jueves, febrero 22, 2024

GRAVISIMO E INSANO QUE AMLO TORPEDEE A MEDIOS CRITICOS: JULIO PATAN

Por Edmundo Cázares C.
-Segunda y última parte-

Sin lugar a dudas, Julio Patán es un destacado periodista especializado en temas culturales y un polémico autor de 13 libros, mismos que han tenido una enorme demanda en librerías y en las recientes Ferias Internacionales de Libro tanto en la Ciudad de México como en la Feria Internacional del Libro con sede en Guadalajara y que, desafortunadamente, a causa de la pandemia, en 2020 y este 2021, se continuará realizando por segunda ocasión de manera virtual. Sin embargo, las intervenciones de Julio Patán, son esperadas con gran expectación

En esta segunda y última parte de la larga entrevista que me hizo el favor de conceder, por espacio de poco màs de dos horas, sostiene que la televisión cultural en México, siempre será “el patito feo” debido a los altos grados de analfabetismo existentes, aunque a él, no le gusta usar la expresión del gran Tigre Azcárraga: “Televisión solo para jodidos”, y reconoce que es una crudeza justa y añade: “Hacer televisión para jodidos no es necesariamente hacer televisión mala o denigrante, eso es lo que hay que entender. En México se ha hecho mucha mala televisión, pero también, muy buena televisión para gente con poca educación formal y con poca formación cultural.

Cuidadoso, claro y firme en sus declaraciones, considera gravísimo e insano que el presidente Andrès Manuel Lòpez Obrador se dedique a torpedear, de manera sistemática, a medios de comunicación que critiquen el desempeño de su administración y que sigue haciendo berrinches porque los medios se han negado a no formar parte de una sociedad democrática, lo que no entiende, es que eso es muy sano. Señala que el propio presidente es incapaz de aceptar ninguno de sus errores cometidos por mínimos que sean. “El presidente debe mantener una relación de respeto, incluso, con los medios màs críticos pero no lo hace, como tampoco lo hizo Donald Trump durante sus cuatros años en la presidencia de los Estados Unidos, ni tampoco lo hizo Hugo Chávez.

Asimismo, el también conductor del noticiero HORA 21, que transmite Televisa, de lunes a viernes a través de la señal de FOROTTV, recalca: “Definitivamente, en México se està haciendo un periodismo heroico, a diario se juegan la vida, muchos compañeros están haciendo un periodismo valiente e íntegro y eso me parece que hay que decirlo con todas sus letras. Ojalá que sigamos así, ojalá que el presidente cumpla con eso de que la libertad se respeta a ultranza porque es muy necesario el contrapunto crítico”.

Al cuestionarle acerca de la importancia que revisten las cotidianas conferencias de prensa del presidente Lòpez Obrador, “las mañaneras”, fustigó: “Lo dije desde el principio, son una aberración. De ninguna manera son una rendición de cuentas como lo dicen los afines al régimen. No es un acto de información pública sino que son actos de propaganda y algo màs grave todavía, es una forma de un gobierno completamente incompetente. Lo que estamos viendo, es resultado de la improvisación permanente. Nunca debieron existir. No se debería utilizar el dinero público en eso, ni tampoco se deberían utilizar los canales de televisión pública. Es una forma de propaganda y una forma indecente de usar los recursos públicos en su favor y electoralmente. Además de que son saturantes y distorsionantes.
-¿Cómo ingresas a la UNAM?
-En el inter de haber concluido la prepa y en espera que se abrieran las convocatorias de ingreso a la UNAM, mis papás me obligaron estudiar inglés de manera intensiva en el Instituto Anglo, después, ya pude ingresar a la Facultad de Filosofía y Letras.
-¿Te costó trabajo el examen de admisión?
-Fíjate que eran tiempos mucho más fáciles, no estaban tan saturadas ciertas carreras, además que a Filosofía y Letras nadie quería entrar.
-¿Por qué Filosofía?
-Básicamente, porque creo que por ahí tenía un corazón humanista, digámoslo así, pero humanista cercano a las humanidades y no por mi bondad inherente, ja,ja,ja.
-¿Y porque no Literatura si prácticamente devorabas libros?
-Literatura como que la tenía cancelada mentalmente debido a que mi papá se dedicaba a eso y pues me quería ir por otro lado.
-¿Aferrado a tus convicciones?
-Nunca me di cuenta que tenía que haber estudiado historia, probablemente, es lo que tenía que haber hecho desde el principio, pero es que en la prepa tuve un maestro de ética muy chido, Víctor Pérez Savigñon, era como muy cuate con los alumnos, muy poco solemne y verdaderamente atento a que estudiáramos, así es que me quedé con la impresión totalmente que era una carrera divertida y súper apasionante.
-¿Te llevaste el chasco de tu vida cuando ingresas a esa carrera?
-Ja, ja,ja… ¿Acaso eres brujo?, efectivamente, cuando por fin entro a la carrera, la odie tanto que no sé porque no me cambie a otra.
-¿Un tanto masoquista..?
-Pues sí, ahí seguí aunque aprendí ciertas cosas.
-¿Te convertiste en rehén de ti mismo?
-Pues un poco sí… ¿no? A veces, la vida te lleva por donde te tiene que llevar. Iba bastante avanzado en la carrera y con 20 años de edad. Un compañero, Horacio Ortiz, me dijo: “Oye, mi suegro es el director del suplemento Lecturas del periódico El Nacional.
-¿Vaya tu cuate te acercaba a una oportunidad valiosísima..?
-Horacio era uno de esos gûeyes que se había casado jovencísimo y su suegro era don Arturo Cantú y como que lo cobijó. Me dice: “¿Por qué no vamos a ver si nos dan chance de publicar algo en el suplemento”. Nada tenía que perder porque era un auténtico desastre en la carrera, pues le digo que sí, además, no sabía ni que hacer… ¡¡Pues vamos!!
-¿Seguías comprando libros?
-Sí, hasta la fecha. También me gustaba mucho ir al cine.
-¿Cine de arte o meramente comercial?
-Siempre me ha gustado el cine hollywoodense, pero hay ciertas ocasiones en que uno cree que tiene que ver Cine de Arte y todas esas jaladas. Claro que me lo receté!!, aunque ahora, algunas cosas las sigo valorando y otras me parecen aburridísimas…
-¿No dejarás de reconocer que te da una fuerte formación..?
-En efecto. Iba mucho a la Cineteca Nacional, a las salas de cine de la UNAM y particularmente, a las del Centro Cultural Universitario, así como la Revueltas y Bracho.
-¿Y los sábados en que lo ocupabas?
-Ah, me iba al CUC, que estaba en avenida Copilco, no obstante que era un antro de hippies por excelencia, pero pasaban muy buen cine. Ahí, por primera vez, vi las películas del maestro del suspenso Alfred Hitchcock, y que me sigue pareciendo sumamente fascinante. Cosas de Federico Fellini, un extraordinario y talentoso director de cine.
-¿Del cine comercial cuál fue la que te dejó un gran impacto?
-Nada más ni nada menos que Terminator, me dejó un maravilloso y profundo impacto, la cual, se estrenó exitosamente en México el 20 de diciembre de 1984.
-¿Y que sucedió con la propuesta de escribir en El Nacional?
-Me puse a reflexionar que en una de esas, me publicarían algo. Además, me pagarían un poquito màs. Así es que nos fuimos a la calle Ignacio Mariscal, en la colonia Tabacalera, en donde estaba El Nacional, pero el Suplemento, estaba en el primer piso de un edificio anexo. Total que nos recibieron, a cada uno nos entregaron un librito…
-¿Un manual o un instructivo..?
-Creo que era una novedad editorial, sinceramente no me acuerdo, me lo lleve a mi casa, lo leí y escribí una nota de una cuartilla y me pagaron 90 pesos, que me alcanzaba para comprar tres cervezas o cuatro cajetillas de cigarros Malboro. Un pago realmente miserable, pero bueno..
-¿Ahí descubriste tu afición por el periodismo?
-Sí, así es. La descubro por “default”. Era hacer algo productivo por mi vida y mantener un poco aplacados a mis papás.
-¿Un moderno flautista de Hamelin?
-De pronto, empecé a publicar ahí con mayor frecuencia… Tenía 20 años!!! Pero sucedió algo inexplicable…
-¿Ya te querías casar?
-No!!, sino algo totalmente irresponsable. Nos pusieron a editar el suplemento a Horacio y a mí, lo hicimos durante año y medio…
-¿…Y luego..?
-Pues resulta que conocí a Rafael Pérez Gay porque reseñé su libro titulado “Llamadas Nocturnas”, me mandó una carta muy bonita agradeciéndome y porque era de a tiro muy chavito, misma que conservo por ahí. Tiempo después, a Pérez Gay lo nombran director del Suplemento Dominical de El Nacional y me lleva de columnista publicando cada 15 días…
-Caray, te ibas hacer rico..
-Tenía mi sueldito de editor y una lanita extra como columnista.
-Uff, no cabe duda que naciste con estrella…
-Ja,ja,ja, pero no estrellado ehh. Tiempo después, Rafael Pérez Gay me lleva a colaborar en la prestigiada revista Nexos…
-¿Qué sentías poder “codearte” con los grandotes de la cultura mexicana?
-No me la creía estar cerca de Héctor Aguilar Camín. Paralelamente y durante un buen tiempo, publiqué en el Suplemento Cultural Sabatino de Uno Más Uno, pero da la casualidad que me pagaban solamente 40 pesos.
-Bueno, dice el refrán que de grano en grano, la gallina llena el buche…
-Por cierto, un día habla por teléfono a mi casa Humberto Bátiz, porque antes no existían los celulares, además, mi papá también fue columnista durante 15 años con Bátiz. Contesto la llamada y me dice: ¿Julio?, habla Humberto Bátiz. Sí, le contesto. ¿Vas a venir a publicar aquí los sábados o eres puto?.
-¿Y que le dijiste?
-Me quedé un tanto sorprendido y le digo.. Pues claro que voy!! Sale, acá te espero el martes. Total que empecé a publicar quincenalmente, pero de pronto, se me empezaron acumular cosas porque también publicaba en la revista de la UNAM…
-Bueno, de cierta forma estabas cimentando un promisorio futuro…
-En efecto, estando ahí, Juan Villoro me invitó a publicar quincenalmente en el Suplemento Cultural de La Jornada cuando la dirigía y su segundo era Ricardo Cayuela, quien estuvo conmigo en la prepa…
-¿Y la carrera para cuando la terminabas?
-Uyy, pues con muchísimos esfuerzos, iba terminándola aunque con un retraso brutal y pasando materias a cuentagotas, lo que se llama un auténtico fósil.
-No te puedes quejar, ya estabas probando las mieles del triunfo…
-Pues no lo veía así, sino que en 1996, Pablo Hiriart me invita para que me encargara del Suplemento y Sección Cultural, así como de la Sección de Espectáculos del periódico La Crónica de Hoy que estaba ubicada en la calle de Rio Hudson en la colonia Cuauhtémoc.
-¿Y pudiste con el paquete?
-La verdad es que no estaba preparado para ese desafío, duré muy poquito en Crónica…
-Bueno, dice el dicho que cando una puerta se cierra otra se abre…
-Mira, que lo dices a la perfección. Luego estuve trabajando un tiempo corto en la Secretaria de Cultura, que antes se llamaba Instituto de Cultura de la Ciudad de México, con Alejandro Aura en la parte de bibliotecas y libro/clubes.
-¿Qué era mejor, ser borracho o cantinero?
-Ja,ja, indudablemente que es muchísimo mejor ser borracho que cantinero. Un trabajo muy padre e intenso. Trabajar con Alejandro Aura era una delicia, un tipazo, un ser humano extraordinario, con esa fuerza y vocación contagiosa para la promoción de la lectura.
-¿Cuánto duraste trabajando ahí?
-No me acuerdo con exactitud pero fue un buen rato, las oficinas estaban en el Metro San Cosme hasta 1998 cuando Cuauhtémoc Cárdenas toma posesión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.
-¿Mientras tanto, tu actividad de periodista estaba durmiendo el sueño de los justos?
-En enero de 1999, surge la revista Letras Libres de mi querido amigo Enrique Krauze, y Ricardo Cayuela mi compañero de prepa, llevaba un buen rato trabajando con Krauze en Editorial Clío y cuando lanzan a la luz pública la revista, Ricardo me llama para que les echara la mano, estaban pesadísimas cada edición y con el agua hasta el cuello de chamba
-¿Pero si estabas en la Secretaría de Cultura, cómo le hiciste?
-Exacto, me paga una lana para que le entrara a la edición por fuera y al siguiente mes, Enrique Krauze me contrata. Estuve trabajando de 1999 hasta octubre de 2001. Una vez estando ahí, empezó la edición española de Letras Libres en Madrid y entonces, Krauze nos manda a Ricardo Cayuela y a mí a Madrid…
-¿Qué coraje debió haberte dado verdad….?
-Ricardo Cayuela iba como Editor en Jefe, y yo, como Jefe de Redacción. De esta manera, estuve por allá poco más de 4 años chambeando duro…
-¿Y tu familia…?
-Bueno, allá nació mi hija.
-¿Rayos, porque no invitaste a la boda…?
-Ja,ja, mira mi estimado Edmundo, me empareje con la mamá de mis hijos, justamente cuando estaba trabajando en el Instituto de Cultura de la Ciudad de México en 1998, pero no estábamos casados y decidimos irnos a vivir juntos.
-¿Qué nacionalidad tenía tu pareja?
-Ella contaba con doble nacionalidad: argentina/mexicana, y para que pudiera ir conmigo a Madrid y con todos los papeles en regla, era mucho más fácil casarnos e hicimos una boda muy rápida…
-¿1999 el año de tu éxito…?
-Ahí te va… En tan solo dos semanas me casé, me cambié de país y justo una semana antes de irnos, la mamá de mis hijos me toma del brazo y me dice: “Julio, llevo dos semanas de retraso”… Puff, ya venía mi hija en camino.
-¿Donde pones el ojo, pones la bala?
-Ja,ja,ja. Deja platicarte que el ginecólogo le había advertido que debido a tantas pastillas anticonceptivas, lo más probable era que tardaría mucho en embarazarse y al primer mes. Zaz!!. Nace mi hija en España, pero al final de nuestra estancia en Madrid, se embaraza de mi hijo, nada más que en ese momento ya nos regresamos a México.
-¿Cómo te sentías de regreso a tu país, ya con una hija y otro en camino?
-Pues continúe trabajando con Enrique Krauze en Letras Libres. Guillermo Osorno me ofrece trabajar como Editor en Jefe de una revista que en su tiempo era la competencia de Chilango y que se llamaba “DF”, del mismo grupo que publicaba Gato Pardo y Travesías.
-¿Por fin, mejoraba tu situación económica?
-Sí, era otra posición….
-¿De cierta manera te dolió dejar a Enrique Krauze que te había ayudado a crecer?
-Enrique Krauze es una excelente persona, entendió a la perfección la situación. Me dio un abrazo muy afectuoso y me felicitó.
-¿Se rompió la relación editorial?
-No, para nada. Hasta la fecha sigo colaborando para Letras Libres y continúe teniendo una gran amistad con los Krauze.
-¿Y cómo te fue con tu nuevo proyecto?
-Cuando recibí la revista, estaba en números rojos y endeudada. Durante año y medio que estuve ahí, logramos enderezarla, pero los socios colombianos decidieron terminarla porque consideraban no era un negocio que redituara ganancias.
-¿A lo mero macho, te gustaba lo que hacías?
-Por cierto, en ese mismo periodo, me divorcié y al mismo tiempo me pregunté: ¿Julio, porque llevas tantos años editando suplementos y revista si realmente no te gusta?
-Bueno, el auto análisis siempre vale la pena…
Pues sí, como que me di cuenta y opté por hacer dos cosas..
-¿Echar la gûeva en un año sabático?
-Para nada, tenía dos enormes responsabilidades con mis hijos. Una: rematar un libro, el primero en solitario que publiqué “Conspiraciones” y que todavía circula por ahí, que habla sobre las teorías del complot.
-¿Cuándo lo escribiste?
-Estando en España, en una de las vacaciones que venimos a México y quien era en ese entonces la editora de Paidós, Laura Lecuona, una muy brillante autora, pero sobre todo, feminista y había sido mi compañera en la carrera, me llama y dice que estaban armando una colección bonita donde jalaban escritores que no escribían sobre sus temas habituales sino de un “hobbie” o un tema que les interesara, pero que no tuvieran que ver nada con sus intereses personales.
-¿Seguías escribiendo en revistas o periódicos?
-Sí, escribía sobre cine y literatura. La propuesta de Laura Lecuona me llamó mucho la atención, me metí de lleno a las teorías de las conspiraciones y teorías del complot, algo que me tenía muy obsesionado por razones que no te sabría explicar.
-¿Cuánto tardaste en escribirlo?
-Un par de años, la verdad, fue una investigación muy fuerte, le metí durísimo, además, era un tema que en México a nadie le interesaba.
-Bueno, ahora tenemos en la presidencia de México al Rey del Complot…
-Pues sí, gracias a Lòpez Obrador se empezó hablar más del complot. Pero en aquel tiempo… nada. Como que era un tema lejano y propio del mundo ruso o de la India. No parecía un tema central a la realidad de nuestra historia.
