fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.— El Pleno de la Cámara de Diputados eligió a la priista Dulce María Sauri para presidir la Mesa Directiva de San Lazáro durante el tercer y último año de la actual Legislatura.

⇒ La plantilla, encabezada por Dulce Maria Sauri, recibió 313 votos a favor, 123 en contra y 21 abstenciones, con lo que se consiguió la mayoría calificada, es decir, las dos terceras partes de la Cámara baja.

Los diputados Dolores Padierna, de Morena; Xavier Azuara Zuñiga, del PAN, y María Sara Rocha Medina, del PRI, fueron elegidos como vicepresidentes. Los nuevos integrantes de la Mesa Directiva rindieron protesta en medio de protestas de diputados del Partido del Trabajo, bancada que buscaba la dirigir San Lázaro de la mano de Gerardo Fernández Noroña.

⇒ Esta fue la segunda ocasión en la que Dulce Maria Sauri buscó ser elegida para el cargo, después de que el lunes su planilla solo recibió 278 votos a favor, por lo que no alcanzó la mayoría calificada.

En su intervención en la sesión de este miércoles, Fernández Noroña —quien buscaba presidir la Mesa Directiva—, acusó una “operación de Estado” para imponer en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados a Dulce María Sauri.

En respuesta, el coordinador de los diputados del PRI, René Juárez Cisneros, afirmó que a ellos no los “mueven intereses perversos, no tenemos el deseo de lastimar a nadie”; hizo un reconocimiento a los legisladores de Morena “por observar y respetar la ley”, y, rechazó que existan intervenciones de otros poderes en las decisiones del Legislativo.

Mientras que el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, enfatizó que “la ley se respeta sin maniobras”. Advirtió que su bancada quiere “una presidencia institucional, respetuosa”. También rechazó cualquier intención de intervención de cualquier integrante del Gobierno de la República.

Te recomendamos: 

Dulce María Sauri no alcanza mayoría calificada para Presidencia de Cámara de Diputados

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.