lunes, junio 24, 2024

LIBROS DE AYER Y HOY: Paraísos que llevan al infierno

Teresa Gil
laislaquebrillaba@yahoo.com.mx

A diferencia de aquella trilogía genial de Dante, la vida ha demostrado que para algunos, hay paraísos que llevan al infierno. La paradisíaca existencia de unos pocos, ha sumido en el infierno vital a millones de seres en el mundo. Los nuevos aportes sobre las grandes fortunas de unos cuantos selectos -políticos, nobles, empresarios, artistas del espectáculo-, y la posible existencia de delitos, ha puesto en evidencia como se mueve el mundo cuando de riqueza se trata. Nadie aguanta un cañonazo. No por algo el gran toscano nacido en Florencia, colocó a los traidores – en este caso a los que traicionaron a los pueblos con sus rapiñas-, en el noveno círculo del infierno donde se castigan los peores pecados. Pero en la tierra estos viven muy campantes. El Consorcio Internacional de Periodistas (ICU por sus siglas en inglés), acaba de destapar la filtración de los llamados Papeles del Paraíso (Paradise Papers) en lo que se considera parte del sistema financiero de ricos y poderosos y que ha causado un gran escándalo en el mundo financiero y de la política. La filtración se apoya, según el reporte reproducido a nivel mundial por muchos medios, en trece millones de archivos, proporcionados por empresas especializadas en servicios financieros. En ellos se exhiben las enormes fortunas de centenares de notables entre los que se encuentran desde Isabel II reina de Inglaterra, hasta funcionarios de Trump y reinas del espectáculos como Madonna y Shakira. Desde luego nuestro rico Carlos Slim y también el que apoya a los opositores de Venezuela con tanta rabia contra Maduro el premio Nobel de la Paz – que se le debería de quitar-, José Manuel Santos presidente de Colombia. Aunque este último, como muchos otros otros, lo niegue. El ICU exhibe sus transacciones y depósitos millonarios de dólares en paraísos fiscales y la evasión de impuestos que por ese solo hecho configuraría un delito. El ICU según esos datos está conformada por 381 periodistas y 96 medios en 67 países, y fue el que dio la información sobre los Papeles de Panamá, igual de escandalosos, el año anterior desde Alemania. En esta ocasión recibió la información directamente del rotativo alemán Suddeutsche Zeitung. Esos informes, impresionantes por la cantidad de riqueza acumulada en unos cuantos, aterran con solo saber que debido a esos cuantos, millones y millones de seres en el mundo viven en la miseria, mueren por enfermedades que podrían ser curables y carecen de lo más elemental frente al dispendio inhumano de aquellos. Ni el infierno de todos tan temido, como diría San Juan de la Cruz, sería suficientes para esos depredadores. El tema del paraíso es recurrente en muchos autores, pero no siempre lo es con carácter místico. Al menos Scott Fitzgerald Francis no lo aborda así en su primera novela de 1920, A este lado del paraíso. Es mas bien el suyo un enfoque personal sobre un protagonista central, un muchacho que estudia en Princeton donde él estudió y que se considera una autobiografía. En cambio, el premio Nobel John Steinbeck si aborda con un tono moral, casi religioso, su novela de 1952 con un título muy parecido al anterior, Al este del paraíso ( o el Edén según otras versiones) que fue llevado al cine con ese título y tuvo como estrella a James Dean. Clásico es El paraíso perdido de John Milton el inglés que convirtió en su personaje al hermoso y rebelde Lucifer en mas de diez mil versos, al reseñar en poemas sin rima la caída de Adán y Eva de su privilegiada vida en el Edén. El libro fue escrito en 1667 y es una epopeya sobre los efectos del pecado y la lucha entre el bien y el mal que protagonizan Lucifer y los arcángeles enviados para enfrentarlo. Cuatro años después, Milton escribió El paraíso recobrado. Algunos opositores a Milton han señalado que el hecho de que Satanás venciera con la expulsión de la pareja del Edén, significa que en el fondo el poeta inglés estaba con Lucifer. No es el maligno el que triunfa en La divina comedia de Dante Alighieri. Escrita en el siglo XIV, se cree que la parte tres, dedicada al Paraíso, cuando Beatriz lo conduce hacia el cielo donde verá a la divinidad y es guiado en sus últimos pasos por la virgen María, fue el tramo más largo de su gran obra. La empezó en 1313-1314 y la terminó el año de su muerte en 1321. Conducido primero en el Infierno por el poeta Virgilio a quien tanto admiraba y quien lo acompaña también un tramo del Purgatorio, Dante sale de este sorprendido por todos los pecadores de menor cuantía, frente a aquellos terribles que había visto en el cono de nueve partes del Infierno. Se deja llevar por su gran amor, Beatriz, al Paraíso y ahí termina deslumbrado por la luz de la divinidad. Paraísos magistrales todos los de esta literatura, unos de raigambre universal, nada que ver con la ambición inicua, de los que se mencionan en los Papeles del Paraíso. Tipos estos últimos, que deslumbrados por la riqueza, quizá exclamaron como el Lucifer de Milton: ¡Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo!

Artículos relacionados