fbpx

*El mapa del poder puede complicarse porque las elecciones de este año estarán guiadas por los bolsillos; es momento de preguntarse si los programas sociales serán suficientes para aminorar las consecuencias de la crisis económica, cuyo valle más profundo se dejará sentir durante los meses clave de la contienda por el poder (abril-junio)

 

Gregorio Ortega Molina

Para el presidente de México resultará imposible negarlo. Desde hace unos meses toda decisión es electoral, por encima de los intereses de la sociedad, de la imagen de su gobierno y de las alianzas que lo ayudaron a hacerse con el poder.

     Napoleón Gómez Urrutia deberá posponer sus ansias de novillero, contemporizar con los trabajadores y obreros para posponer las reformas a la ley laboral y esforzarse en modificar el outsourcing. ¿Cuánto resistirán esas alianzas políticas, ante la incertidumbre y la incierta victoria de MORENA para mantenerse como mayoría absoluta en la Cámara de Diputados? ¿De perderla insistirán en la reforma, o si el riesgo crece, pretenderán sacarla antes de junio?

     El mapa del poder puede complicarse todavía más, porque las elecciones de este año estarán guiadas por los bolsillos; es momento de preguntarse si los programas sociales serán suficientes para aminorar las consecuencias de la crisis económica, cuyo valle más profundo se dejará sentir durante los meses clave de la contiende por el poder (abril-junio).

     La otra arma electoral tiene que ver con el agradecimiento por las vacunas anti Covid-19. Esos familiares de víctimas que la reciban antes de sufragar, ¿pensarán que les llegó a tiempo, o que fue demasiado tarde? Movilizar a las integrantes de ese grupo de riesgo que es la tercera edad, muchos con males crónicos como diabetes o hipertensión, a los centros de afiliación y/o entrega de las tarjetas para el bienestar, con el riesgo de hacerlos esperar y además hacer uso de transportes públicos, ¿no acelerará contagios más que motivar votos a favor de MORENA? ¿Por qué la preeminencia a los Siervos de la Nación?

     ¿Por qué no servirse de la red de clínicas del IMSS, ISSSTE y dispensarios de asistencia social, donde las enfermeras y enfermeros especializados abundan, y nunca se negarían a ser supervisados por miembros del Ejército, la Marina o la Guardia Nacional? Existen ya los registros de los que son atendidos en esos lugares, y también hay la manera de convocarlos en días y horas específicos. Pero no lo harán así, porque entonces ¿a quién agradecerán con su voto?

     El incremento al salario mínimo es una entelequia, porque nadie vive con el de hoy, así como nadie vivía con el de ayer. Hace mucho que en este México nuestro cada vez menos gente gana el mínimo, porque se les paga un salario superior, y éste se incrementa de acuerdo a la inflación, o a los intereses de quienes administran el outsourcing.

     Así es pues que al presidente de México se le arrugó el cuero con las inquietudes entre los barones del dinero por aquello de la reforma laboral y la desaparición o profunda reforma del outsourcing, porque lo único que no quieren es el regreso de ese sindicalismo que en lo interno era corrupto, pero que los sentaba en la mesa de negociaciones para establecer los aumentos salariales y las conocidas como prestaciones sociales. Todo quedará sujeto al resultado electoral de junio.

===000===

En política no existen las coincidencias, mucho menos cuando no se puede cumplir con los plazos de vacunación. Curioso que ocurrieran al mismo tiempo la renuncia de Miriam Esther Veras Godoy y el anuncio de que las vacunas no llegan en la cantidad suficiente. Para despejar dudas las preguntas que Gerardo Galarza formuló en el Face: ¿Cuándo solicitó la ONU a México ceder vacunas anti covid para países más pobres? ¿La petición fue por escrito o verbal? ¿Es un acuerdo de su Asamblea General?¿Quién la recibió? ¿Otros países recibieron la misma solicitud? ¿Cuáles? ¿De ellos, quiénes aceptaron esa petición?

www.gregorioortega.blog                                                 @OrtegaGregorio

Comentarios

comentarios