fbpx EU invade a México en videojuegos | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Francisco Medina

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de febrero (AlmomentoMX).- Un videojuego de la compañía estadounidense Ubisoft, donde un comando guerrillero secuestra al presidente de Estados Unidos en Ciudad de México, es blanco de fuertes críticas en el país.

El video, para usarse en consolas de Sony, Microsoft, Nintendo y computadoras personales, muestra a tropas estadounidenses de élite invadiendo la capital mexicana y lanzando bombardeos en zonas civiles para rescatar al mandatario.

Los capítulos anteriores de la serie -el primero de los cuales vendió más de 8 millones y medio de copias-, tratan de ataques estadounidenses en la ex Unión Soviética y en Pyongyang, Corea del Norte.

En Nueva York ya está a la venta un videojuego donde las tropas norteamericanas intervienen en México para salvarlo de rebeldes insurgentes.

Los fantasmas, una unidad elite de combate bajo el comando del capitán Scott Mitchell, recibe órdenes de repeler un ataque sobre territorio estadunidense. ”Ahora el destino de ambos países está en manos de Los fantasmas”, quienes, con armas y tecnología avanzada, deben luchar en ambos lados de la frontera “para neutralizar la creciente amenaza rebelde”.

Todo ocurre en la zona fronteriza de Ciudad Juárez y El Paso, en el año 2014. Junto a los soldados del fuerte Bliss cualquiera puede participar en el juego de video más reciente de Tom Clancy, autor de novelas de guerra y espionaje, si uno tiene un aparato X-box 360.

El videojuego se llama Tom Clancy’s Ghost Recon Advanced Warfighter 2, producido por la empresa Ubisoft, cuyo precio es de casi 60 dólares. Estará en aparadores a partir de este jueves y será estrenado precisamente en el fuerte Bliss, situado a las afueras de El Paso.

El sitio oficial del juego describe así el guión: “Es 2014 y el soldado del futuro regresa para enfrentar la inminente amenaza a lo largo del recién terminado muro en la frontera de Estados Unidos y México.

Los fantasmas son más poderosos, ya que cuentan con un moderno ‘sistema de combate de guerra’, pero sólo tendrán 72 horas para evaluar la amenaza y detener a los rebeldes que intentan invadir territorio estadunidense.

Con una frontera de mil 900 millas de largo y un enemigo que ‘no juega con reglas’, resulta la tarea idónea para la unidad de elite”.

Según ign.com, espacio de reseñas de videojuegos, la obra continúa las aventuras del capitán Mitchell y sus Fantasmas, quienes en otra ocasión rescataron al presidente de Estados Unidos y desarmaron una célula terrorista “en lo más profundo de México”. Esa versión tuvo enorme éxito y recibió numerosos premios.

La Gran Guerra Mexicana de 2020

 

Otro videojuego que se puso muy de moda fue “La Gran Guerra Mexicana de 2020”. Se trata de un conflicto internacional en territorio mexicano que comenzó en febrero de 2020 y terminó en octubre del mismo año. Enfrentó al gobierno mexicano y a los ejércitos de Centroamérica y Sudamérica con el imperio estadounidense y una coalición formada por tropas británicas y japonesas.

El comienzo de la guerra

Después de la Tercera Guerra Mundial (2012-2015), el Imperio estadounidense quedó devastado económicamente y militarmente y en un esfuerzo por recuperar el prestigio como gran potencia comprometida en el imperialismo abierto, pidió en enero de 2020, el despliegue de tropas de las Naciones Unidas bajo el pretexto de derrocar los gobiernos en extremo corruptos de México y de todos los demás países americanos. A través de bombardeo en alfombra, tropas motorizadas, y atrocidades de guerra sobre las principales ciudades mexicanas; fuerzas combinadas de Naciones Unidas se movilizaron por las distintas regiones de América para lograrlo y además barrer a las guerrillas restantes.

En febrero de 2020, el gobierno mexicano, ante las ofensivas realizadas por el imperio estadounidense, decide declararle la guerra. Los batallones del ejército mexicano que se encontraban en la frontera norte, deciden realizar tiroteos en contra de la Patrulla Frontieriza, la cual, en los últimos años, ha disparado en contra de mexicanos inocentes, bajo el pretexto de ser “ilegales” y “delincuentes”. El gobierno estadounidense decide responder mediante el bombardeo aéreo estadounidense sobre las ciudades mexicanas que compartían la frontera con los Estados Unidos.

Grandes grupos de infantería mecanizada estadounidense, británica y japonesa, fueron enviadas junto con sus divisiones acorazadas para limpiar todas las fuerzas mexicanas, lo que condujo a episodios prolongados de lucha tanque a tanque y la guerra de guerrillas constante que se prolongó durante meses.

 

Las ofensivas extranjeras

 

De febrero a abril de 2020, las tropas estadounidenses, con el apoyo de soldados voluntarios británicos y japoneses, iniciaron ataques aéreos y terrestres sobre varias ciudades del norte de México (entre ellos Monterrey, Saltillo, Durango y Chihuahua). El ejército mexicano, tras la ofensiva extranjera, respondió destruyendo varias bases militares estadounidenses en la zona fronteriza.

Grupos de mercenarios, provenientes de todas las regiones devastadas en Centroamérica y Sudamérica, formados por los remanentes de ejércitos que pertenecieron a naciones que fueron ocupadas por el imperio estadounidense en años anteriores, se instalaron en varias zonas de México para apoyar al ejército mexicano. Los estadounidenses, sin embargo, tenían mejor armamento y sus tropas estaban mejor equipadas que las tropas mexicanas.

En mayo de 2020, los estadounidenses realizaron una ofensiva aérea sobre la Ciudad de México y varias ciudades conurbadas. Los mexicanos respondieron con los bombardeos sobre puestos de control estadounidenses instalados en la zona ocupada de Zacatecas.

Mientras que el imperio estadounidense tuvo éxito en su campaña y ocupó gran parte del norte de México, no fue capaz de moverse más allá en el país y sufrió enormes bajas a manos de las fuerzas mexicanas, formada por militares mexicanos y mercenarios extranjeros contratados por el gobierno mexicano. Los mercenarios provienen de Alemania, Holanda, España, Rusia, China y varios países centro y sudamericanos que fueron ocupados por los estadounidenses, así como algunos rebeldes estadounidenses que se oponen al gobierno imperialista.

 

Canadá interviene a favor de México

 

El gobierno canadiense, cuyo armamento es más efectivo que el de los estadounidenses, interviene a favor del gobierno mexicano en junio de 2020. Las tropas canadienses desembarcaron en la península de Baja California, ocupada por los estadounidenses. Los estadounidenses no pudieron repeler la invasión de los canadienses, quienes vinieron a liberar a México.

Entre junio y julio de 2020, las tropas canadienses, con la ayuda del ejército mexicano y de los mercenarios centro y sudamericanos, inician la liberación de Coahulia, Nuevo León y Tamaulipas, zonas ocupadas por las tropas estadounidenses al iniciar la guerra. Sin embargo, el imperio estadounidense estaba dividido desde la Tercera Guerra Mundial (2012-2015), por lo que los soldados estadounidenses también se enfrascaron en luchas internas por el control de las regiones ocupadas.

 

 

Naciones Unidas rompe con el Imperio Estadounidense

 

Las Naciones Unidas, al darse cuenta de que la misión de las Naciones Unidas para derrocar al gobierno mexicano era en vano, decidió trasladar a los voluntarios británicos y japoneses hacia Texas, ya que, el imperio estadounidense ya se andaba enfrascando en una nueva guerra civil. Sin embargo, en agosto de 2020, un golpe de estado realizado por un grupo de ciudadanos mexicanos puso a un nuevo gobierno provisional mexicano cuya meta era expulsar a los invasores estadounidenses y erradicar de una vez por todas a los grupos narcotraficantes.

Pronto, la guerra de México se extendió por todo el continente americano: Grupos guerrilleros establecidos en las regiones de Centro y Sudamérica que fueron ocupadas por los estadounidenses, lograron sacar a los invasores estadounidenses. Las provincias canadienses de Nunavut y Québec, cuyas culturas son diferentes al resto de Canadá, han declarado su independencia. Estados Unidos se enfrascó en una nueva guerra civil; y nuevos grupos de resistencia, liderados principalmente por las guerrilleras Candace Gertrude Flynn, Eliza Beckham Fletcher y Stacy Hirano, iniciaron una guerra abierta contra el gobierno imperialista estadounidense.

El final de la guerra

 

Sin embargo, en México, la situación cada vez es más intensa. En septiembre de 2020, la coalición formada por soldados mexicanos, canadienses, centro y sudamericanos, así como algunos grupos desertores estadounidenses, lograron liberar Chihuahua, Durango y Sonora; y en octubre de 2020, el alto mando estadounidense capituló la rendición incondicional.

Finalmente, la coalición encabezada por Estados Unidos se vio obligada a retirarse y como resultado el prestigio del Imperio estadounidense se deterioró aún más y se perdió gran parte de la buena voluntad de la comunidad internacional. Además de que el Imperio estadounidense pronto llegó a su fin tras una guerra civil que terminó en diciembre de 2020, con la victoria de los rebeldes y la instauración de un nuevo gobierno democrático.

No se especifica qué pasó con el estado mexicano después de la guerra, pero se sabe que se adjudicó la victoria sobre el imperio americano y se amplió posteriormente para anexionar los países de América Central. Además de que ofreció ayuda militar a las guerrillas sudamericanas, las cuáles, para 2023, lograron librarse del yugo americano.

 

Voces en contra

 

Sobre este tipo de videojuegos especialistas han manifestado su repudio y señalan que contribuyen a generar un cultura violenta.

“Este y otros videojuegos no contribuyen a generar una cultura de la no violencia”, afirmó Agustín Martínez, que encabeza el consejo ciudadano de la policía de la capital.

“El juego podría inducir a la violencia”, señaló Ernesto López Portillo, presidente del Instituto para la Seguridad y la Democracia, aunque aceptó que es una hipótesis “que tendría que ser comprobada”.

El estudioso del fenómeno de la violencia de la Universidad Nacional Autónoma de México, René Jiménez, consideró que “no se debería aceptar la venta” de este videojuego. “Meterle a los niños este tipo de videos es como ir preparando un camino de forma virtual” para que ocurra.

El representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Yoriko Yasukawa, consideró que “es preocupante cualquier juego que represente una imagen injustificadamente negativa y violenta de un país”.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios