fbpx Gerardo Murillo, Dr. Atl: Pasión por los volcanes | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

CIUDAD DEMÉXICO.- A 56 años del fallecimiento del extraordinario artista plástico, filósofo, escritor, geólogo, vulcanólogo, crítico de arte y activista político, Gerardo Murillo mejor conocido como “Dr. Atl”, SURA Asset Management México conmemora su obra y su legado a la cultura que permanece hasta nuestros días.

Existen diversas versiones acerca de su seudónimo “Dr. Atl” que quiere decir agua en náhuatl. La primera es que fue el poeta argentino Leopoldo Lugones quien lo bautiza así y la segunda es que él mismo lo adopta debido al rechazo que tenía de todo lo español.

En la obra del Dr. Atl resaltan la serie de estudios que realizó sobre los volcanes nacientes como el Paricutín, así como volcanes en plena erupción, sin temor alguno al estar cerca de ellos. Su pasión era tal que ni siquiera, al perder una pierna después de una expedición se alejó de éstos. Además, creó el “aeropaisaje”, sobrevolando en helicóptero para pintar las incandescentes montañas.

Atl inventa sus colores secos en la resina, que se trabajan como el pastel, pero más resistente que este. Su idea era tener colores que lo mismo sirvieran para pintar sobre papel, sobre tela o sobre una roca del Popocatépetl. A estos colores los denominó “Atls-colors” del que decía que su principio era el de la encáustica griega. El Dr. Atl nace en Guadalajara el 3 de octubre de 1885. Estudia pintura en San Carlos y marcha becado en 1896 a Europa donde asiste a los cursos de Antonio Labriola, Enrico Ferri, Emilio Durkheim y Henri Bergson; visita los museos y conoce el arte europeo de diversas épocas.

En 1900 obtiene en París una medalla de plata por el “Autorretrato” que presenta en la Exposición Internacional. Gerardo Murillo se doctora en Filosofía y Derecho en Roma; viaja a pie de la Ciudad Santa a París y de allí a Madrid: “… conocí todas las veredas y caminos extraviados”, dice con gusto por su predilección a caminar.

En 1911, poco después de que la revolución estallara en México, regresa a Italia y publica en París, junto con Luis Quintanilla, el periódico La Revolution du Mexique, en el que atacaba el régimen de Victoriano Huerta. Tres años después regresa a México y se incorpora a las fuerzas de Don Venustiano Carranza; organiza batallones de obreros; impulsa la “Casa del Obrero Mundial” y dirige su periódico “La Vanguardia”, junto con José Clemente Orozco en 1915. En 1921 conoce a Carmen Mondragón, mejor conocida como Nahui Olin, seudónimo que le puso Gerardo Murillo, con quien tuvo una relación. Vivieron en el exconvento de la Merced, donde el amor los hizo rodar por el tiempo como una bola de fuego. Tal y como lo describe Mallard, “una relación tan intensa entre una volcana y un vulcanólogo tenía que hacer erupción”.

En 1956 recibió la Medalla Belisario Domínguez que otorga el Senado de la República y dos años después se hizo acreedor al Premio Nacional de Bellas Artes.

SURA, a través de la Colección SURA Asset Management tiene el enorme privilegio de contar con 10 magnificas obras del Dr. Atl.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios