fbpx EN REDONDO: Cacería de “maras”; crece presencia | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por: Mario Ruiz Redondo

La cooperación internacional rinde resultados altamente positivos en la Frontera Sur de México, en lo que prácticamente se ha convertido una cacería de células y líderes de pandillas de origen salvadoreño, hondureño y guatemalteco, que constantemente se internan en territorio chiapaneco, huyendo de la persecución de la justicia centroamericana.

Capacitación permanente de las policías de los países del llamado Triángulo del Norte de América Central y de la Fiscalía General de Chiapas, por parte del Buró Federal de Investigación (FBI), y de la Agencia Antidrogas (DEA), de los Estados Unidos, permite actualmente realizar un frente común ante la amenaza creciente que representan las bandas denominadas “mara salvatrucha 13 y barrio 18”.

Grupos tradicionalmente en pugna, han creado un corredor para las actividades del narcomenudeo y prostitución, que involucra a los municipios de Suchiate, en la línea fronteriza, en la zona costera de le entidad, que abarca también Tapachula, Huixtla, Escuintla, Mapastepec, Pijijiapan y Arriaga, ésta última ciudad, centro de enlace hacia el centro y norte del país, mediante el uso del sistema ferroviario, cuyo transporte se conoce como “La Bestia”.

Documento de análisis de la problemática, en poder del columnista, que revela el avance de este tipo de delincuencia organizada, que amenaza la seguridad nacional dada la complejidad que representa, en el que se destaca la coordinación y estrecha colaboración de la Fiscalía de la entidad, con el Centro Antipandillas Transnacional (CAT), la Procuraduría General de la Nación, de Guatemala, la Policía Nacional Civil, la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley, además de las embajadas de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Acción conjunta, cada vez con mayores herramientas para su tratamiento, que ha implicado en los dos años y medio recientes, la desarticulación de 28 “clicas” (bandas), “maras” y la detención de 185 elementos que las conformaban, dentro de un esquema de mil 496 recorrido de prevención y vigilancia de carácter interinstitucional.

En 2016, la Fiscalía de Inmigrantes lograría la desarticulación de 3 clicas y la detención de 21 pandilleros pertenecientes a la “mara salvatrucha 13”; desmantelamiento de otras 11 pandillas en 2017 y 74 miembros aprehendidos, de los cuales 56 pertenecían a la “ms13” y 18 a la llamada “barrio 18; en los primeros seis meses de 2018, cayeron otras 14 clicas y asegurados 90 de sus integrantes, 30 de ellos de la “ms 13” y 60 de la “barrio 18”.

Reuniones y seminarios constantes entre los mandos de las policías y servicios de Inteligencia de Chiapas con los de Guatemala, Honduras y El Salvador, han permitido la capacitación, el intercambio de experiencias e información en el combate frontal para identificar la estructura y formas de operación de las clicas que afectan la Región centroamericana y chiapaneca.

Como resultado del esfuerzo conjunto transnacional, con la asesoría estadounidense, la Fiscalía de Inmigrantes, al mando hasta hace unas semanas de Alejandro Vila Chávez, ha logrado la identificación, ubicación y detención de pandilleros e origen extranjero, líderes de las “clicas” que han intentado tomar el control en territorio chiapaneco-mexicano.

En la relación de aprehendidos, destacan Ever Jesús Flores Murillo “el pitbull”; José Juan Aguilar Chilel, “el inquieto”; Carlos Javier Bonilla Montes “el garras”; Francisco Lemus Chávez, “el salvatrucho”; Edwin Ramírez “el padrino”, todos de la “ms 13”. Asimismo, Yaner Aldair Ayala “el pansas”; Carlos Estuardo Flores “el naury” y Erick Arnoldo Argueta Barrera, “el little hapy”, pertenecientes a la “barrio 18”.

