fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre (AlmomentoMX).- Iván Archivaldo Guzmán Salazar, uno de los herederos de la estructura criminal de su padre, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, reconoció que es la labor del gobierno mexicano luchar contra el Cártel de Sinaloa, pero advirtió que, en Sinaloa, “hay muchas personas que nos protegen a mí y a mi familia”.

Después de pasar por una serie de estrictas medidas de seguridad y ser trasladado a un lugar desconocido con los ojos vendados, el periodista Ernesto Rodríguez Amari conversó con el hijo del capo sinaloense el año pasado. Publicó la entrevista en marzo de 2018 en la revista belga Knack, partes de la cual se reproducen Proceso en su número de está semana.

–Tu padre fue extraditado a Estados Unidos. Las imágenes del momento en que subió al avión con las manos esposadas dieron la vuelta al mundo. ¿Cómo te sentiste al respecto?

–Sentí un dolor tremendo. Quería llorar, pero me dije que tenía que ser fuerte. No sé si alguna vez tendré la oportunidad de verlo de nuevo. Mi padre había puesto su confianza en el gobierno mexicano y éste lo entregó a los estadunidenses como trofeo. Nunca podré perdonarlos. Extraño terriblemente a mi padre y me duele saber que no tiene un juicio justo en Estados Unidos.

–Eres un peso pesado en el mundo global de las drogas.

–¿Estás seguro de que te refieres a mí? (risas) No tengo la ambición de ser importante y no me considero importante en absoluto. Si lo fuera y tuviera mucho poder, ¿no tendría que esconderme constantemente? Deberías preguntarle a mi novia cómo vivo.

–Lo diré de manera diferente: Hay una guerra violenta entre el Cártel de Sinaloa y el gobierno mexicano…

–Sí y esto siempre será así. Es el trabajo del gobierno luchar contra nosotros. Por mandato, tiene que luchar contra los cárteles de la droga. Nos combate a nosotros, pero también a todos los demás cárteles que a su parecer operan de manera ilegal.

-¿El Cártel de Sinaloa tendría 15 mil agentes de seguridad?

-No puedo dar detalles sobre el número, pero hay muchas personas que nos protegen a mi y a mi familia.

-El cártel es conocido por su enrome arsenal. ¿Qué armas tienen?

Uno se defiende cuando lo necesita, pero no quiero decir nada más al respecto.

-Fuiste secuestrado junto con su hermano, Jesúa Alfredo Guzmán, el 14 de agosto de 2016. ¿Quién estuvo destrás?

-No mencionare nombre. La única lección que aprendí de esto es que no puedo ci¡onfiar en nadie, ni siquiera en mi propia sombra. Afortunadamente las personas que me secuestraron me perdonaron la vida. Esta es la única razón por la que todavía estoy con mi familia y amigos.

-Corren rumores de que hay una guerra en curso con el narcotraficante Rafael Caro Quintero…

-No conozco a ese hombre. Nunca lo he visto en carne y hueso. Se habla mucho de él, pero no tengo ganas de hablar de eso porque nunca lo conocí.

-Hablamos de los vecinos del norte. El presidente Donald Trump tiene una retórica dura, quiere intensificar la lucha contra los cárteles.

-El nunca ganará la batalla contra nosotros. Somos mucho más fuertes que él. Los estadounidenses podrían comenzar por atacar a los cárteles en su propio país, pero evidentemente hacen todo lo posible para no atacarse a si mismos. Se enfocan en América latina para distraer la atención de su gente. Los estadounidenses nunca asumirán responsabilidad por la violencia y la miseria que ves aquí.

-En gran parte del mundo se aboga por la legalización de las drogas. ¡¿Qué significaría eso para ti?

-No creo que ocurra en los próximos años. Una legalización no convendría a muchos actores. Hay desventajas políticas y económicas, tanto para el gobierno como para los cárteles. Incluso si el gobierno legalizara las drogas seguiría existiendo un mercado negro. Surgirá un nuevo producto que se comercializará de manera ilegal.

-Corre el rumor de que su padre ha ayudado a algunos presidentes latinoamericanos. ¿Es eso correcto?

-Mi padre ayudó a la gente, pero no puedo nombrar a nadie.

-A veces se dice que la mafia mejor organizada es la de los políticos mexicanos. ¿Compartes esa opinión?

-No sé si son los más organizados,  pero al menos representan la mafia más legítima. Esta mafia tiene el verdadero poder. Te puedo confirmar que los políticos mexicanos usan ese poder por su propio interés.

-¿El Estado mexicano tiene conexiones económicas con los cárteles del narcotráfico en México?

-No quiero decir nada al respecto por que no tengo nada que ver con eso. Este es otro ejemplo de un rumor que se difunde ampliamente por las series de televisión.

-Regresando a tu padre, a pesar de las muchas víctimas de la violencia del narcotráfico, muchas personas lo apoyan en Culiacán y en otras regiones pobres ¿Por qué?

-Mi padre era muy querido por la gente de Culiacán. Creció allí, conocía a la gente. Mi padre ayudó a aquellos que no podían mantener a su familia. La gente de Culiacán sabe muy bien que sólo quería protegerse a sí mismo y a nuestra familia. Lo extrañan mucho allí.

-¿Puedo hablar sobre tu vida privada? Te busca la CIA, el FBI, la DEA, la Interpol y los servicios militares policiales y de inteligencia de México. ¿Esa es una vida?

-Es su trabajo buscarme, y es mi trabajo esconderme. Soy consciente de que éste será el patrón por el resto de mi vida.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios