fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de enero (AlMomentoMX).— Desde el cambio climático hasta las superbacterias, la Organización Mundial de la Salud reveló cuáles son las 10 grandes amenazas para la salud mundial en 2019. Y a menos que se aborden estas amenazas, millones de vidas estarán en peligro.

De acuerdo con la organización, “el mundo se enfrenta a múltiples retos de salud”, estos van desde brotes de enfermedades prevenibles por vacunación, como el sarampión y la difteria; así como el aumento de las tasas de obesidad y la inactividad física… hasta los efectos de la contaminación y el cambio climático.

Aquí la lista de los 10 desafíos en salud mundial:

Reticencias ante las vacunas. La OMS calcula que estos medicamentos salvan entre 2 y 3 millones de vidas al año, y si se universalizaran lo harían con otro millón y medio. Como ejemplo de su eficacia, la OMS señaló que espera que este año la polio deje de circular en Pakistán y Afganistán.

Entre las causas para su rechazo, la organización señala la complacencia que hace que nos olvidemos del peligro que combaten, las dificultades de acceso y la falta de confianza en ellas. Ante la falta de vacunas, la OMS señaló que aumentó 30% los casos de sarampión, una enfermedad que casi se ha eliminado en algunos países.

“La renuencia a vacunarse, la renuencia o el rechazo a la vacunación a pesar de la disponibilidad de vacunas, amenaza con revertir el progreso realizado para combatir las enfermedades prevenibles por vacunación”

OMS

Calentamiento y contaminación. Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado, lo que causa 7 millones de muertes evitables al año. El 90% de ellas se producen en países de ingresos medios o bajos, con menos control de las emisiones industriales y del tráfico, a las que hay que sumar en muchos casos el humo de las cocinas dentro de las viviendas.

Relacionado con las emisiones está el calentamiento global, que se calcula que causará unas 250 mil muertes al año a partir de 2030 por malnutrición, malaria, diarrea y golpes de calor. Además, el cambio climático también puede llevar a una sequía extrema.

Otra pandemia mundial de gripe. La OMS lleva años a la expectativa porque considera que “el mundo sufrirá otra pandemia de gripe”. No se refiere a la de cada invierno, sino a una mucho más grave de la que “lo único que no se sabe es cuándo atacará y con cuánta gravedad”.

La OMS señaló que monitorea constantemente la circulación de los virus de la gripe para detectar posibles cepas pandémicas. Dijo que 153 instituciones en 114 países están involucradas en la vigilancia y respuesta global.

Asentamientos frágiles. El hambre, la sequía, los conflictos o los desplazamientos de población afectan a mil 600 millones de personas que viven en lugares donde el acceso a los servicios sanitarios básicos es muy difícil, con especial impacto en la salud materno-infantil.

Recordó el caso de más de un millón de sirios que huyen de una guerra civil en busca de refugio en el Líbano. Así como las devastadoras inundaciones y las frías temperaturas que han traído más miseria y muerte a los refugiados que viven en campamentos improvisados.

Resistencia antimicrobiana. Antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los medicamentos más exitosos de la historia, pero su tiempo se acaba, advirtió la OMS.

El uso excesivo de tales tratamientos ha dado lugar a superbacterias resistentes a los medicamentos, ello ya dificulta el tratamiento de enfermedades tan prevalentes como la tuberculosis, la cual mata a 1.6 millones de personas al año.

“La resistencia a los antimicrobianos, la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos, amenaza con enviarnos a un momento en que no pudimos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis”.

OMS

El ébola y otros virus. Justo cuando se pensaba que el ébola estaba en su mayor parte bajo control, dos brotes distintos de ébola devastaron partes de la República Democrática del Congo el año pasado. Ambos brotes se propagaron a ciudades de más de 1 millón de personas, y no a zonas rurales como antes sucedía.

“Esto muestra que el contexto en el que surge una epidemia de un patógeno de alta amenaza como el virus del Ébola es crítico: lo que ocurrió en los brotes rurales en el pasado no siempre se aplica a áreas urbanas densamente pobladas o áreas afectadas por conflictos”.

OMS

Además del ébola, la OMS tiene bajo especial vigilancia a otros patógenos como el zika y Nipah, el coronavirus de Oriente Próximo y el SARS. Asimismo, se ha nombrado una genérica enfermedad X para representar lo desconocido aún por venir.

Enfermedades no transmisibles. Las patologías no contagiosas, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades del corazón, son ya responsables del 70% de las muertes anuales del planeta (unos 41 millones de personas).

Aunque se asocian a estilos de vida occidentales, el 85% de los fallecimientos suceden en países de ingresos medios o bajos. Y actualmente hay cinco factores que las impulsan: tabaco, alcohol, sedentarismo, contaminación y una mala dieta.

El dengue. Esta enfermedad, también causada por un virus, está en progresión en todo el mundo. Y según la OMS, algo tan simple como la picadura de un mosquito puede volverse mortal en los casos de dengue, que “ha sido una amenaza creciente durante décadas”.

El dengue causa síntomas similares a los de la gripe y en su forma más grave tiene una mortalidad del 20%. Se calcula que produce 390 millones de infectados al año y que el 40% de la población mundial vive en zonas donde es posible la transmisión del virus por un mosquito.

Mala atención primaria. El papel de esta atención es clave en todos los países, ricos y pobres, ya que puede “atender la mayoría de las necesidades de la población”, dice la OMS. Por eso la organización se compromete a impulsar el fortalecimiento de estos servicios.

El VIH. A pesar de los avances, cada año muere un millón de personas por el sida que causa. Y hay grupos (como personas que practican la prostitución, hombres que tienen sexo con hombres, consumidores de drogas) que en muchos países quedan fuera de los avances por el estigma y la discriminación que sufren.

La OMS resaltó que se ha avanzado mucho en cuanto a las pruebas y el tratamiento del VIH. Alrededor de 22 millones de personas están recibiendo tratamiento, y otras personas que corren el riesgo de contraer el VIH están tomando medicamentos antirretrovirales para prevenir la infección.

“Sin embargo, la epidemia continúa con casi un millón de personas que mueren cada año a causa del VIH / SIDA”, dijo la OMS. Aproximadamente 37 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH.

Comentarios

comentarios