Mecanismos intergubernamentales bien delimitados del lado de la Fiscalía General de Chiapas, bajo el mando de Raciel López Salazar, que permite la plena identidad de los delincuentes, al solicitarse al Centro Antipandillas Transnacional, la información de los pandilleros aquí detenidos, para saber si cuenta con orden de aprehensión en su país, la que al confirmarse, se procede a su repatriación, con la intervención del Instituto Nacional de Migración de la Secretaría de Gobernación.

Bajo este sistema, la generación de información de la actividad delictiva de detenidos en la faja fronteriza y costa, como serían los casos de Kelvin Enrique Cstellón Vázquez “el quique”, con orden de captura en El Salvador, por el delito de homicidio; Juan Ventura Ventura, salvadoreño, prófugo por tentativa de extorsión; Dany Alexis Rodríguez, de Honduras, donde era buscado por secuestro, tentativa de homicidio, robo y lesiones; Sergio Steven Barillas Carrera “el angry”, de Guatemala, por homicidio, extorsión y asociación ilícita.

Lista oficial que incluye al salvadoreño Hugo Armando Quinteros Mineros “el flaco de Francis”, con órdenes de captura por delitos de agrupaciones ilícitas, actos preparatorios, proposición, conspiración y asociación delictuosa por organizaciones terroristas; de la misma nacionalidad, Herbert Williams Barientos, “el tiburón y/o el charki”, bajo los cargos de pertenecer a organizaciones terroristas en perjuicio de la paz pública y la seguridad nacional.

También de El Salvador, Israel de Jesús Benítez Rivera, perseguido por la justicia por su involucramiento agravado en organizaciones terroristas; del mismo origen, Walter Antonio Villanueva Pérez, “el tortilla”, prófugo por los ilícitos de posesión y tenencia de drogas y portación de armas, al igual que Alex Benjamín Quezada.

Interceptación exitosa de los agentes de la Fiscalía de Inmigrantes de este grupo delictivo, por separado, que serían enviados de inmediato a sus respectivos países, como ocurriría con el guatemalteco Gerardo Américo Ramírez Alemán “el baby crazy”, buscado por los delitos de homicidio y extorsión agravados y organizaciones terroristas; Marvin Samuel Suazo Lazo, de Honduras, con orden de captura por violación, además de los salvadoreños Jonathan Pérez Valiente, por homicidio agravado y agrupaciones ilícitas, y Wilber Misael Andrade, por extorsión agravado y organizaciones terroristas.

Evaluación que precisa que los eventos delictivos recientes y aislados en las Regiones Soconusco y Fronterizo Costa de Chiapas, relacionadas con las pandillas “maras” provenientes del istmo latinoamericano, son resultado del combate frontal que se lleva a cabo a partir de septiembre de 2016 en que se acordó la creación del “Plan Regional para el Combate de la Criminalidad Organizada en El Salvador, Guatemala y Honduras”, que establecía como primer eje de acción, la creación de una Fuerza Trinacional, conformada por militares y policías de los países participantes, en base al intercambio de información.

Una estrategia de combate antipandillas, la centroamericana, creada y financiada por el gobierno de Estados Unidos, que tiene como objetivo principal vigilar sus zonas fronterizas y atacar el tráfico ilegal de drogas, armas y evitar el ingreso de criminales y pandilleros o miembros de clicas en sus territorios, así como una guerra efectiva dentro de sus respectivas jurisdicciones territoriales, que finalmente ha provocado la migración de líderes maras a lugares como Chiapas en territorio mexicano, donde no se les conozca y eviten ser llevados ante la acción de la justicia correspondiente.

La Fiscalía General de Chiapas, considera que el cambio de la política migratoria en la Unión Americana, al reforzar sus mecanismos de control migratorio, dificulta el ingreso a su territorio nacional, lo cual impacta en la Frontera Sur de México, al hacer de Chiapas ya no solo un destino de tránsito, sino ahora de residencia de extranjeros, trayendo consigo el fenómeno de las pandillas “maras”, que encuentran en la migración un sector vulnerable y de fácil captación para la comisión de delitos y la obtención de ganancias ilícitas.

