fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo (AlmomentoMX).- En los momentos más oscuros es esencial mantener viva la iluminación provista por personas pasadas y presentes que resisten el engaño, la mentira, la violencia, el mal y la oscuridad, aquellos que se niegan a aceptar el mundo tal como es y luchan contra la injusticia social para aliviar las muchas formas de miseria humana, expresó el filósofo estadounidense y catedrático de la New School for Social Research Richard J. Bernstein.

Al dictar la conferencia magistral Mi viaje filosófico, luego de recibir el doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dejó para la reflexión el concepto de esperanza pragmática, como medio para “confrontar honestamente y en toda su horrible fealdad los momentos oscuros de nuestros días”.

El pensador, nacido en Brooklyn en 1932, compartió que su primera experiencia de estudio sobre Hegel fue traumática, al grado de que estuvo a punto de abandonar la filosofía por dudar de su capacidad, pero cuando recibió una encomienda de informar sobre la discusión del pensador alemán en torno a la Antígona “tuve una epifanía y sentí lo que decía y hacía”.

Desde ese momento “Hegel ha sido una gran influencia en mi vida filosófica” y de Sócrates aprendió a no ver la filosofía sólo como una disciplina académica, sino como “íntimamente relacionada con la forma en que uno vive”.

Un acto significativo de su trayectoria fue su participación en un grupo dedicado a la lectura cuidadosa de la experiencia y la naturaleza de John Dewey, cuya visión de la democracia radical inspiró su propia visión de dicho sistema “como una forma de vida en la que todos compartimos y participamos”.

Para el doctor Bernstein el año de 1972 fue crucial al haber publicado Praxis y Acción y entablado amistad con Jürgen Habermas y Hannah Arendt. Con el primero “he estado en discusión por casi 50 años y ambos compartimos la convicción de que se requiere el diálogo abierto entre iguales y la comunicación recíproca libre para lograr una verdadera sociedad democrática.

“Habermas y yo compartimos la necesidad de defender una perspectiva crítica que ayude a promover la emancipación de las personas oprimidas y de quienes sufren los abusos del capitalismo rapaz”.

Arendt proporciona una de las descripciones más incisivas y bellas de lo que la dignidad de la política puede y debe ser.

El Doctor Honoris Causa por la UAM, quien anunció la publicación de Why Read Hannah Arendt Now en esta primavera, advirtió que las ideas de Arendt sobre la oscuridad de “nuestros tiempos y las fuentes de iluminación son más relevantes ahora que cuando la filósofa alemana estaba viva”.

Implicado en el tema de la violencia y autodefinido como un “realista pragmático” dijo que los seres humanos tienen “la tarea de tratar de comprender y resistir el mal que nos enfrenta” de manera cotidiana.

“No podemos escapar a las representaciones de violencia real o ficticia, por lo que con facilidad nos volvemos insensibles e indiferentes a otro informe o representación de atentados suicidas, asesinatos, rebeliones, crímenes domésticos, películas de acción o videojuego intimidatorios.

“Vivimos los momentos más oscuros de toda la vida” con el crecimiento de formas nuevas de autoritarismo, xenofobia, racismo descarado y reducción de la libertad pública democrática.

Además existe el peligro de que aumenten el cinismo y la desesperación, cuando es posible observar que la gente se retira a cultivar sus jardines privados y busca hacer fortuna y saciar sus deseos.

Ya no se habla de un bien común y una responsabilidad compartida con los oprimidos y explotados, resultando amenazador que los líderes políticos mientan y traten de borrar de manera consistente cualquier distinción entre verdad y falsedad.

Sin embargo es esencial mantener viva la iluminación provista por personas del pasado y del presente que resisten el engaño, la mentira, la violencia, el mal y la oscuridad, negándose a aceptar el mundo tal como es para luchar contra la injusticia social y aliviar las muchas formas de miseria humana.

“No hay escape del peligro y de la contingencia. El optimismo y la desesperación imprudentes deben ser rechazados”, lo cual no significa abandonar la esperanza, que no es para el futuro, sino para el presente, mediante la esperanza pragmática, que supone ver las cosas incluso cuando los ideales se frustran.

“No podemos ni debemos alejar nuestras caras de la oscuridad y la violencia extrema de nuestros tiempos, sino confrontarlas de manera honesta en toda su horrible fealdad; tampoco debemos escapar hacia el cinismo y la desesperación de la indiferencia: más bien debemos comprometernos a luchar contra la injusticia social, incluso cuando fallamos. Este compromiso ha sido el centro –el núcleo– de todo lo que he escrito, dicho y hecho”, concluyó.

En la ceremonia el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la UAM, dijo que durante su trayectoria el doctor Bernstein ha sido un promotor de la confrontación de ideas y de la comparación de posturas diversas sobre nociones universales, procurando su entendimiento incluso desde el punto de vista de distintas culturas.

Durante más de dos décadas el doctor Bernstein ha sido conferencista invitado a coloquios especializados y participante recurrente en los seminarios de la Casa abierta al tiempo, así como colaborador en las líneas editoriales, incluyendo, por supuesto, la revista Signos Filosóficos.

La cooperación con la UAM, en particular con la Unidad Iztapalapa, ha impactado en forma positiva el desarrollo del Departamento de Filosofía, el Área de Investigación en Filosofía de las Ciencias Sociales y el Área de Filosofía Moral y Política en el Posgrado en Humanidades.

Su convicción de construir puentes y establecer diálogos, como mecanismo para generar conocimiento, acusan, ante todo, su vocación de atreverse a pensar. “Estas altas intenciones filosóficas y morales hacen que nos identifiquemos institucionalmente con su trayectoria”.

En la lectura de su semblanza, la doctora María Pía Lara reconoció al doctor Bernstein como alguien que sin prejuicios, posee la suficiente capacidad de pensar en un diálogo abierto con otros acerca de los problemas más acuciantes de este tiempo, con los instrumentos que mejor permiten enfocar o generar posibles respuestas a esas dificultades.

La diversidad de los intereses temáticos del doctor Bernstein se refleja en los libros que ha escrito desde que se unió a la New School for Social Research, los cuales incluyen La nueva constelación: los horizontes ético-políticos de la modernidad-posmodernidad; Hannah Arendt y la cuestión judía; Freud y el legado de Moisés; Radical Evil, El abuso del mal: el giro pragmático y la vida irónica.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios