fbpx

Roberto Fuentes Vivar
¿Cuántos mexicanos padecemos algo similar?
Cabal, A.Móvil, Desalojos, MAF, Bancos, Marruecos

Para mi querido Pepe Kermith, a quien se llevó el Coronavirus

 

Pedro Camacho es un periodista mexicano.

Pero Pedro Camacho también es un personaje literario creado por Mario Vargas Llosa.

El periodista mexicano Pedro Camacho, es un ser discreto y era especialmente meticuloso (podría decirse que hasta pulquérrimo) con el idioma español cuando trabajaba en El Heraldo de México, en los años setentas del siglo pasado.

El personaje de Vargas Llosa (creado también los años setentas, porque la Tía Julia y El Escribidor se publicó en 1977) era un redactor poco meticuloso, pero que influyó en forma definitiva (por lo menos en la novela) para que Marito se convirtiera en el escritor galardonado años después con el Premio Nobel.

Desconozco si el Pedro Camacho de carne y hueso conoció en esa época al escritor peruano, pero estoy seguro de que ambos, actualmente, tienen una estrecha cercanía ideológica.

El Pedro Camacho de papel era un escritor boliviano de radioteatros peruanos de los años cincuentas, cuando Marito (el propio Vargas Llosa) era un joven que ingresó a trabajar en Lima, en una estación radiofónica.

Varga Llosa describía así, en la novela, a su personaje Pedro Camacho: “apareció en la puerta del altillo una silueta inesperada. Era un ser pequeñito y menudo, en el límite mismo del hombre de baja estatura y el enano, con una nariz grande y unos ojos extraordinariamente vivos, en los que bullía algo excesivo”.

Más tarde el propio ganador del Premio Nobel dijo que La Tía Julia y El Escribidor se basaba en sus recuerdos de cuando trabajaba como redactor de noticias en Radio Panamericana, en los años 1953-54, y mencionaba que Pedro Camacho se había basado en “un personaje que trabajaba, no exactamente en Radio Panamericana donde yo me ocupaba de los servicios de noticias, de los boletines, sino de una radio contigua, Radio Central, que era además del mismo propietario de Panamericana”.

Esta persona se llamaba (o se llama quizá todavía viva) Raúl Salmón y fue alcalde de La Paz, Bolivia, bajo varios Gobiernos, dictaduras y democracias, y también era propietario de la emisora Radio Nueva América. En una entrevista dijo nunca haber conocido al escritor peruano, aunque el mismo novelista lo cita en alguna entrevista como el inspirador de su personaje Pedro Camacho.

 

La pérdida de la razón

 

Desde el punto de vista literario, Pedro Camacho, como personaje de Vargas Llosa, ha sido ampliamente estudiado. Se han escrito sobre él decenas de ensayos. Pero quizá nunca se haya abordado desde el punto de vista sicológico. Y su enfermedad es muy probable que se pueda considerar como un síndrome que ataca a muchos mexicanos en momentos como los que vivimos, de confinamiento y aislamiento social.

Pedro Camacho, en la novela, vivía casi enclaustrado en la estación radiofónica. De la máquina de escribir pasaba a la cabina  y de la cabina a la máquina de escribir. Su exposición a las calles era casi nula y, salvo en las pocas ocasiones en que convivió con Marito, su rutina cotidiana era la radio.

Él solo llenaba hasta ocho horas de transmisión a través los radioteatros (o radionovelas) que eran los más escuchados en Lima en esos momentos, por lo cual podría considerarse el ídolo de la estación y el personaje más escuchado por Los Genaros, los dueños de la radiodifusora.

Llegó a tener (en los momentos en que Marito se enamoraba y cortejaba a su tía) cinco radionovelas de manera simultánea, como creador, escritor, guionista, productor y actor. Era por decirlo con palabras actuales, un workhólico, un trabajólico o un adicto al trabajo.

Uno de los momentos culminantes de la novela (por los diferentes planos que maneja y que fue espectacularmente bien manejado en su versión de Radio Educación) es cuando Pedro Camacho comienza a confundir la trama y los personajes de las radionovelas, hasta convertirlas en una especie de merequetengue en el cual la dama de una trama (dicho así para rimar forzadamente) aparecía, de repente, en el libreto de otro radioteatro.

Incluso, si mal no recuerdo, creo que hasta la publicidad y las noticias las llegaba a confundir, creando, de manera inconsciente, algo similar a las ahora tan conocidas “fakenews”, que se crean en esta era del confinavirus, con una facilidad digna de los peores momentos de Pedro Camacho. Y se escriben de manera inconsciente o hasta conscientemente.

En fin, luego de que Marito por la oposición familiar al romance con su tía, abandona el trabajo y más tarde se entera de que Pedro Camacho se encontraba en el manicomio. Incluso entrevista a los doctores, quienes le indican que tenía una crisis de la que posiblemente podría recuperarse.

 

El síndrome actual

 

La forma en que, paulatinamente, el personaje de Vargas Llosa va perdiendo la razón, en buena medida por la abstinencia social, el confinamiento y el exceso de trabajo intelectual, bien podría servir para bautizar a un síndrome con su nombre: el síndrome de Pedro Camacho.

Yo pregunto:

¿Qué periodista, por la sobreexplotación laboral que existe en muchos medios y que tiene que cubrir hasta 10 noticias diarias está exento de confundir al declarante una conferencia de prensa sobre el aumento de pecios con el empresario que opinó acerca de los despidos laborales?

¿Quiénes, como trabajadores de los medios (o de cualquier otra industria) no han sufrido vejaciones o maltratos como los que tenía Pedro Camacho en sus conversaciones con los dueños de la radiodifusora y que le hacían perder la entereza y hasta la cabeza?

¿Cuántos de nosotros, los confinados por el coronavirus y con el aumento de trabajo doméstico incurrimos en confusiones como tratar de usar el control remoto del horno de microondas para prender el televisor?

¿Cuáles de las cientos de miles de noticias que escuchamos en los medios electrónicos o leemos en las redes sociales fueron escritas por personajes reales y cuáles por otros que se encuentran en una situación de neurosis similar a la que sufría el personaje de Vargas Llosas?

¿Cuántos de los millones de fanáticos de las redes sociales, tras horas de leer fake news u opiniones sin sustento no caemos en una confusión mental digna de Pedro Camacho?

¿Qué opiniones, de las que circulan en las redes sociales, están libres de los excesos, confinamiento o abstinencia social, elementos que, unidos, crean una especie de coctel mediante el cual se pierde el contacto de la realidad?

Creo que ya es hora de que los sicólogos, en medio de este Confinavirus, estudien el posible síndrome de Pedro Camacho, no del periodista real, sino del de la novela. Dice el filósofo del metro: entre la radionovela y la realidad puede haber un hilo muy delgado de locura.

 

Cuidado con Cabal

 

Habrá que estar atentos al rescate de Interjet, de Miguel Alemán Magnani, por parte del renacido empresario yucateco-tabasqueño Carlos Cabal Peniche.

Hay que recordar que en los sexenios de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo llegó a tener una fuerte influencia en los negocios nacionales e internacionales. Pero todo lo que tocó lo convirtió en escándalo. Desde Banco Unión hasta Del Monte.

Si bien el rescate de Interjet es un asunto entre particulares hay varias suspicacias que surgen de su regreso a los reflectores:

Una, su cercanía histórica con la familia Hank (ahora Carlos Hank González es miembro del grupo asesor del presidente Andrés Manuel López Obrador y hasta lo acompañó a Estados Unidos)

Otra, que Cabal tuvo a varios tabasqueños en sus consejos de administración (los Trujillo y los Pratts). La tercera es que también fue socio del hijo de Miguel de La Madrid y fue cercano a los Salinas de Gortari.

Una cuarta es que fue socio de dos de los directores de Fertimex-Fertinal (Favio Covarrubias y David Gustavo Gutiérrez), la empresa que está involucrada en el escándalo de Odebrecht.

Personalmente creo que, en lo económico, la familia Alemán deberá tener cuidado de esta alianza; en lo político habrá que ver si el tabasqueño Cabal no se convierte en un alacrán para otro tabasqueño.

 

Tianguis

 

