fbpx Insiste Anaya que el Gobierno Federal elaboró un plan para golpearlo políticamente | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de agosto (AlmomentoMX).-El líder nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, insistió en que el Gobierno Federal elaboró un plan para golpearlo políticamente, imponer al nuevo fiscal general de la Nación y evitar que se realice el Frente Amplio Opositor PAN-PRD.

Anaya Cortés le declaró la guerra al PRI previo al inicio del próximo periodo ordinario de sesiones en el Congreso, y con ello cerró las puertas para que su partido pueda negociar de cara a las elecciones de 2018.

Algunos de los correligionarios de Anaya lo criticaron por abrir una batalla con el PRI por asuntos personales que nada tienen que ver con el partido. El senador con licencia Javier Lozano dijo que Acción Nacional no está en guerra con los priistas, con quienes se debe sentar a dialogar para construir acuerdos y sacar adelante la agenda legislativa.

“Es una declaración unilateral de guerra al estilo Trump por parte de nuestro presidente nacional. Eso me parece que está muy mal y nosotros como legisladores, no pensamos de la misma manera”.

Los panistas deben buscar acuerdos en torno a la Ley de Seguridad Interior, reformas al Sistema Penal Acusatorio y el Mando Mixto. Para la bancada del PRI es prioridad el tema de la Seguridad Interior para dar certeza jurídica al actuar de las fuerzas armadas en operativos contra la delincuencia organizada. Mientras que los legisladores del PAN y PRD consideran que esa ley debe aprobarse a la par del nuevo modelo policiaco del país.

Otro punto importante es que los legisladores del PAN deben negociar con la fracción priista en torno al Presupuesto de Egresos 2018, cada año la discusión se torna complejo y más ahora que se pondrá en la mesa la elección para renovar la Presidencia de la República.

Hay otros dos grandes pendientes en el Congreso la designación del fiscal Anticorrupción y el fiscal general de la Nación. Precisamente estos temas son los que Ricardo Anaya dice que molestaron al PRI y por eso que ahora le inventan escándalos a él y su familia.

Detalló que el Gobierno Federal supuestamente armó un expediente para acusarlo de enriquecimiento y filtrarlo a la prensa: “Sé muy bien que son ustedes, no les tengo miedo, no vamos a permitir un fiscal general a modo, debe ser apartidista e independiente”.

Cabe recordar que en noviembre de 2016, el presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso una iniciativa para precisar el procedimiento a seguir en la designación del nuevo fiscal general de la República, indispensable para garantizar la autonomía del Ministerio Público federal, pero sigue atorada en el Congreso de la Unión.

Desde entonces la designación del fiscal General y del fiscal Anticorrupción han desatado un intenso jaloneo entre los grupos parlamentarios del PAN y el PRI en el Senado de la República.

“El PAN quiere uno de ellos, y quiere la Fiscalía General de la República, porque sabe que el fiscal Anticorrupción durará hasta noviembre de 2018 y el fiscal General es transexenal, pero el PRI no cederá”, señaló Miguel Barbosa, senador del bloque PT-Morena.

Ricardo Anaya negó los señalamientos y presentó un peritaje donde se establece que supuestamente las fotografías difundidas de sus familiares, a quienes se acusa por enriquecimiento ilícito, son las mismas que se tomaron para la emisión de pasaportes pero sin las marcas de seguridad. Reiteró que pese a “las presiones del PRI él y su partido no permitirán que se imponga a dos fiscales que son indispensables para garantizar el combate a la corrupción y la impunidad”.

¿Dónde se destapó el escándalo? El Universal publicó una investigación en la que se mencionó a Donnino Ángel Martínez y Maribel Natalia Franco, suegros de Ricardo Anaya; así como a otros de sus familiares, quienes supuestamente aumentaron su participación en empresas y el número de propiedades en los últimos 14 años.

En ese periodo habrían pasado de cuatro a 17 compañías en las que tienen acciones o son dueños, también se especula que aumentaron sus propiedades de seis a 33, con un valor de 308 millones de pesos. Al parecer se habrían beneficiado de que Anaya Cortés lleva años trabajando como funcionario.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios