan David Cuéllar, quien tomó la última foto de la joven en la que se ve sola en la carretera. Ante el supuesto acoso, mencionó que la FGE consideró que “no había delito qué perseguir”.

Además consideró que el acoso fue el detonante para la posterior desaparición de Debanhi, “esa es mi teoría”. Y consideró que la foto es una “coartada” por parte del taxista.

Al bajar del taxi y caminar unos metros, Debanhi Escobar hizo una llamada, “se le acaba el saldo, la batería, no sé… Y no le contesta la otra amiga”, aseguró Mario quien afirmó que esto le dolió a Debanhi pues “algo tuvo que haber pasado con las amigas en esa fiesta”.

Fue entonces que decidió pedir ayuda a la empresa de Transportes Alcosa, pero desconoce lo que pudo haber pasado porque hay dos videos perdidos en los que pudo haberse registrado su salida de la compañía, pues se le vio entrar.

“Se pierde con los tráileres prendidos, se pierde la imagen de los sensores de la cámara” y es cuando se pierde imagen de la joven, 8 minutos en los que no se ve a la mujer.

No existe evidencia física que haya mostrado a Debanhi entrar en el motel Nueva Castilla, donde fue encontrada, ubicado cerca de las instalaciones de la Fiscalía General de la República (FGR). Argumentaron que no hubo ningún trabajador en la zona, versión que no cree el padre de la mujer: “no jueguen con la inteligencia”.
AM.MX/fm

Artículos relacionados