Interesante el informe del segundo trimestre del año de la principal empresa privada mexicana, América Móvil. En él se explica que fueron “desconectados” cinco millones de clientes móviles en el periodo: 4.6 millones de ellos fueron clientes de prepago, incluyendo 1.7 millones en México y el resto en centro y Sudamérica. La razón es que “a menudo encontraban difícil efectuar recargas”. Ojalá se trate de líneas sin utilizar que fueron adquiridas de manera temporal. Paralelamente la empresa reporta que todas sus operaciones perdieron clientes de prepago, mientras que la mayoría de ellos también perdieron suscriptores de postpago. A medida que las restricciones de confinamiento comenzaron a levantarse, una tendencia de mejora se hizo evidente prácticamente en todas las operaciones. En contraste, en la plataforma de línea fija obtuvo 450 mil nuevos accesos de banda ancha, y casi todas las operaciones agregaron clientes. Sus ingresos totalizaron 252 miles de millones de pesos, 0.6 por ciento más que en el trimestre del año anterior… Sigue la polémica sobre la posible legislación capitalina en contra de los desalojos. La Coparmex ciudad de México, hizo un llamado al Congreso para llevar una discusión más amplia sobre las propuestas de reformas al Código Civil en materia de arrendamiento. Y consideró (a priori) que es ilegal la Consulta ciudadana propuesta por los legisladores, “porque no se pueden poner a consulta derechos garantizados por la Constitución. ¿A qué derechos se refieren, al derecho al desalojo cuando quieran? Otra vez más parece ser que la iniciativa privada está cerrada y no sabe conjugar el verbo negociar. Repito, en este caso, mi posición es que, en medio de la pandemia, todos somos sujetos de pérdidas, no solo los otros… Martha Millán, de Newmark Knight Frank (NKF); Rodrigo Carazo, de Carazo Arquitectura; Mauricio Gómez, de Intel; Javier García Iza, de IOS Offices y Brayam García, de Western Union, expusieron que si bien la mayoría de los empleados está ávida por regresar a sus oficinas, se deberá encontrar un balance entre el trabajo remoto y el trabajo presencial, donde la tecnología será esencial en la forma de laborar, después de que se autorice el regreso al mundo corporativo. En el panel  “Los nuevos desafíos del workplace, dentro del Office Tenant Week”, explicaron que el reto al regresar a las oficinas será dar confianza y certeza de que el lugar de trabajo cuenta con las condiciones adecuadas de limpieza y desinfección… Bien, por Arturo Aispuro Coronel y Tania Carvellido Vázquez, presidente y directora de la Asociación Manos al Futuro de los Oficios (MAF), quienes abrieron la convocatoria a autoridades, especialistas en salud pública, empresarios y dueños de actividades económicas, para generar las Guías Prácticas COVID-19 y Protocolos de puerta a Puerta”, mediante las cuales se garantice la salud de la población y la continuidad de la economía nacional. Expusieron que urge un programa de reeducación para el comportamiento en el trayecto al trabajo y en los espacios públicos y privados, pues tan solo en la zona metropolitana de la ciudad de México más de 4.5 millones de personas realizan actividades esenciales y son los más expuestos al contagio. A nivel nacional, 30 por ciento de la población con trabajos esenciales en empresas, industrias y comercios, vive en un riesgo latente que debe atenderse con prioridad ante el riesgo de contagio al regreso a la nueva normalidad, señalaron… Interesante como México se muestra como un posible puente comercial con el mundo. Un ejemplo: el embajador de Marruecos en nuestro país, Abdelfattah Lebbar, se reunió con empresarios y ofreció un mercado más de mil millones de consumidores, por los acuerdos de ese país con Europa, países mediterráneos y Medio Oriente, principalmente. Las ventajas para inversionistas mexicanos están en sectores como el automotriz, aeronáutico, agricultura y energías renovables, entre otros. Durante la reunión el diplomático marroquí afirmó que su nación es ahora un destino privilegiado para las inversiones extranjeras, gracias a las ventajas ofrecidas… Jesús Mendoza del Río, director general de SAM Asset Management en México, la Gestora de Fondos de Inversión de Banco Santander, dio a conocer el lanzamiento de “SAM-ESG”, el primer Fondo de Inversión de Renta Variable con criterios de sustentabilidad (ESG) en México, que incorporará elementos no financieros en su gestión, con lo que propone un vehículo para una estrategia de inversión socialmente responsable, con un impacto positivo en la sociedad…. Isidro Pedraza Chávez, representante de El Movimiento Campesino #El Campo es de Todos, y presidente de UFIC y el coordinador del CAP en el estado de Hidalgo, Juan Carlos Ramírez, señalaron que el Programa de Fertilizante no logra el objetivo de incrementar los rendimientos de los cultivos; el Programa Sembrando Vida no introduce a la población a la línea de bienestar rural; el Programa Producción para el Bienestar solo mantiene la baja productividad de los pequeños y medianos productores debido a la falta de liquidez. Según ellos, a un año y medio de que arrancaron 17 nuevos programas sociales creados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los resultados son débiles.

 

filosofodelmetro@yahoo.com.mx

 

Comentarios

comentarios