sábado, mayo 25, 2024

Desde el 2020 PEMEX perdió el grado de inversión: Grupo Financiero BASE

CIUDAD DE MÉXICO.- La calificación crediticia establece la capacidad de una empresa para cumplir con los pagos de deuda y el riesgo que implica invertir en ella. Entre más alta sea la calificación, más segura y por lo tanto menos riesgosa, señala el análisis del Grupo Financiero BASE

Cada agencia calificadora tiene su propio modelo, utilizando variables cualitativas y cuantitativas. Las calificaciones se emiten sobre la deuda en moneda nacional y sobre la deuda emitida en moneda extranjera.

Además de la calificación, se establece la “perspectiva” que implica hacia donde puede dirigirse la calificación en los siguientes meses. Una perspectiva negativa implica que la calificación puede ser recortada, es decir empeorar.

Los inversionistas utilizan las calificaciones crediticias para conformar sus portafolios de inversión, pues deben diversificar en base a rendimiento y riesgo.

Un recorte sorpresivo de una calificación, puede llevar a ventas masivas de la deuda de una empresa.

Si un recorte es anticipado por los inversionistas, los ajustes en los portafolios de inversión se realizan desde antes del recorte, por lo que al darse la baja en la calificación no se da un efecto visible o significativo, pues este ya se había llevado a cabo paulatinamente.

Un recorte en calificación crediticia implica un mayor riesgo de impago. Una empresa que enfrenta un recorte de calificación tendrá que pagar un mayor interés al emitir nueva deuda, por tener un mayor riesgo. Es decir, menor calificación implica mayor costo de financiamiento.

Las calificaciones crediticias se clasifican en grado de inversión (que incluye los nodos alto, medio superior y medio inferior) y grado de no inversión (que incluye no inversión especulativa, altamente especulativa, riesgo sustancial, extremadamente especulativa e impago).

PEMEX perdió desde el 2020 su grado de inversión y se encuentra a un nodo, con dos agencias calificadoras, de estar como altamente especulativa. Debido al alto costo que conlleva el perder el grado de inversión, SHCP dijo que pagaría los vencimientos de deuda de este año de PEMEX.

Si PEMEX fuera una empresa privada, muy probablemente ya hubiera reducido su tamaño y su deuda, mediante la venta de activos. PEMEX es actualmente una de las petroleras más endeudas a nivel global.

En lugar de reducir el tamaño de PEMEX se ha agrandado con Deer Park y Dos Bocas. El uso cada vez mayor de energías renovables hace insostenible en el largo plazo la operación de PEMEX como se tiene actualmente, por lo que se estima probable que sigan los recortes de calificación. Sin embargo, recortes adicionales por parte de Moody’s y Fitch no tendrían un impacto pues sería como estar reprobado con un 4, en lugar de un 5 de 10. Es decir, la calificación ya es tan baja que es considerada como deuda basura.

La deuda soberana de México tiene actualmente grado de inversión con las tres agencias y se encuentra con Moody’s a 3 nodos de perderlo, con S&P a 2 nodos y con Fitch a 1 nodo de perderlo.

PEMEX es el mayor riesgo de la calificación crediticia de la deuda soberana de México.
AM.MX/fm

Artículos relacionados