Fase dos de Torre Mítikah no fue autorizada; gobierno capitalino revisa el proyecto

124

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de marzo (AlmomentoMX).- El proyecto Mítikah, en su fase dos, que corresponde a dos torres de 35 pisos y el centro Bancomer, de cinco niveles, es revisado por autoridades capitalinas, debido a que en su tramitación hubo irregularidades y su viabilidad estaría en riesgo.

De acuerdo con El Heraldo de México, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y la secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda, Ileana Villabolobos, en conferencia de prensa, insistieron en que este proyecto a desarrollar no es viable por el impacto urbano en el Pueblo de Xoco, en Coyoacán.

“Desde nuestra perspectiva, la construcción de esas dos torres genera un impacto urbano que no es suficiente con la mitigación que han estado presentando, por eso nosotros decíamos que se cancelaba una de las torres por lo menos. Por lo pronto esa fase dos no está autorizada.

Y el proyecto que tienen que presentar tiene que disminuir la densificación de toda esa zona porque el impacto urbano es obvio y evidente”, sostuvo la mandataria capitalina.

Con el propósito de cambiar el proyecto aprobado el 13 de julio de 2018, el desarrollador inmobiliario ingresó un oficio, con número de expediente SDU1811466-01, a la Oficialía de Partes de Seduvi, para solicitar la modificación del proyecto denominado Mítikah.

Su intención era aumentar 16 mil 770.09 metros cuadrados al total de la construcción.

Pero este trámite no ha sido autorizado, pues, para dicho fin, debió realizarse un nuevo Dictamen de Impacto Urbano.

Sheinbaum reconoció que los desarrolladores inmobiliarios realizan obras de mitigación en áreas como drenaje o movilidad, sin embargo no son suficientes para la zona.

“Ellos están haciendo obras de mitigación (…) pero en lo que se refiera a la fase dos nuestra posición es que esa densificación de oficinas no tiene justificación urbana e inclusive puede tener problema de rentas, porque hay una sobreoferta de oficinas en la Ciudad de México”, afirmó.

Ileana Villalobos comentó que la deliberación se realizó con base a las documentales que poseen.

“Lo que nosotros observamos: este tipo de modificaciones, una vez que rebasen los 10 mil metros cuadrados, deben someterse nuevamente a una evaluación de impacto urbano,

“Es decir, el promovente estaba obligado a presentar un nuevo estudio de impacto urbano, sin embargo con estos elementos y con el estudio del resto de las documentales la determinación orientada determinamos que en lo que corresponde a esta zona del proyecto no contaría con un impacto urbano posible”, sostuvo.

En conjunto, las dos torres y el Centro Bancomer suma más de 181 mil metros cuadrados de construcción.

Además, de una tercera fase que se contemplaba y se cabildeó con las autoridades, no se tiene registro alguno.

Mientras que las fases cero, donde está el Hospital San Ángel Inn y un edificio de 23 plantas completados; y la uno, en la que se levantó Torre Churubusco, de 35 pisos, y se trabaja en la Torre Mítikah, de 65 niveles, no hay alguna irregularidad que conlleve alguna cancelación o suspensión.

AM.MX/fm

 

Comentarios

comentarios