-¿Tuviste miedo que fuera ser un fracaso…
-El que no arriesga no gana y me dije: “No me importa”, total. Me lo aventé y empecé a convertirme en una especie de referencia en esos asuntos, justo cuando lo publico en 2005, Lòpez Obrador lo pone en auge con su clásico “complot”, y sin darme cuenta, era una voz frecuente en los medios de comunicación que no tenían a quien consultarle acerca de esas cosas…
-¿Ahora sí que te cayó como “anillo al dedo”?
-Exactamente, como anillo al dedo. Me dediqué en terminarlo y entregar a la editorial…
-¿De qué vive un escritor cuando no saca a la luz publica un libro y mientras se vende?
-Uyy, vive de milagro!!! Vivir como “Free lance”, es una auténtica pesadilla. Escribes y editas desde casa o desde donde puedas. Una verdadera paliza. Estuve mucho tiempo así, pero también, con mucho tiempo para mí, siempre estás con deudas hasta el cuello.
-¿Crees en los milagros?
-Vaya que pregunta!! Sucede algo totalmente inesperado. A Jorge Volpi lo designan director general de Canal 22 en el sexenio de Felipe Calderòn y me invita, junto con otro grupo de personas…
-Jorge un tipo muy inteligente.
-Fijate que sí. Cuando Volpi llega a la dirección general de Canal 22, hizo algo muy padre y valiente, que Canal 22 tuviera programación propia y lanza al aíre, una serie de programas dedicados a los libros, artes visuales, música, cine y otras cosas más, pero quiso conceptualizarlos con grupos de asesorías.
-Cómo se llamaba tu programa?
-Panel de libros y lo compartía con un par de poetas, un par de narradoras, un par de editores y dos promotores de la lectura. Fue algo muy productivo con discusiones muy arrebatadas.
-¿Cómo te sentías al frente de un programa de televisión si nunca lo habías hecho?
-En efecto, no sabía absolutamente nada de televisión solo la que veía, pero con esta cosa teatral que tengo…
-Pero era una óptima ventana para tu insoportable ente protagónico…
-Ja,ja,ja. Sí, sobre todo en las juntas. Al final desarrollamos el proyecto de programa y se lo llevo a Jorge Volpi…
-¿Qué te digo al respecto?
-Uy, pues creo que me lucí al máximo, le expliqué detalladamente que era un programa semanal y que no solamente hablaríamos de literatura en general sino de libros, desde la alta cultura hasta el libro popular como Harry Potter, etcétera. Que hablaríamos de los comics y sin que le hiciera el feo a la literatura de género con la finalidad de conectar con el mayor número posible de lectores y le digo: “Jorge, sólo falta que decidas tú, quien habrá de conducirlo”
-¿A quién habías propuesto para que fuera tu conductor?
-Se me queda viendo y con voz fuerte me dice.. Pues condúcelo tú!!!…
-¿Cuál fue tu reacción?
-Le dije: “No mames cabròn” ¿Cómo crees que yo voy a conducirlo? Además yo no sé hacer televisión y me dice de nuevo.. “Carajo, te estoy diciendo que lo conduzcas tú” o ¿Qué parte no entiendes?, y agrega: es que no te he dicho cuanto te voy a pagar…
-¿Cuánto te pagaban?
-Cinco mil pesos por programa. Mentalmente hago cuentas y le digo: déjame pensar un segundo… Siii! Imagínate, ganar cinco mil pesos semanales en 2006, estaba más que requeté bien.
-No te podías quejar, estabas como pez en el agua…
-Exacto, era un programa de libros y ayudábamos a pensar a la gente, grabábamos dos veces al mes, y ya con eso, teníamos un colchón de 4 a 5 programas. El programa tuvo una enorme aceptación, creo que eso ayudó para que Jorge me invitara también para conducir el noticiero de Canal 22 al lado de Laura Barrera y duramos poco más de un año al aire.
-¿Canal 22 era un grito en el desierto de la ignorancia para promover la cultura?
-Pues creo que era mucho menos que ahora. En ese entonces y a pesar de todo, había muchísima más vida cultural ni había sido desmantelada como sucede hoy en día.
-¿No era un suicidio tratar de impulsar un canal de televisión cultural?
-La televisión cultural en México por los altos grados de analfabetismo existentes, siempre ha sido y será el “patito feo”.
-¿Vamos, una televisión meramente decorativa, culturalmente hablando?
-Así es, ha sido y es vista como meramente decorativa.
-Me tienes asombrado, cuéntame que sucedió después…
-Cuando estaba al frente del noticiero de Canal 22, me llaman de Televisa porque estaba por aparecer el nuevo canal: FOROTV.
-¿Tenías en tus manos la gran oportunidad de tu vida?
-Después de muchos estira y afloja, me fui a Televisa.
-Cómo te recibieron y que trato recibiste?
-De maravilla. Muy generosos y muy cuates. Llego a conducir un programa con absoluta libertad durante casi siete años que se llamó “Final de Partida”, junto con Nicolás Alvarado, salvo la última etapa porque me quedé solo al irse Nicolás Alvarado como director general de TVUNAM.
-¿Cómo llegas a HORA 21 de FOROTV?
-Viene un cambio de programación en noticieros y me invitan a conducir HORA 21
-¿Qué sientes estar al frente de un noticiero con tanta audiencia y sobre todo, rompes los cánones de solemnidad y hablas como se te pega la gana?
-Existe una amenaza real de perder el piso cuando estas frente a las cámaras. Mira, cuando estuve haciendo Final de Partida, era un programa cultural de lunes a viernes, con un formato bastante raro de media hora, duró siete años al aire y se convirtió en un caso único en la televisión mexicana.
-Ni en Canal Nueve tuvo tanto éxito la televisión cultural…
-Exacto. No creo que la televisión privada en México haya aguantado un programa cultural durante tanto tiempo.
-En Televisa te ve muchísima más gente que en Canal 22…
-Eso es indiscutible. Sentí una enorme diferencia de reconocimiento público y con respecto al Canal 22, los ratings no llegan ni siquiera a niños.
-¿La televisión pública està condenada a ser ignorada?
-No, no lo creo. La televisión pública no tiene que ser ignorada.
-¿Te molesta que la gente te reconozca en la calle?
-No, para nada. Lo que pasa, es que ni yo me lo creo. Quizás, empecé a notar que era una persona muy conocida, por lo menos en las ferias de libros, me empezó a parar la gente con cierta frecuencia
-¿La fama marea?
-En mi caso no, aunque conozco muchos, pero muchos casos en los que sí ehh, hasta son ridículos.
-¿La fama nada más marea a los pendejos?
-Si mano.
-¿Salir en la tele, de verdad pierdes tu privacidad?
-Déjame confesarte que tuve muchos problemas con mi pareja –la mamá de mis hijos- Sinceramente, creo que exageró en su reacción a la notoriedad que te da la televisión.
-¿Ya dime la verdad, jamás has perdido el piso?
-Probablemente, en algún momento haya perdido el piso, pero hay que tener los tamaños para saber reconocer y aceptarlo.
-¿Cómo lograr recobrar la sencillez y humildad que te caracteriza ahora?
-Vaya con tus preguntas. Quiero pensar que eso me ha permitido no volver a perderlo, porque la visibilidad que te da un noticiero es una barbaridad.
-¿Crees que ya llegaste a la cumbre del éxito?
-No Edmundo, en ningún momento te estoy diciendo que sea mega famoso. Simplemente, son muchos miles de personas que te ven todos los días, pero de verdad, muchísimas.
-La gente ya no te pide autógrafos sino una “selfi pal feis”….
-Que chistoso… ¿verdad? Me gusta y lo aprecio mucho, pero tampoco, he tenido experiencias traumáticas con eso.
-¿Tu también eres un periodista “fifi”?
-Tengo la suerte de conocer y contar con la amistad de gente muy pero muy famosa de la televisión.
-¿Duele ser famoso o alguien destacado de la televisión?
-Yo diría que te pasa la factura. No puedes ir a comer al restaurante porque de alguna manera pierdes tu “privacidad”.
-¿Alguna vez te han agredido en la calle?
-Para nada. La gente siempre ha sido muy respetuosa. Nunca he padecido una agresión o fuerte crítica en la calle, al contrario, siempre ha sido buena onda, amable y respetuosa.
-¿De verdad te es incómodo que te pidan una foto aunque vayas acompañado?
-No, además, es cosa de un minuto, repito, no me es invasivo ni mucho menos desagradable, debo estar preparado para saber agradecer ese reconocimiento que me tributa inmerecidamente la gente.
-¿Cómo fue que Julio Patán saltó a la fama como por arte de magia?
-Quizás, se deba a que poco antes que me dieran la oportunidad de ser titular de HORA 21, estuve también como titular de Cultura con Carlos Loret de Mola en su programa Despierta de Canal 2, en donde te ve absolutamente todo el país y gran parte del mundo de habla hispana, y ahora, con Danielle Dithurbide, entonces se multiplica tu visibilidad.
-¿Los fines de semana vendes pepitas afuera de tu casa…?
-Ja,ja,ja. Hermano, tú más que nadie, sabe que no nos queda otra que chingarle muy duro. También estuve como columnista semanal en el diario Milenio, luego en el diario 24 Horas, nunca he soltado el rollo de escribir…
-Bueno, zapatero a tus zapatos…
-Si claro, pero es muy importante decirlo.
-¿Y tus libros…?
-Pues junto con pegado, es decir, al mismo tiempo de estar en el noticiero, sale mi libro México Bizarro.
-¿Qué diablos pasaba por tu mente porque en la pasada FIL de Guadalajara, te volviste un fenómeno, todo mundo quería estar contigo?
-La verdad, estaba sorprendido porque tanto la televisión como la radio, me encantan, los disfruto enormemente, pero también, he tenido demasiada buena suerte y me encanta.
-Esto me obliga a preguntarte ¿Quién demonios es Julio Patán que está por todos lados?
-Órale!!, pues una persona que hace todo eso para no tener que ir a una oficina ja,ja,ja. Mira, tú tampoco tocas mal las rancheras ehh. He visto tus entrevistas y mis respetos.
-De verdad, lo haces con gusto o es por una obligación de sacar para la papa?
-Te lo digo de verdad y con el corazón en la mano, es algo que me apasiona como no tienes idea.
-¿Te sigue dando miedo cuando vas “al aíre”, tanto en la tele como en la radio?
-No, ya no. Lo qué sí me pasa, es que hay un “subidón” de adrenalina sabroso, la verdad. El noticiero ya lo tengo como muy automatizado y requiere de mucha concentración pero sé lo que tengo que ir haciendo. Lo mismo me pasa los viernes en la sección que tengo con Danielle Dithurbide por las mañanas en Canal 2.
-¿Y cuando te llaman para programas especiales de “ultima hora”?
-Cuando hay una elección como la gringa, que requieren de tres o cuatro días de “cobertura full time”, igual sucedió con las elecciones presidenciales del 2018, ahí sí…
-¿Te hiciste “pipi”?
-Ja,ja,ja. Ya no es miedo, sino que hay un nervio muy cañón, es totalmente distinto, exige una total concentración mental y hasta excesiva. Son momentos en los que la información va llegando por goteo, tienes que improvisar muchísimo y llenar huecos.
-¿Te las “truenas” antes de ir al aíre?
-No, Fijate que no, ya son muchos años de fogueo.
-¿Te dictan “línea” tus jefes?
-De verdad es que no…
-¿Dices que no para no quedar mal con Azcárraga o con Bernardo Gómez?
-Sinceramente no. Evidentemente, hay una comunicación constante con el director de FOROTV y “más arriba”, porque hay temas que debes saber cómo abordar, pero insisto, jamás en Televisa me han dicho no hables de equis tema.
-¿Te prohíben hablar mal de AMLO?
-No, tampoco. Cero!!
-¿Corres el peligro de ser ajonjolí de todos los moles al salir en varios programas?
-Que buena pregunta y te la agradezco. Otra cosa que hago, pero no todas las semanas, porque de plano no me alcanza la agenda, es participar los viernes en el programa de Leo Zuckerman en “La Hora de Opinar” y la verdad, nos tiramos a matar, jamás nos han dicho absolutamente nada. Por supuesto que hay líneas editoriales y hay que tener cierta precaución al abordar ciertos temas.
-¿Con tantos cambios en Televisa, llegaste a pensar que ya te cargó el payaso?
-Nunca he sentido esa amenaza, pero sí, hay que saber que es un trabajo como cualquiera otro y con un destino impredecible.
-¿Un periodista como tú, nace o se hace?
-Uff, creo que se hace fundamentalmente, pero también, creo que –y sin hablar de mi-, los periodistas que han sido diferenciales en México, creo que deben tener aparte un talento, una sensibilidad, una óptica, un olfato, un instinto, incluso voy a decirte de una capacidad escénica que no se aprende…
-¿Un todólogo?
-Es decir, se aprende el oficio, se aprende el tiempo, se aprende a improvisar, se aprende a concentrar la información lo más posible. Todo eso se aprende y es un oficio único, pero hay una parte que debes de traer consigo mismo, la verdad.
-¿Un “feeling para llegarle a la gente?
-Algo así para hacer “toc”. Hay mucha gente en los medios que hace un trabajo muy serio, muy profesional y de ninguna manera son unos “Rock Star”, y creo que porque la falta de ese “strip”, que es el talento natural.
-¿Qué significa para ti que Jacobo Zabludovsky hiciera comentarios halagadores sobre tu trabajo?
-Uy, qué maravilla y me alegra mucho. Jacobo Zabludovsky no obstante lo polémico que fue. Era un periodista como ninguno en este país, con una capacidad de expresión única, con un rigor para el trabajo y una personalidad a cuadro extraordinarias, pero además, era un hombre súper culto. Con varias entrevistas memorables, su conversación con Salvador Dalí, con María Félix, extraordinarias, y eso, solo lo hace un periodista de raza y con una preparación potentísima.
-¿Qué es lo que se ha perdido en el periodismo analítico y político en México?
-Lo que se ha perdido, sobre todo en el lado liberal, es la capacidad de expresión que viene de la cultura y de la literatura. La izquierda -a veces facciosa y fanaticona-, lo tiene màs incorporado eso. Creo que la crítica y el periodismo, insisto, màs de orden liberal, se ha vuelto muy técnico y tecnocrático incluso, con un lenguaje duro y áspero.
-¿En México se sigue haciendo televisión para jodidos?
-A mí, no me gusta usar esa expresión del gran Tigre Azcárraga, pero es en su crudeza justa. Hacer televisión para jodidos no es necesariamente hacer televisión mala o denigrante y eso es lo que hay que entender. México ha hecho mucha mala televisión, pero también, ha hecho muy buena televisión para gente con poca educación formal y con poca formación cultural.
-¿Nadie es perfecto…?
-Tenemos que aprender a valorar y ver que no es nada fácil, digámoslo así. Se sigue haciendo mucha televisión para gente, insisto, con poca preparación formal, académica y con poco rigor cultural porque así es este país muy injusto.
-¿Echando a perder se aprende?
-No es necesariamente una mala televisión.
-¿Qué opinas del gran abanico que ahora existe con nuevas opciones televisivas?
-Siempre es sano que exista un gran abanico, la diversidad siempre ayuda. Televisa, en la que yo trabajo, creo que sigue siendo líder en muchísimos aspectos. Hay un oficio de muchos años y un saber hacer las cosas y que también es muy importante. Es la empresa con màs experiencia y la màs antigua en México en cuanto a la televisión privada.
-Quieran o no, fue la escuela de muchos…
-Claro! y para mí, también ha sido la mejor escuela
-¿Qué sientes verte en la televisión?
-Nunca lo hago, odio verme en la tele…
-¿Por qué…?
-En primer lugar, me molesta mi voz. Lo que no me gusta, literalmente, es verme en la tele.
-A la gente le caes bien porque no finges falsas posturas, eres auténtico…
-Uy, pues muchas gracias, espero lograrlo porque además, el proceso de hacerlo lo disfruto mucho. Me gusta estar en la tele pero no me gusta verme porque no reconozco mi propia voz, cuando la oigo me sucede exactamente lo mismo en la radio, no me gusta escucharme. Siempre que empiezo hacer algo nuevo en radio o en la tele, las primeras veces si me veo y escucho porque tengo que checar en lo que estoy fallando, pero luego ya no.
-¿Tú le crees a Julio Patán en lo que dice en la tele o en la radio?
-Sí, sí, totalmente. Lo que pasa, es que tengo buenos jefes, esa es la verdad. Desde que me invitaron hacer el noticiero HORA 21, me dejaron muy en claro que no tratara de convertirme en lo que no era, así de fácil. Me prohibieron estrictamente usar traje y corbata ni que se me ocurriera en imitar a los conductores de CNN. No hagas eso cabròn.
-¿En los noticieros puedes hacer lo que se te pegue tu regalada gana?
-Los noticieros requieren de cierta acotación ni tampoco es que puedas hacer lo que te dé la gana, obvio que no. Me permitieron hacer uso de mi propio estilo y con mi desmadre.