Se reconoce que la porosidad de la frontera con América Central, eleva la posibilidad de la presencia de pandilleros que huyen de sus países de origen, cambiando su identidad, para generar actividad por medio de nuevos grupos delictivos con la captación de jóvenes mexicanos que pretenden imitar el comportamiento y nivel de violencia de las bandas que operan intensamente al sur del río Suchiate.

El reforzamiento de los vínculos de la Fiscalía General chiapaneca con las autoridades de los países vecinos, le permite aseverar que en la actualidad las pandillas centroamericanas no se encuentran asentadas ni tampoco tienen control de zonas en los municipios fronterizos de la entidad, aunque acepta que en fechas recientes ha tenido información de la presencia de dirigentes “maras” que se han dado a la fuga de sus lugares de origen, con la intención de establecer células de operación denominadas “clicas” en las colonias populares de las jurisdicciones municipales de la Regiones Soconusco y Costa.

Avalancha sin ningún tipo de control gubernamental, que ha derivado en enfrentamientos entre los grupos antagónicos de las pandillas “mara salvatrucha 13” y “barrio 18”, propiciando hechos delictivos relacionados con el control de las plazas, para la obtención de fuentes de financiamiento sustentados en el narcomenudeo y la prostitución de mujeres migrantes.

Intervención de los equipos de Inteligencia, que han ubicado a los municipios de Suchiate, Tapachula, Cacahoatán, Huixtla, Escuintla, Villa Comaltitlán, Mapastepec, Pijijiapan y Arriaga, con presencia transitoria de grupos pandilleriles centroamericanos.

Suchiate, en la línea limítrofe, constituye el área de mayor riesgo, al existir una cantidad indeterminada de cruces informales, lo cual facilita la actividad del narcomenudeo, que de acuerdo con información del Servicio de Inteligencia, desde ahí se suministran los narcóticos para su distribución en Tapachula, la segunda ciudad de Chiapas y la más importante de la Frontera Sur.

El análisis elaborado por

el equipo dirigido por Alejandro Vila Chávez, ahora titular de la Fiscalía de Distrito Fronterizo Costa, señala que en Suchiate las principales colonias con presencia de pandillas “maras” son Sagrado Corazón de Jesús, El Rastro, El Rosario, Barrio Nuevo, las Casita y Vida Mejor, donde se combate permanentemente este problema.

Mientras, en Tapachula, la ubicación de las bandas en las jurisdicciones de Venustiano Carranza, San Antonio Cahoacán, Seminarista, 11 de Septiembre, Los Pinos, Octavio Paz, Los Palacios, Nuevo Milenio, Cafetales, Raymundo Enríquez, La lima, Parque Central Miguel Hidalgo y Parque Bicentenario.

En Huixtla, la Zona Centro, Zona de Tolerancia, Estación de Ferrocarril y, Puente Naranja del Ferrocarril; la colonia Vida Mejor, Nuevo Milenio, Santa Cruz y Zona de Tolerancia, en Escuintla.

Zona de Tolerancia ubicada en privada de la tercera avenida sur, entre 24 y 26 calle oriente, en el barrio DIF y Estación de Ferrocarril, en Pijijiapan, en tanto que en Arriaga, en la colonia Guatemalita, patio de maniobras del ferrocarril y Zona de Tolerancia.

Lucha antipandillas, en las que de manera conjunta participan por Chiapas, la Policía Especializada en Inmigrantes de la Fiscalía General, las policías Preventiva y de Caminos, Mando Unico, el Instituto Nacional de Migración, el Ejército Mexicano y la Armada de México, en la que la coordinación y acercamiento con el Centro Antipandillas Transnacional, con sede en la capital de Guatemala, permite una mayor efectividad que redunda en beneficio de los cuatro países involucrados y especialmente a los habitantes de la Frontera Sur.

Premio Nacional de Periodismo 1983 y 2013. Club de Periodistas de México.

Premio al Mérito Periodístico 2015 y 2017 del Senado de la República y de Comunicadores por la Unidad A.C.

Comentarios

comentarios