fbpx
Gobernador de Yucatán hace renta millonaria de helicóptero

MÉRIDA.- De acuerdo con Sol Quintana Roo, el gobernador panista de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, rentó un helicóptero a la empresa “B3-Flyservices S.A. de C.V.”, filial de Sky Plus, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable (SAPI de C.V.), ambas son propiedad de Ismael Flores Ramos, sujeto envuelto en escándalos de ventas ilegales de tierras en Guanajuato.

Según el contrato número GEY-S SP-044/2019, el mandatario estatal panista yucateco rentó el aparato por un plazo de 50 meses, es decir, cuatro años dos meses, por la cantidad de $10’750,000.00 dólares (Diez millones setecientos cincuenta mil dólares), más el Impuesto al Valor Agregado (IVA), es decir $249,400,000.00 (Doscientos cuarenta millones de pesos 0/100 MN).

La aeronave que comenzó operaciones desde el pasado 10 de enero, es un helicóptero es de ala rotativa marca BELL Modelo 429, categoría BI-TURBINA; equipado con flotadores de emergencia, una grúa de rescate con arnés capaz de soportar hasta 3 personas, cámara con sensor óptico de alta resolución, sensor térmico de alta capacidad y medidor de distancia laser.

Además, cuenta con un faro de seguimiento para búsqueda que se sincroniza con la cámara, radar meteorológico, cortacables, así como rastreador satelital en tiempo real reportando a la SSP.

Pese a las constantes peticiones de información para conocer la bitácora sobre los vuelos de la aeronave, las dependencias involucradas negaron la petición bajo el pretexto de que es información clasificada.

La empresa arrendadora es B3-Flyservice SA de CV, representada por Ismael Flores Ramos, tiene domicilio en la Calle Avenida Poniente 128, número exterior 788, número interior 101, de la colonia Industrial Vallejo del Municipio de Azcapotzalco, Ciudad de México, Código Postal 012300.

Sin embargo, esta compañía es filial de Sky Plus, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable (SAPI de C.V.). En el acta constitutiva de esta empresa con fecha del 31 de julio de 2013 ante el notario público 150 del Distrito Federal se nombra que sus accionistas son Ismael Flores Ramos y Lorena Mendoza Carmona.

Entre los objetivos que “Sky Plus SAPI de C.V.” enlista dentro de su acta constitutiva, únicamente uno de ellos se refiere al área de aeronáutica y el resto tiene que ver con la compra, venta, promoción y distribución de equipos de seguridad.

Pero no sólo “B3-Flyservice SA de C.V.”, propiedad de Ismael Flores Ramos, es considerada una empresas fantasma sino también “Sky Plus SAPI de C.V.” cuyo domicilio está en Fábrica de Armas #5 interior 2 de la colonia Lomas de Chamizal, en Cuajimalpa de Morelos, Ciudad de México es falso.

Tras hacer una inspección, se comprobó que ahí opera una distribuidora de cosméticos denominada Phyto, y sus trabajadores desconocen tanto a Ismael Flores Ramos como a Lorena Mendoza Carmona.

Cabe señalar que la empresa “Sky Plus SAPI de C.V.” fue promotora del primer parque aeroespacial en el Puerto Interior de Guanajuato y está vinculada directamente con la operadora del programa Escudo, Seguritech.

En la compra de las tierras figura la participación del gobernador panista Miguel Márquez Márquez, pues la venta del terreno de más de 78 hectáreas de extensión se vendió a un precio regalado, es decir, cuatro veces menor al valor comercial.

Lo inverosímil es que la empresa fue beneficiada cuando todavía no estaba constituida. Casi dos meses después de la aprobación de la compraventa por el Consejo del Puerto Interior se creó la empresa “Sky Plus SAPI de C.V.”, el 5 de junio del 2013.

El derrocha del gobernador Mauricio Vila, en la renta de helicóptero a las empresas fantasma de sus correligionarios de otros estados, denota que Yucatán se ha convertido en la fuente de recursos para trabajar en su aspiración a la candidata del PAN a la presidencia de la República.

Es también inaceptable que en medio de la crisis sanitaria por el Coronavirus que azota a Yucatán y a todo el país, ante la ola de contagios y decesos, y a las constantes quejas por la falta de atención del gobierno que encabeza Mauricio Vila a los grupos vulnerables, así como el reparto de alimentos y dinero en forma partidista a sus más allegados, sale a relucir una nueva acusación en la que se pone en evidencia un millonario “negocio” a costa del dinero público.

Y lo peor del caso es que el gobernador panista sigue sin esclarecer el gasto de los $44 mil 096 millones 239 mil 578 pesos del presupuesto de Egresos de 2020.

Aunque parezca una exageración, esa cantidad de dinero tendrá en sus manos. Según el decreto de ley 159/2019 por el que se emite el Presupuesto de Egresos del Gobierno del estado de Yucatán para el Ejercicio Fiscal 2020 publicado en el diario oficial se conforma por la cantidad de $3 mil 016 millones 083 mil 846.00 pesos de ingreso propio de las entidades, adicionales a los recursos fiscales por $4 mil 700 millones 168 mil 226 pesos; así como de $15 mil 764 millones 717 mil 506 pesos proveniente de gasto federalizado no etiquetado y $18 mil 610 millones 650 mil pesos del gasto federalizado etiquetado y $2 mil 4 millones 620 mil pesos de ingresos por financiamiento, tal como lo señalan los criterios de clasificación definidos por el Consejo Nacional de Armonización Contable.

El total de estos recursos fue de $44,096,239,578.00 (Cuarenta y cuatro mil noventa y seis millones doscientos treinta y nueve mil quinientos setenta y ocho pesos 0/100 MN), mismos que a nueve meses del presente año no se sepa en que se han gastado, mientras la sociedad yucateca sufre de las carencias de servicios estatales de salud, educación, de impartición de justicia, etcétera.

Lo más cínico es que el mandatario estatal panista es que se atrevió a solicitar un empréstito por mil 728 millones de pesos, mismo que le fue rechazado por los legisladores del Estado de Yucatán. Pero todavía no todo está dicho, pues lo que no les gustó a los legisladores fue el plazo que se proponía para para pagar de 20 años.

Sin embargo, los legisladores argumentan que el no buscar una forma de financiamiento los graves efectos golpearán a la sociedad porque debido a la pandemia se estima la pérdida de hasta 80 mil empleos en sectores de construcción, manufacturero, comercio y de servicios, que son los que más aportan al PIB estatal. El desempleo provocaría que más de 160 mil familias yucatecas caigan en la pobreza extrema.

Lo cierto es que mientras sigue la disputa entre diputados y gobernador por dejarle a Yucatán una deuda de más millones, ellos gastan a su antojo en supuestas contrataciones de bienes y servicios que son muy difíciles de comprobar, comenzando por las asesorías que solo sirven para jalar dinero con empresas factureras que realizan consejerías fantasmas.

 

¡FIASCO DE VILA!

Cabe recordar, Tras su inicio el 13 de septiembre pasado, el nuevo Plan de Movilidad Urbana implementado por el Gobierno del Estado, encabezado por Mauricio Vila Dosal, ha demostrado ser un rotundo fracaso, pues hay un rosario de quejas por parte de los usuarios del transporte público y de la ciudadanía en general.

Además, el Plan en sí es un despilfarro de recursos del Erario Público, pues el costo de las macetas y la inversión realizada por las autoridades está muy por arriba del costo habitual de los recipientes con las mismas especificaciones en numerosos viveros de la ciudad.

El fallido proyecto ha desatado las molestias de las personas, que pasan ahora más penurias para llegar a sus lugares de destino, además de numerosas quejas de los vecinos del Centro de la ciudad, quienes tienen que dejar ahora sus vehículos a la vuelta de sus casas, pues ya no pueden estacionarlos en frente de sus moradas.
Sin embargo, Mauricio Vila, lejos de dar su brazo a torcer, anunció que al proyecto todavía se le sumará un Plan de Infraestructura de Ciclovías, en el que se realizará una inversión de 111 millones de pesos.

Negándose a aceptar rotundamente su fracaso, el Gobierno del Estado, encabezado por Vila Dosal, implementó parches al fallido Plan de Movilidad Urbana con la puesta en marcha de puntos de interconexión. Además, el precio de los maceteros fue superior a los 5 millones de pesos, una cantidad exorbitante.
El director del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano
Territorial (IMDUT), Aref Karam Espósitos, informó en su momento que a la fecha se han instalado 757 macetas de un total de 2,000 que serán colocadas en el Centro Histórico, como parte del Plan de Mejora de la Movilidad Urbana en esa zona de la ciudad.