-¿Te aprendes los guiones de memoria y aparecer como un robotito de carne y hueso?
-Siempre reviso los guiones y los convierto idiomáticamente en algo que reconozco como propio, el guion es lo que lees en el pronter y siempre los he cambiado.
-¿Un conductor automatizado?
-No, yo no estoy aquí para ser portavoz del lenguaje oficial, jurídico ni técnico. Estamos aquí para traducirlo, no tengo porque usar las mismas palabras que utilizan los funcionarios, y en esa medida, es como puedo creer lo que estoy diciendo “al aire”.
-¿Cómo vez la relación de los medios con el gobierno de Lòpez Obrador?
-Lo voy a decir con toda claridad, extraordinariamente tensa y complicada por culpa del presidente Lòpez Obrador.
-¿Incluyendo los conservadores o los afines a su ideología?
-Bueno, depende de que medios ¿no? Si trabajas para La Jornada, pues està padrísimo. Perdón, pero La Jornada es el nuevo diario oficial y para decirlo con todas sus letras, tiene caricaturistas que son comisarios políticos. No està en un país sano democráticamente la posibilidad que el presidente torpedee de manera sistemática a los medios críticos. Es insano. Cualquier comentario en contra y eso lo sabemos, es un acto de propaganda. No es un acto de libertad ni el presidente es un ciudadano màs. El presidente debe mantener una relación de respeto, incluso con los medios màs críticos y este presidente no lo hace, como no lo hizo Donald Trump durante sus cuatros años ni tampoco lo hizo Hugo Chávez. Es gravísimo. Dicho esto, celebro la ética y valentía con la que se han mantenido muchos medios en un plano crítico, es decir, el presidente sigue haciendo berrinches porque los medios se han negado a no formar parte de una sociedad democrática y es muy sano.
-¿En México se està ejerciendo un periodismo heroico?
-Sin duda, pero desde hace tiempo, ¿pero sabes por qué?, en este país se están muriendo los reporteros y directores de periódicos y revistas. Que no se nos olvide. Definitivamente, en México se està haciendo un periodismo heroico y a diario se juegan la vida. Muchos compañeros están haciendo un periodismo valiente e íntegro. Eso, me parece hay que decirlo con todas sus letras. Ojalá que sigamos así, ojalá que el presidente cumpla con eso de que la libertad se respeta a ultranza porque es muy necesario el contrapunto crítico.
-¿De verdad ya basta con las mañaneras?
-Las mañaneras cotidianas, lo dije desde el principio, son una aberración. De ninguna manera son una rendición de cuentas como lo dicen los afines al régimen. No es un acto de información pública sino son actos de propaganda, y algo màs grave todavía, son una forma de gobierno, y digo que màs grave, porque es una forma de gobierno completamente incompetente, es decir, lo que estamos viendo es resultado de la improvisación permanente en las mañaneras
-¿Una comedia de equivocaciones?
-Nunca debieron de existir. No se debería utilizar el dinero público en eso. No se deberían utilizar los canales de televisión pública tampoco. Es una forma de propaganda y una forma indecente de usar los recursos públicos en su favor y electoralmente. Además de que son saturantes y distorsionantes, es decir, lejos de ser un mecanismo de información son un mecanismo de desinformación y confusión.
-¿Cómo has visto el manejo de la pandemia?
-La pandemia es ejemplar en ese sentido. El manejo de la pandemia en México y del gobierno federal, probablemente es el peor en el mundo, hay que decirlo también con todas sus letras, por el uso terrible que se le da a las mañaneras como vía de comunicación. El mensaje cruzado sobre el uso del cubre bocas. Las calumnias contra los medios que señalaban críticamente las estrategias de Lòpez Gatell y mintiendo descaradamente, es terriblemente dañino en una pandemia.
-¿Una absoluta irresponsabilidad?
-La mentira y el uso descalificador de la tribuna pública crean confusión y desorden, falsas expectativas como con las vacunas y la gente se acaba contagiando y muriendo.
-¿Seguimos siendo un país de agachados?
-No, creo que no.
-¿Cómo ves el complicado proceso electoral que se avecina?
-En el gobierno federal tienen que saber que pueden tener una elección muy complicada. Hay muchísimo descontento. Se habla mucho de la popularidad del presidente e inexplicablemente sigue elevada, pero también, hay una enorme cantidad de inconformes con el presidente, pero sobre todo, son su entorno, y eso, lo dicen los levantamientos estadísticos y las encuestas.
-¿Tenemos el presidente que merecemos?
-Hay una enorme inconformidad con el desempeño del gobierno en general.
-¿A dos años de distancia, continuará la luna de miel con el pueblo bueno y noble?
-No ha caído tanto como se debería de suponer, pero ha caído mucho la popularidad del presidente, entonces, creo que saben que tienen enfrente a una elección muy complicada y saldrá a votar muchísima gente, y seguramente, votarán en contra de ellos.
-¿Tendrá el valor el presidente de reconocer que no puede con el paquete y mejor se va?
-No hombre, jamás. El presidente es incapaz de aceptar el mínimo error. Lòpez Gatell sigue en la subsecretaría de salud y a cargo de la pandemia, un ejemplo màs contundente que eso, no puede haber y lo sigue planteando como si fuera una gran elección de personal.
-¿Crees que se vaya a poner violento el México bronco?
-Espero que no, híjole, me haces una pregunta muy delicada. Hay señales muy malas, la crisis económica que estamos padeciendo es gravísima. Una crisis producida por la pandemia, pero antes de eso, producida por la llamada 4ª transformación y por las equivocadas decisiones del presidente.
-¿Se cumplirá cabal, adecuada e intensamente la vacunación contra el COVID19?
-Me preocupa mucho el tema de la vacunación. Han mentido con todos los dientes. Mintieron con lo de la vacuna de Pfizer en días pasados. No habrá las vacunas suficientes de manera rápido, ni van a cumplir con el programa de vacunación. No tienen capacidad para vacunar a la gente. Tienen pocas vacunas y sin embargo no pueden ni siquiera administrárselas a la gente y las tienen embodegadas.
-¿Llegaremos al grado de la desesperación social?
-Esto va a causar muchísimo descontento. Llevamos un año de encierro con una muy lamentable pérdida de empleos y angustia, sin embargo, lejos de mejorar la situación empeora día con día. La gente tiene una esperanza justificada en las vacunas y la frustración de esa esperanza puede ser muy peligrosa.
-¿Y en cuanto al crimen organizado?
-Súmale eso que ya està ahí. El crimen organizado y lo que sigue, demostrando que son incapaces de controlar
-¿Un comunicador como tú, tiene caducidad?
-Creo que todos tenemos una caducidad, sin duda y màs en la televisión particularmente. No sé cuál sea esa caducidad y tiendo no pensar en ello, aunque me gusta pensar que para mí caducidad definitiva, todavía falta porque me gusta desempeñarme en diferentes ámbitos, y en uno de esos, todavía puedo dar bastante guerra.
-¿Qué programa de televisión te gustaría conducir sin la rigidez de un noticiero?
-Me gustan mucho los leitshows gringos y la libertad que te da ese formato.
-¿Crees que te darán chance en Televisa de poder llevar a cabo?
-No creo que sea el momento de hacer algo así en México porque està muy dominada la agenda televisiva y es normal y comprensible.
-¿Por qué?
-Por la política y por lo inmediato. El mundo està muy acelerado y están pasando muchas cosas y tenemos que concentrarnos y no es una forma de hacer televisión que sea habitual en México, para nada!!
-¿Cuál ha sido el día màs triste que has vivido?
-Uff, hay una mezcla de tristeza, enojo y voy a llamarlo desasosiego, el último espaldarazo, digámoslo así, del presidente Lòpez Obrador a Lòpez Gatell. Me explico y no es porque esté atado tanto a lo noticioso, sino porque es como la representación en una escena de todo lo terrible que nos està pasando, con la persistencia de un tipo tan incapaz y cínico.
-¿De verdad, tenemos a un presidente que ignore realmente lo que le pasa a México?
-El presidente Lòpez Obrador entiende muy bien ciertos aspectos de la realidad nacional, pero también, entiende nulamente un montón de otros aspectos. Entiende los aspectos emocionales de la agenda pública. Sabe cómo mover a la gente y tiene esa conexión. Entiende como se conserva y aumenta el poder en el país.
-¿Qué es lo que entiende a la perfección?
-Las frustraciones, angustias y rencores de una parte muy importante de la población, cosa que está bien, hasta entiende como utilizarnos muchas veces y de manera muy mala.
-¿Ahora dime qué es lo que no entiende?
-No entiende el mundo en el que vivimos. No es posible que una agenda como la que impulsa el presidente en cuanto a los energéticos, en seguridad pública, en la despenalización del aborto y de las drogas. No hay manera de que un hombre que lanza este tipo de iniciativas o las bloquea, en su caso, tenga conciencia del mundo en el que vivimos. Además, no entiende la tecnología ni el peso de la ciencia, pero sobre todo, no tiene empatía o por lo menos, no nos ha demostrado que la tenga y lo que le está pasando a nuestro país es muy cruel.
-¿Aunque duela decirlo, es el presidente màs ignorante que hemos tenido?
-Vaya, que pregunta tan difícil me formulas… Es el que tiene màs áreas de ignorancia, definitivamente sí. No conozco a uno con esos niveles.
-¿Vicente Fox era un ilustrado junto a él?
-Fox, cuando menos, entendía el mercado y entender el mercado no es entender poco ¿pero sabes qué?, también entendía los principios básicos de una democracia…
-¿Una democracia perfecta?
-No, no estoy diciendo que haya sido una democracia perfecta, pero tampoco violentó los principios básicos que sí se están violentando ahora, y eso, ya es mucho màs.
-¿No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre?
-Hay una responsabilidad, por supuesto, colectiva, ciudadana y de muchísima gente sí. Es decir, porque uno tiene que asumir su responsabilidad a la hora de votar y también en el día a día. Ver la terquedad y el egoísmo de esta gente es terrible.
-¿Estamos cayendo en una militarización orillada por una ignorancia?
-No sé si sea por ignorancia, te lo digo sinceramente. ¿Estamos cayendo en una militarización? Obviamente sí. No sé de donde venga esta militarización. No està en los antecedentes de Lòpez Obrador la pulsión militar reciente y a la que se ha entregado. No sé de donde venga ni a donde vaya, pero es una terrible noticia.
-¿Crees que nos vaya ir del cocol con Joe Biden?
-Vamos a tener una muy mala relación que està provocando Lòpez Obrador. No sé si se està jugando la carta anti yanqui con mira a las elecciones o sea porque le ganan sus instintos y le tiene una antipatía a Joe Biden, así como sentía una gran simpatía por Donald Trump, incomprensiblemente o esté buscando una justificación al desastre en el que estamos metidos y que abarca prácticamente todos los ámbitos de la vida pública, pero vamos a tener una relación muy tensa.
-Julio faltan 20 minutos para que entres “al aire” en tu noticiero. Muchas gracias por tu tiempo ¿Qué sientes ser entrevistado?
-Te agradezco muchísimo, me encantó platicar contigo. Reconozco tu profesionalismo y agudeza.
-¿Por último, si tuvieras la oportunidad de entrevistar a Dios que le preguntarías?
-Uta madre, que pregunta!! ¿Me prometes que ya es la última? … Uff, le preguntaría ¿Qué demonios pasa con el Cruz Azul?. Edmundo querido, muchas gracias por esta deliciosa e interesante charla. Lástima que fue a distancia porque hubiera sido mejor con una chela.

Artículos relacionados