fbpx

Por EDGAR GONZÁLEZ MARTïNEZ
La contracción en este año podría ser del 17%

La otra gran angustia de las autoridades financieras es la inevitable caída en el monto de remesas, esto es, los envíos de dinero de los trabajadores migrantes mexicanos en EU. Según analistas del BBVA, las remesas -que compiten con los ingresos petroleros y los turísticos- podrían contraerse más de 21% entre 2020 y 2021, y recuperarse hasta dentro de 10 años, en 2028. Las remesas -señalan los especialistas- podrían tener una contracción de 17% en 2020, con lo que se ubicarían en un monto cercano a los 29,900 md, y en el mejor de los casos, se estarían recuperando a finales del 2023.  Michoacán, Oaxaca y Zacatecas serían las entidades más afectadas por una disminución de las remesas, pues estas equivalen a 10% o más de su PIB estatal.

Por supuesto, dicha contracción respondería al hecho de que Estados Unidos está a punto de convertirse el país con mayores afectados por el Covid-19, con casi 180 mil personas, y hasta ayer tenía registrado cerca de 3,700 muertes por esta enfermedad (The New York Times, 2020). Esta crisis -no hay duda- va generar impactos importantes en la economía de ese país, sin que quede claro cuándo iniciaría su recuperación. El número de desempleados va a aumentar en forma muy significativa y podremos ver que la tasa de desempleo en ese país llegará a niveles similares a los observados durante la recesión financiera de 2008/2009. Sin duda, la población mexicana que reside en Estados Unidos se va a ver afectada, y también el envío de remesas que hacen a sus familiares y conocidos en México.

No debemos olvidar que debido a la recesión financiera de 2008/2009 en Estados Unidos, el flujo de remesas a México registró a partir del primer trimestre del 2008, nueve trimestres consecutivos con caídas en términos anuales, al primer trimestre de 2010. Durante este periodo, el flujo acumulado a 12 meses de las remesas presentó una contracción de 20.8%, al pasar de 26,059 millones de dólares (md) en diciembre de 2007 a 20,640 md en marzo de 2010, cuando empezó a recuperarse el flujo de estos recursos a México. Fue hasta 2016, diez años después de iniciada la caída, que las remesas a México lograron superar el monto récord que se tenía en 2007.

Empresarios de telecomunicaciones y radiodifusión piden aligerar carga regulatoria.

Dichos empresarios demandan también menos carga administrativa y financiera, en el corto plazo, para que puedan enfocar sus esfuerzos a asegurar la continuidad y optimalidad de sus servicios durante esta contingencia sanitaria. No hay duda de que estas redes están demostrando su capacidad para dar soporte a una demanda creciente de datos y masa crítica de información. Al mismo tiempo, han continuado su operación de manera ininterrumpida garantizando su acceso para individuos, hogares, empresas, instituciones educativas y de gobierno, que requieren este soporte para mantener, en la medida de lo posible su cotidianidad, vía remota.

A nivel mundial, lo que estos empresarios han logrado en algunos países y se demanda en otros, es:

Licenciamiento de Espectro Radioeléctrico: ante el alza en el tráfico cursado a través de redes fijas y móviles por la crisis, se ha optado por dotar de licencias temporales para operar frecuencias del espectro radioeléctrico y, así poder hacer frente a la extraordinaria demanda de transmisión de datos por parte de los usuarios.

Este es el caso de Estados Unidos de América, en donde la Federal Communications Commission (FCC) concedió a AT&T, Verizon, T-Mobile y U.S. Cellular licencias de 60 días para operar frecuencias en la banda de AWS para impulsar su capacidad de transmisión de datos inalámbricos.

En Irlanda, se liberó para la provisión de servicios de 4G la banda de 2.1 GHz y se discute liberar más recursos de espectro en las bandas de 700 MHz y 2.6 MHz para dotar de capacidades crecientes de conectividad de voz y datos durante la pandemia.

Suspensión Temporal del Pago de Derechos por Licencias de Espectro: con el objetivo de aligerar la carga financiera que representa dotar de creciente soporte a las comunicaciones y contenidos cursados a través de las redes móviles, se ha optado por suspender el pago de derechos por el uso del espectro radioeléctrico. Esta decisión regulatoria ha tenido lugar en Australia y Perú.

Aplazamiento en las Obligaciones de Reporte al Regulador: esta medida implica liberar a los operadores de manera temporal del cumplimiento de sus obligaciones de reporte de información al regulador, para enfocar sus esfuerzos a garantizar la calidad y continuidad de sus servicios. Este mecanismo ya ha sido verificado en Colombia e India.

Fondo de Recursos para las Radiodifusoras: para paliar el impacto económico que tendrá el coronavirus sobre la operación de prestadores del servicio audiovisual de radiodifusión y en reconocimiento de la esencialidad de estos medios para el acceso a contenidos informativos, educativos, culturales y de entretenimiento, se ha destinado un fondo de recursos financieros para estos. Esta medida se ha llevado a cabo por los reguladores de Canadá y España.

En fin, resulta fundamental que durante la crisis provocada por el brote del Covid-19 y con el propósito de asegurar la continuidad en la provisión de servicios críticos de telecomunicaciones y radiodifusión, haya un esfuerzo cooperativo en el que autoridades regulatorias y administrativas (federales, locales y municipales) generen condiciones especiales y temporales para que los proveedores de los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión, hagan lo mejor posible la tarea que la sociedad espera de ellos, mantener conectados e informados a todos.

Si bien en México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones ha avanzado en aspectos como suspensión de plazos y trámites que no resultan indispensables durante el tiempo que dure la pandemia, resultaría significativo que en coordinación con otras autoridades se decida a implementar mecanismos adicionales, como los aquí señalados, para coadyuvar de manera decidida a la continuidad de los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.

En este esfuerzo, además de la posibilidad de reducir las cuotas por el uso del espectro, podrían considerarse también medidas temporales como la suspensión del cobro del IEPS del 3%, el cual ha encarecido los servicios de telecomunicaciones en detrimento de los usuarios.

www.agendadeinversiones.com.mx

Comentarios

comentarios