Cada maceta, indicó, es de concreto y mide 40 por 60 y 85 centímetros, y pesan un total de 264 kilos. Están fabricadas con las especificaciones recomendadas por el comité de expertos tanto en el volumen como en la altura necesarias para alojar a las variedades de plantas de la región y cuentan con orificios para el drenaje adecuado del agua en entornos urbanos.

El funcionario agregó que hasta el momento estas macetas se han estado adquiriendo por conducto de varios proveedores de la región peninsular que puedan cumplir en tiempo, calidad y precio, que en este caso es de $2,700 cada una.

Sin embargo, es necesario hacer un paréntesis en este punto, pues en numerosos viveros y con proveedores especializados en la venta de macetas los precios de éstas, con las características especificadas con anterioridad, oscila entre los $900 y $1,300 cada una.

De hecho, en la Plataforma Nacional de Transparencia no se aprecia documento alguno que avale la adquisición de estas macetas, pero sí solicitudes de personas morales que demandan conocer los gastos hechos por el Gobierno de Mérida para la puesta en marcha del citado nuevo Plan de Movilidad Urbana.
También es importante plantearse la idea de si las autoridades pensaron con detenimiento qué plantas colocaron en las macetas, pues en muchas de estas sembraron ceibas, un árbol de gran follaje, que al crecer indudablemente romperá los costosos recipientes.

En fin, Karam Espósitos subrayó que este proceso de adquisición está en curso, pero que al concluir los plazos que marca la norma, se dará a conocer de manera pública y transparente, lo que hasta la presente fecha no se ha realizado.

El funcionario agregó que las calles que ya cuentan con macetas son las siguientes: la 60 entre 69 y 57; la 62 entre 67 y 57; la 63 entre 66 y 52; la 61 entre 66 y 54; y la 56 entre 69 y 65.

Sumado a todo esto, las autoridades estatales no quieren reconocer el fracaso y el despilfarro de recursos que ha representado la reubicación de paraderos, impuestos sin el consenso ciudadano.

Hay que recordar que meses atrás, en el marco de una reunión virtual de trabajo entre autoridades estatales, empresarios, comerciantes y supuestos expertos en materia de movilidad urbana, se implementó de manera agresiva la reubicación de paraderos, disfrazado de un nuevo Plan de Movilidad Urbana, el cual fue puesto en marcha sin haberse jamás consultado a los ciudadanos.

Dicho plan fue ideado por los pensantes del Gobierno del Estado, destacando los del IMDUT, que encabeza Aref Karam Espósitos, el cual plantea que la reubicación de paraderos iba a representar la mejor solución para desconcentrar del Centro de la ciudad el recorrido de las unidades de transporte.

Pero la realidad es que los resultados han sido un auténtico desastre, lo que ha afectado hasta la fecha a miles de usuarios que, furiosos y hartos de este nuevo plan, a diario manifiestan su enojo en las redes sociales.
Incluso el nuevo Plan de Movilidad Urbana sorprendió a los habitantes de la zona del Centro de la ciudad, pues varios vecinos al salir de sus casas descubrieron que ya no podrán estacionar sus vehículos frente a ellas y que incluso podrían ser multados si no respetan las nuevas condiciones.

Un ejemplo de esta sorpresiva circunstancia fue compartida a través de las redes sociales por un matrimonio que habita en la calle 61 por 48, que fue multada por policías municipales al estacionar su motocicleta en la zona con conos.

Ante el señalamiento de los elementos policíacos, el matrimonio optó por subir el vehículo a la acera, por lo que también se hicieron acreedores a una nueva sanción.

“Nosotros vivimos acá”, señaló la dama que dialoga con el agente; “Ustedes no nos están dejando opciones. Si lo ponemos en la banqueta o la ponemos (por la moto) ahí, nos quieren multar. ¿Qué solución nos dan?”, pregunta la mujer.

Por su parte, el agente da lectura a los artículos que lo facultan para levantar la multa por estacionar la moto tanto en la acera como en la zona restringida, frente a su vivienda.

“Artículo 265, Fracc. XXIII.- Por estacionarse en las aceras o banquetas, andadores, camellones y otras vías reservadas a los peatones”, lee el policía y añade, “Sobre los conos. No respetar la zona restrictiva, prohibido estacionar, área enconada. Es el artículo 312, Fracc. XVIII. En la acera o en área enconada, está infringiendo el reglamento”, explica el policía al motociclista, quien obviamente estaba incrédulo.

Entre argumentos de unos y otros, el agente policíaco dice que la solución es del Gobierno del Estado, por lo que va a su patrulla para regresar y entregar a los confundidos vecinos un folleto sobre el cambio de los paraderos del transporte público, donde también están los números telefónicos y la dirección a donde pueden acudir para resolver la situación que hoy enfrentaron.

Finalmente, y de forma cínica, los agentes policíacos invitan a los vecinos a “subir” el vídeo a las redes sociales.

Ni las inclemencias del clima en esta maratónica temporada de huracanes modificó la reubicación de los nuevos paraderos, por lo que mucha gente pasó un verdadero calvario durante las intensas lluvias que prevalecieron antes y después de la llegada de los meteoros “Gamma” y “Delta”.

Es evidente que debido a que ha subido de tono las amenazas de los usuarios, que lejos las autoridades de escucharlos y atender correctamente sus demandas, ahora salen con el novedoso proyecto de la creación de 5 circuitos de interconexión, que supuestamente los expertos aseguran que acercan de manera ágil y gratuita a los usuarios del transporte a sus nuevos paraderos, lo que parece una ironía para el nuevo Plan de Movilidad Urbana, pues se requerirán de más unidades de transporte, y uno de los objetivos era precisamente evitar que el usuario aborde menos unidades para llegar a su destino, procurando cuidar su salud ante la pandemia que azota al planeta.

A su vez, lo anterior significa naturalmente otro gasto millonario del erario público y seguir con el mismo remedio de tener paraderos en lugares distantes, con escasos camiones y en su interior la gente sorteando el Coronavirus debido a la locura de haberse implementado en el interior de estas unidades pedazos de plástico que siempre están sucios y manchados por el constante roce de las personas que se van sentando en cada recorrido.
En pocas palabras, el plan de reubicación de paraderos simple y sencillamente ha sido un fracaso, pero los expertos no quieran dar su brazo a torcer, por ello la implementación de estos puntos de interconexión y de nueva cuenta los famosos “amigos del transporte” serán los encargados de iniciar una vez más el reparto de folletos sobre esta “genial idea”.

Es lamentable que los usuarios de este servicio se les trate como si fueran conejillos de indias con tantos cambios, desórdenes en las nuevas direcciones de los paraderos, pues muchos operadores realizan ajustes de buenas a primeras sin aviso alguno a los interesados, unidades en pésimas condiciones, escasos camiones para una determinada ruta y demás irregularidades.

Es por ello que este nuevo cambio lo único que sigue demostrando es que este Plan de Movilidad Urbana ha sido un auténtico fracaso y una falta de respeto para la gente que vive en la capital yucateca.
Sin embargo, a pesar del fiasco del nuevo Plan de Movilidad Urbana, el Gobierno de Yucatán y el Ayuntamiento de Mérida anunciaron un Plan de Infraestructura de Ciclovías en esta ciudad, con la intención de reducir los riesgos de contagios de Covid-19 y mejorar la movilidad urbana.

El gobernador Mauricio Vila Dosal informó que se construirán 71.7 kilómetros de ciclovías para que los yucatecos puedan trasladarse en distancias cortas en menor tiempo sin contaminar el medio ambiente y fomentando un estilo de vida saludable.

A pesar del despilfarro de recursos en el fallido nuevo Plan de Movilidad Urbana, para este proyecto se invertirán 111 millones de pesos y la intención es, supuestamente, generar una alternativa de movilidad más segura y saludable para los que transitan en bicicleta, por lo que se espera que se llegue en total a los 130 kilómetros de ciclovías articuladas en la capital yucateca.
Así, podríamos plantearnos las siguientes interrogantes:
¿Está contemplado el tráfico que se generará?
¿Cuánto nos va a costar financiar estos transportes?
¿Será necesaria tanta inversión para un proyecto fallido?
¿Será plan para aumentar el precio del transporte a corto plazo?
¿Es tan difícil para Mauricio Vila poner a alguien capacitado a cargo?

Comentarios

comentarios