fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de agosto (AlmomentoMX).– A primera hora del martes, Harvey seguía arrojando gran cantidad de lluvia sobre Houston y sus alrededores. Caía un centímetro de precipitación por hora sobre el condado Harris, donde está Houston, y más al este caían hasta 5 centímetros por hora.

Un meteorólogo calculó que para las últimas horas del miércoles, Harvey habrá saturado el sureste de Texas con suficiente agua como para llenar todos los estadios de la NFL y de los equipos de primera división del fútbol americano colegial más de 100 veces.

Ryan Maue, meteorólogo de WeatherBell Analytics, dijo que 57 billones de litros (15 billones de galones) de lluvia han caído en un área grande y que se prevé que caigan 19 billones de litros (5 billones de galones) más para la medianoche del miércoles.

Edmond Russo, oficial del Cuerpo de Ingenieros de la Armada, dijo el lunes en una conferencia de prensa que Harvey trae numerosas lluvias, que solo se habían visto una vez en 1.000 años.

Las dos presas, Barker y Addicks, que protegen el centro de Houston y bajo la gestión del Cuerpo de Ingenieros fueron construidas para soportar inundaciones de 1.000 años. Algunos diques en áreas periféricas son diseñados para proteger la ciudad ante las inundaciones que ocurren cada 100 o 200 años.

Los meteorólogos indicaron que en algún momento del martes o del miércoles por la mañana, algunas partes de Houston romperán el récord de 40 años en los Estados Unidos por la mayor cantidad de precipitación proveniente de un sistema tropical. La marca es de 1.219 milímetros (48 pulgadas) fijado por la tormenta tropical Amelia en 1978, en Texas.

En su boletín de las 12:00 GMT de hoy, el NHC llamó de nuevo a la población a que “no intente viajar a las zonas afectadas, permanezca en lugar seguro y evite conducir por carreteras inundadas”.

Harvey presentaba a esa hora vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h) y se ubicaba a 90 millas (145 kilómetros) al este-sureste de Port O’Connor y a unas 145 millas (235 kilómetros) de Port Arthur, ambos en Texas.

Se desplaza muy lentamente hacia el este-noreste con una velocidad de traslación de 3 millas por hora (6 km/h), y, según un probable patrón de trayectoria, hará un giro el miércoles hacia el norte-noreste, por lo que el ojo “se moverá tierra adentro por el noroeste de la costa del Golfo”.

La tormenta sigue dejando intensas precipitaciones que amenazan con aumentar el saldo provisional de ocho víctimas mortales.

Harvey, que alcanzó la costa con vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, lo que le convirtió en huracán de categoría 4 en la escala Saffir Simpson, de un máximo de 5, sigue produciendo “inundaciones catastróficas para las vidas humanas en el sureste de Texas y zonas del suroeste de Luisiana”, advirtió el NHC.

Se espera que Harvey deje hasta el jueves nuevas lluvias que podrían alcanzar las 10 y 20 pulgadas (entre 25 y 50 centímetros) en el suroeste de Luisiana y el norte de Texas.

En esta última región, las lluvias podría provocar acumulaciones de agua de hasta 50 pulgadas (1,2 metros), incluido en las áreas metropolitanas de Galveston y Houston, ciudad que ha sufrido enormes inundaciones en los últimos dos días.

El otro gran peligro es el aumento del nivel del mar en las zonas costeras, debido a la marejada ciclónica y las altas olas que provocan los fuertes vientos, y en algunas zonas se esperan aumentos del nivel del mar hasta un metro de altura.

Las autoridades de Texas elevaron la cifra provisional de fallecidos por el paso del huracán Harvey a al menos ocho, seis de ellos en los alrededores de Houston, donde continúan las lluvias y miles de personas esperan aún a ser rescatadas.

Se estima que la tormenta virará hacia Mississippi para el jueves, con lo que Nueva Orleáns está en su paso. Las portentosas imágenes de la trayectoria de Harvey dominaban los radares el martes, justo el 12° aniversario del impacto del huracán Katrina en Nueva Orleáns.

AM.MX/fm

 

Comentarios

comentarios