viernes, marzo 1, 2024

ISSSTE logra compleja cirugía de corrección craneofacial a bebé prematura

CIUDAD DE MÉXICO.— Especialistas Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) corrigieron, con éxito, una malformación craneofacial denominada encefalocele fronto naso etmoidal a una bebé prematura de dos meses de nacida originaria de Mérida, Yucatán. 

En un comunicado, el director general del ISSSTE, Pedro Zenteno Santaella, indicó que la cirugía multidisciplinaria, que tuvo una duración de 13 horas, es la más grande y compleja de su tipo atendida en el Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” en 40 años.

El funcionario felicitó al equipo de profesionales por su excelente trabajo a favor de la bebé Paloma Alhelí, integrado por el neurocirujano pediatra, Ricardo Valdez Orduño; anestesiólogo pediatra, Juan Carlos Torres Carrillo; cirujana maxilofacial, Laura Leticia Pacheco Ruiz; cirujano plástico, Daniel Reyes Cureño y neonatólogo de terapias intermedia e intensiva neonatal, Manuel Cázares Ortiz.

Por su parte, la directora del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”, Martha Alvarado Ibarra, resaltó el gran trabajo del equipo multidisciplinario que participó en la atención a la pequeña, quien nació en el Hospital Regional de Mérida y desde entonces había estado en tratamientos.

“Cambiaron las condiciones de vida de la bebé, quien tras pasar sus primeros cinco meses hospitalizada y en tratamientos, primero en el Hospital Regional de Mérida, donde nació, y posteriormente en este CMN 20 de Noviembre, a sus ocho meses luce sonriente, inquieta y juguetona, en brazos de sus padres”, expresó.

Mientras que el neurocirujano pediatra Ricardo Valdez indicó: “La cirugía consistió en quitar la bolsa de extensión mayor a la cabeza de la bebé, que contenía tejido cerebral no funcional, pero el reto más importante fue hacer correctamente el cierre del defecto craneal para evitar que se siguiera saliendo tejido cerebral y sus componentes, o líquido cefalorraquídeo, con riesgo de complicaciones como formación de fístulas, infección e incluso la muerte”.

/cms/uploads/image/file/848711/a9c35bce-2e33-412a-931d-5527c9b30418.jpeg

“Cuando la pequeña llegó a este CMN 20 de Noviembre no sabíamos si sería posible encontrar un tratamiento. La incidencia de estas malformaciones es de uno por 25 mil a 30 mil nacidos en el mundo, pero tan grandes como esta es rarísimo. Que los médicos interconsultantes lograran un tratamiento quirúrgico viable para ella es un logro excepcional”, aseguró el neonatólogo Manuel Cázares Ortiz, a cargo del cuidado de la bebé en terapia intensiva, donde permaneció dos meses.

El procedimiento

La cirujana maxilofacial Laura Leticia Pacheco detalló que, ante el delicado caso -y convocados por el médico Valdez Orduño- solicitaron un modelo 3D para identificar la extensión de la malformación y todas las estructuras óseas craneales afectadas o ausentes, lo cual ayudó a planear cuidadosamente el procedimiento quirúrgico y solicitar insumos especiales para llevarlo a cabo.

“Se decidió tomar un injerto de hueso parietal para posicionarlo en la base del cráneo. Como se planificó, el hueso frontal retirado se segmentó en tres fragmentos, dos laterales y uno medial, el cual movilizamos inferiormente para cerrar el defecto nasal, ya que ella no tenía estructuras nasales y con esto las conformamos”.

Posteriormente, el cirujano plástico, Daniel Reyes Cureño hizo la reconstrucción de los tejidos blandos. “Fue una operación para la cobertura del defecto basada en la movilización de colgajos locales, con muy buen resultado; aunque implicó el cierre de una herida muy amplia, la cicatrización ha sido muy buena y actualmente es poco perceptible”.

/cms/uploads/image/file/848709/fffa37c1-394c-4ebf-a10a-90040e449a11.jpeg

El manejo anestésico fue un reto, señaló el anestesiólogo pediatra, Juan Carlos Torres Carrillo. “Tuvimos momentos álgidos: el riesgo inherente a una bebé prematura con malformación compleja; extremo cuidado en maniobras de inicio para asegurar que respirara toda la cirugía y proteger órganos vitales y pulmón, asegurando mejor pronóstico posquirúrgico, además de cuidar que no sintiera dolor en 13 horas de intervención múltiple”.

Te recomendamos: 

México, de los países con mayor número de niñas y niños sin una sola vacuna

AM.MX/dsc

Redacción/dsc
Redacción/dsc
Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.

Artículos relacionados