fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.— El mundo del espectáculo en México se viste de luto. Raymundo Capetillo, reconocido actor de cine, teatro y televisión, falleció la madrugada de este lunes por complicaciones relacionadas al Covid-19.

La cantante Ella Laboriel dio a conocer que el pasado 4 de julio,  el actor —reconocido por su participación en telenovelas— como Rosa salvaje, Soñadoras y Velo de Noviahabía ingresado a un hospital privado por complicaciones relacionadas al virus. “Amigos queridos, Raymundo Capetillo, mi hermano del alma, está internado por el Covid-19, les pido sus oraciones”, escribió.

Imagen

La noticia de su muerte fue confirmado por Asociación Nacional de Actores (ANDA): “La ANDA lamenta profundamente el fallecimiento de nuestro Raymundo Capetillo, miembro de nuestro sindicato y Ex Secretario, quien falleció el día de hoy. Nuestras condolencias a sus familiares y amigos. Descanse en Paz”.

Por su parte, la actriz Laura Zapata afirmó que “con el alma destrozada, recibo la noticia de que mi amado amigo entrañable de toda la vida Raymundo Capetillo acaba de partir, emprendió su vuelo de regreso a Casa del Señor. QDEP. Te voy a extrañar amigo amado”. Mientras que Sylvia Pasquel también lamentó el deceso del actor y pidió cuidarse pues “esto no ha terminado. Para los que no lo creen. Quédense en casa”.

Raymundo Sánchez y Capetillo fue un primer actor, economista y profesor de inglés que se desarrolló en el cine, la televisión y el teatro. Nació en la Ciudad de México el 1 de septiembre de 1943 y comenzó su carrera actoral en la década de los 60.

Entre sus producciones cinematográficas más destacadas se encuentran Los perros de Dios (1974) y Santo en Anónimo mortal (1975). Además, participó en varias decenas de telenovelas y obras de teatro, entre las que destacan Cadenas de amargura (1991), Marisol (1996), El manantial (2001), Corazones al límite (2004) y Pasión (2007).

Te recomendamos:

La pandemia por coronavirus o COVID-19 va a la baja: AMLO

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.