martes, abril 16, 2024

Latente “nuevo alzamiento” del EZLN

CHIAPAS. – El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) –a sus 30 años de aparición pública en Chiapas– es un peligro para la seguridad interior de México afirma el gobierno de la ‘4T’.

De acuerdo con la Opinión de México, ante ello, está preparado para un reposicionamiento y un nuevo alzamiento en donde emplearía redes, internet y toda la tecnología de punta, sostienen informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

El EZLN, militantes y activistas acusan que dicha posición oficial es sólo ‘propaganda sucia e ideológica’, debido a que el movimiento indígena es el único equilibrio y alternativa radical anticapitalista.

Así, luego de tres décadas de aparición y 40 de creación –17 de noviembre de 1983–, el EZLN se mantiene como el principal grupo político de izquierda en oposición al gobierno.

En la víspera del 30 aniversario del alzamiento –1 de enero de 1994– las autoridades civiles y castrenses entraron en ‘alerta’ ante posibles movimientos y acciones de grupos adherentes.

INFILTRACIÓN Y POSICIÓN OFICIAL

El Centro Nacional de Inteligencia sostiene que el núcleo guerrillero o su Comandancia General está erosionada, opera con escasos recursos, decreciente base de apoyo e incredulidad en la defensa de causas sociales.

Infiere que la delincuencia organizada ve en la causa zapatista un distractor para el Gobierno Federal.

El contexto sería aprovechado por el crimen organizado para operar, mientras el gobierno amplía líneas de acción contra los rebeldes de la Selva Lacandona.

Así, en 2024, anticipa la posibilidad de escenarios de tensión religiosa, debido al activismo de iglesias evangélicas a favor de las políticas del gobierno federal.

En este momento, por el escenario que se vive y el cambio de gobierno, se realiza amplio trabajo de inteligencia civil y militar contra el EZLN.

MÍNIMO MARGEN DE NEGOCIACIÓN

Los márgenes de negociación con el grupo armado son mínimos, debido a que intentarían enfrentar dos proyectos de izquierda para “sumarle costos políticos y afianzarse como eje de una oposición efectiva”, destacan los diagnósticos oficiales.

El gobierno de la ‘4T’, en una de sus hipótesis, indica: “la radicalización del discurso de los dirigentes del EZLN de una oposición “a muerte” resulta atractiva para actores que se definen de izquierda y que mantienen un compromiso con líneas de “acción revolucionaria”.

Pese al actuar rebelde, el CNI reconoce la posibilidad de tránsito por la vía pacífica del EZLN, el no uso de las armas –por el momento– y tomar como alternativa la negociación de posiciones políticas en los gobiernos locales y federal.

Se calcula, además, que por la fuerte expectativa de votación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el modo de operación política sería apoyado por sindicatos, colectivos específicos y organizaciones progresistas.

La inteligencia sostiene que los cuadros centrales del EZLN no son de opinión uniforme; por lo tanto, evitan la posibilidad del resurgimiento armado.

El análisis del CNI descarta la posibilidad de sabotaje contra instalaciones estratégicas, por el contrario, puntualiza que resistiría, por medio de movilización, bloqueos y manifestaciones.

Expresa que el EZLN “actuará bajo las garantías dadas por el Gobierno Federal, en un escenario donde buscará maximizar todo acto de autoridad o de uso legítimo de la fuerza” (sic).

En lo inmediato, se proyecta operación política, no acceder a cargos públicos, manejo de valores, prácticas y costumbres con referente en el mundo indígena.

En el campo diplomático, el EZLN se moverá en temas como la defensa de los pueblos, denuncia de errores en las consultas de gobierno.

Para el CNI, una eventual conexión con la delincuencia organizada sería indirecta y hacia personas ligadas con el EZLN no directamente con los integrantes del ‘Comité Clandestino Revolucionario Comandancia General-EZLN’.

Hasta el momento, no se tienen evidencias de relaciones efectivas entre delincuencia organizada y el EZLN, estima la ‘4T’.

La inteligencia, además, indica que comunidades cristianas de base de la Iglesia Católica próximas a la teología de la liberación y cercanas al EZLN estarían enfrentadas a pensamientos evangélicos, a los cuales pertenece el Ejecutivo Federal.

PROPAGANDA SUCIA E IDEOLÓGICA

El doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Carlos Antonio Aguirre Rojas, participante de la Comisión Sexta del EZLN, refuta la posición oficial y asegura que el EZLN no es factor adverso o de riesgo patente para la seguridad interior en México.

“Es una alternativa radical anticapitalista para los pueblos indígenas, la población nacional y los movimientos revolucionarios del mundo. La opción para vivir de una manera pacífica, tranquila y sin ningún tipo de violencia”, expresa.

Todo lo que gira en su contra es: “propaganda sucia e ideológica” para tratar de desacreditar al único movimiento en el mundo que ha formado generaciones dignas, educadas, honestas y sin vicios.

Generaciones listas para una nueva aparición pública comprometida con la construcción de una nueva nación sin improvisaciones y necedades”.

Advierte que el verdadero riesgo para México es el actual gobierno de la 4T que compromete la soberanía, se somete ante las potencias hegemónicas, abre las puertas de manera indiscriminada al capital, favorece los intereses extranjeros antes que beneficiar a los mexicanos y, explota la riqueza natural en favor de la oligarquía mexicana y extranjera.

El EZLN es un movimiento maduro, que evoluciona para crear instituciones autónomas, limpias y dignas, que no se corrompen y venden, que no están infiltradas por criminales, personajes o políticos mafiosos o indignos.

“Es una fuerza que tiene un proceso creciente de maduración, con certidumbre en su causa, con simpatías crecientes y sin debilidad, como lo demuestra la apertura de 13 nuevos Caracoles (regiones organizativas de las comunidades autónomas zapatistas), con gobierno, leyes y justicia, imposible de aliarse con la delincuencia organizada o confrontar a otros grupos hermanos o religiosos”, agrega el catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aguirre Rojas, integrante de la Comisión Sexta del EZLN, adelanta que, una vez superada la pandemia Covid 19, el grupo guerrillero estaría en posibilidad de hacer una nueva aparición pública, reanudar la campaña ‘Travesía por la Vida’ y pasar a una nueva etapa.

EVOLUCIÓN ZAPATISTA

A 30 años de aparición pública, para el catedrático de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), Aguirre Rojas, la evolución del EZLN ha pasado por cuatro etapas; la primera, formación no pública desde 1983 hasta el primero de enero de 1994.

Esta fue la etapa de la génesis de la maduración y, sobre todo, un proceso de fusión como declaró el subcomandante insurgente Marcos. En donde se funde la generación de la dignidad de los estudiantes, de los profesores mexicanos que vivieron alrededor del 68 con un movimiento indígena rebelde que crece y que cada vez es más fuerte a partir de 1974 (Congreso Nacional Indígena) y, hasta 1983, entonces estos casi diez primeros años son la fusión de esta generación de dignidad con el movimiento indígena, comenta.

Después vendría la primera etapa pública de 1994 a 2006, irrupción del EZLN en la vida pública tanto de México como de América Latina y del mundo. Aquí, el EZLN entabla vínculo y diálogo –muy rico e interesante– con la sociedad civil mexicana y con la sociedad civil internacional respecto a sus primeras once y luego 13 demandas fundamentales radicalmente anticapitalistas.

La tercera etapa de la vida pública del EZLN va de 2006 a 2013 y donde nace ‘La otra campaña’, periodo en el que el zapatismo se plantea organizar en términos mucho más prácticos un proyecto radicalmente anticapitalista e inicia la definición de políticas de abajo y a la izquierda.

En forma ininterrumpida, se transita a la cuarta etapa del EZLN que trasciende hasta hoy sustentada en los principios de la ‘Sexta Declaración de la Selva Lacandona y Sexta Internacional’. Aquí los zapatistas insisten en impulso de este movimiento anticapitalista para México y para todo el planeta.

Los rasgos: definir al movimiento como una organización horizontal anti hegemónica, sin procesos de homogenización y con igualdad jerárquica con desprecio al protagonismo, explica.

Ahora, ante el cambio de gobierno y la poca opción para la sociedad, se reencausará la autoorganización de todos los distintos sectores de las clases subalterna en México y un poco en todo el mundo con encuentros de mujeres, artistas, científicos sociales, escritores; actores de cine, teatro, integrantes de comunidades LGBT, entre otros. Todos con una posición anticapitalista.

EZLN, OPCIÓN ANTE EL DESCONTENTO

EL EZLN no propone un mundo aparte ignorando todo lo que pasa en México, América Latina y el mundo. Desde el inicio plantearon como principio: “Para todos, todo; para nosotros, nada”. Entonces, dice, están dispuestos a arriesgar 40 años para liberar al país y no sólo una región.

“Tienen cada vez más apoyo por el descontento social y la urgencia de alternativas de vida. Así, la adherencia crece y mira al EZLN como opción probada en dignidad y honestidad. Hoy existen nuevas generaciones zapatistas con procesos educativos diferentes, que respetan el medio ambiente, evitan agrotóxicos y promueven la agroecología”, reconoce.

Indica que los ataques al EZLN son parte de la “guerra ideológica”, cuando hay retos en todos los ámbitos: devolver al Ejército a sus cuarteles, la seguridad, salud, empleo bien remunerado, feminicidios y migración, entre otros grandes pendientes…

Así, “el EZLN llega a 30 años de aparición pública más fuerte que nunca, ha logrado educar a una generación de niños que nacieron después de 1994, que se educaron en escuelas zapatistas, que han vivido en el ambiente de comunidades dignas, son lúcidos, maduros y más combativos que la generación que los creó”, sostiene.

“El problema de todas las revoluciones es que no crean una generación de relevo para contrarrestar el impulso capitalista. El EZLN es el único que lo ha logrado y, muy pronto, aparecerá para dar cuenta de ello”, asegura el integrante de La Sexta.

EZLN EN PROCESO DE INSTITUCIONALIZACIÓN AUTÓNOMA

Hoy, el zapatismo trabaja en un proceso complejo de institucionalización política autónoma, de establecimiento de instituciones que sustentan las estructuras de gobierno de las comunidades indígenas y sus prácticas y culturas políticas.

El maestro Hugo Santamaría Vázquez afirma lo anterior en su obra titulada “Mandar obedeciendo indígena: instituciones políticas, contrainsurgencia y procesos autonómicos del movimiento zapatista”.

Ello incluye a las Juntas de Buen Gobierno, los municipios autónomos y la democracia indígena “comon”, indica.

Así, el EZLN y el resto de las instituciones constituyen la estructura política-institucional del zapatismo, mediante la cual se ejerce la autonomía y la libre autodeterminación frente al Estado.

El trabajo destaca que, en la construcción del gobierno zapatista, la autonomía es la autodeterminación del propio sistema normativo y de las instituciones que lo representan y regulan, así como a sus prácticas sociopolíticas de las comunidades.

Por ello, sostiene el maestro Santamaría Vázquez, la autoconstitución-institución de un poder ascendente-distribuido-instituido zapatista se sustenta en una estructura política-institucional coherente a las demandas de libertad, democracia y justicia, a una cultura política autónoma, libertaria y democrática.

Pero advierte que el zapatismo, en su fase de institucionalización política, enfrenta una guerra de baja intensidad (GBI) y la agresión sistemática contra el proceso autonómico zapatista por parte del gobierno federal y sus aparatos de inteligencia.

Señala que, desde el inicio de la rebelión, se ha querido liquidar el empoderamiento indígena y sus efectos catalizadores a nivel nacional para una verdadera transición a la democracia.

Para ello, “se ataca a sus instituciones políticas imponiendo estructuras políticas e institucionales que restringen su funcionamiento y son medios de contrainsurgencia utilizados por el Ejército”, señala.

Pese a toda esta oposición, la autonomía regional que representan las JBG se ejerce como un proceso de consolidación de estas instituciones y está determinado por el avance democrático del sistema político, añade el estudioso del zapatismo.

Además, sostiene, sin un marco constitucional que incorpore plenamente los derechos colectivos de las minorías culturales y que dé vigencia a una democracia real y no acotada a los marcos hegemónicos oligárquicos, no es posible que se consolide el proceso autonómico zapatista.

La creación de instituciones se remonta a la constitución de 32 municipios autónomos rebeldes en diciembre de 1994, indica.

El objetivo era organizar y extender los autogobiernos y la construcción de espacios sociopolíticos de deliberación y articulación para la lucha contra el neoliberalismo y el capitalismo.

Estas zonas autonómicas, o Regiones Autónomas Pluriétnicas Zapatistas (RAPZ), representan prácticas políticas contestatarias y de resistencia contra los poderes estatales en el marco de contrainsurgencia.

Asegura que diseñada toda la estructura de gobierno se llegó a los diálogos de San Andrés, pero estos se incumplieron y, acotados legalmente, se convirtieron en un medio de simulación política y el inicio de la guerra de baja intensidad contra las comunidades zapatistas.

El incumplimiento de los compromisos contraídos y firmados en febrero de 1996 inició la guerra contrainsurgente desde los municipios oficiales para acosar y perseguir a los municipios autónomos zapatistas y desmantelarlos, apunta el maestro Santamaría.
AM.MX/fm

Artículos relacionados