fbpx

***Mariguana con sabor y olor a Chocolate, Kiwi, Fresa

***Químicos altamente tóxicos sus principales componentes

***Sólo adinerados pueden pagar la “Nieve Dulce”, sumamente adictiva

***En contraposición, la “Coca” de los pobres con pesticidas y raticidas

***Cocaína negra, sólo para trasegar

***Krokodil (Cocodrilo) la droga más barata para morir

  

 José SÁNCHEZ LÓPEZ

PARA ofrecer un producto “variado”, con mejores ofertas para que les reditúen mayores dividendos, pero sobre para burlar a las autoridades antidrogas, los narcotraficantes han recurrido a toda clase de trucos, como la cocaína y las metanfetaminas de sabores y la mariguana de aromáticos olores.

 Los químicos que trabajan para los cárteles colombianos de Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla, así como para los de Perú, Bolivia, Venezuela, Belice, Afganistán e incluso México, ya lograron procesar cocaína en diversas presentaciones, texturas, colores y sabores, pero con una alta concentración de permanganato de potasio, ácido clorhídrico, ácido sulfúrico, éter, carbón activado y diversos químicos de alta toxicidad, y con muy poca cocaína.

 La droga se hace pasar como leche en polvo, harinas, chocolate, cacao, café molido, fertilizante y suplementos vitamínicos, con todo tipo de colores y olores, el peligro radica en que esta droga, al llegar a otras naciones, requiere de un complicado proceso químico para extraerla pero numerosos adictos optan por consumirla en ese estado, lo que daña gravemente su salud y les origina alta adictividad.

Actualmente, en el mercado de las drogas, el gramo de cocaína de sabores: vainilla, coco, plátano, uva, fresa, limón, tutifruti, canela y chicle, entre otros, cuesta 150 dólares.

 Los estados norteamericanos de California y Texas, así como las ciudades de Los Ángeles y Houston, son algunos de los principales puntos de consumo de ese tipo de droga, conocida como “Nieve Dulce”, la onza tiene un costo de entre 2 mil y 2 mil 500 dólares.

 Aquí en México, según expertos, la “Nieve Dulce” sólo es consumida por gente de muy alto nivel económico.

 Su compra, venta y consumo, se registra principalmente en zonas exclusivas de la Ciudad de México, Ciudad Juárez, Chihuahua; Tijuana, Baja California; Guadalajara, Jalisco; Culiacán, Sinaloa; Matamoros y Reynosa, Tamaulipas; Monterrey, Nuevo León; Hermosillo, Sonora, Torreón y Saltillo, Coahuila;  Cancún, Quintana Roo; Puerto Escondido y Bahías de Huatulco, Oaxaca.

 A diferencia de ese tipo de “clientela”, la cocaína que se vende en barrios populares del Distrito Federal, Iztapalapa, Tepito, Vallejo, Peralvillo, entre otros, contiene también talco, aspirinas, pesticidas y raticidas, por lo que los adictos de ese nivel, consumen la basura de la basura.

METANFETAMINAS

En el caso de las anfetaminas, que son un polvo blanco, cristalino, sin olor y con sabor amargo, que se disuelve fácilmente en agua o licor, el proceso de darle algún sabor o presentación, resulta más fácil que en la cocaína, dada su misma textura o composición.

Son un estimulante poderosamente adictivo que afecta dramáticamente el sistema nervioso: incrementa la actividad, baja el apetito y produce una falsa sensación general de bienestar: incrementa la actividad, baja el apetito y produce una sensación general de bienestar.

 La metanfetamina existe en muchas formas diferentes y se puede fumar, inhalar, ingerir oralmente, o inyectar y se le conoce también como “Speed”, “Meth”, y “Chalk” y generalmente se refiere a la forma fumada de la droga, como “Hielo” “Ice”, “Crystal”, “Crank) o “Glass”.

Sus efectos pueden durar entre 6 y 8 horas y después de la euforia inicial, se pasa a un estado de alta agitación que puede inducir al consumidor a comportarse violentamente.

 La metanfetamina es disponible sólo a través de recetas médicas que no se pueden renovar y existen algunas razones médicas aceptables para el uso de esta droga, como el tratamiento de la narcolepsia, el desorden caracterizado por déficit de atención, y para uso, a corto plazo, del control de la obesidad; pero estos usos médicos son limitados.

Dosis altas de la droga pueden causar convulsiones, comportamiento agresivo y violento, ansiedad, confusión, insomnio e incluso características psicóticas, incluyendo paranoia, alucinaciones auditivas, ánimo exacerbado, delirios y pensamientos de homicidio y/o de suicidio.

MARIGUANA CON SABOR A CHOCOLATE O MELOCOTON

En la actualidad, también existe marihuana con sabor a chocolate, fresa, kiwi, melocotón y manzana y, según las autoridades, se ha convertido en una de las drogas más apetecibles, ya que el olor característico que emana de la marihuana al fumarla, es disimulado con los olores aromáticos.

 Conforme a expertos, los adictos viejos difícilmente caen en las nuevas modalidades de las drogas, por lo que los narcotraficantes enfocan sus baterías hacia los jóvenes, por ello se apostan afuera de escuelas, primarias, secundarias, preparatorias y universidades, o de plano se infiltran en los planteles.

 Se conectan con la tiendita de la esquina, con el que vende fruta, alimentos o golosinas en las inmediaciones, regalándola primero, hasta enviciar a niños y jóvenes, provocándoles una adicción de por vida.

 Esa es su potencial clientela.

 COCAÍNA NEGRA

La cocaína negra es una mezcla del polvo blanco del estupefaciente y diferentes compuestos químicos que disfrazan el olor y el aspecto que la identifican, con lo que se obtiene una sustancia sólida, cuya textura y  apariencia es similar a la del plástico.

 Para que la droga regrese a su estado normal, basta un proceso químico sencillo y el estupefaciente será recuperado hasta en un 95 por ciento, lo que significa una pérdida de sólo 50 kilos en un trasiego de mil. 

 Los cargamentos son camuflados como productos que se utilizan como cartuchos con polvo o tinta para impresoras y tóner de fotocopiadoras, embalados en bolsas plásticas.

 En nuestro país ya fue descubierto un cargamento de dos toneladas de cocaína negra, en septiembre de 2015, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. 

 KROKODIL: LA DROGA MÁS BARATA PARA MORIR

 El Krokodil o Desomorfina, también es conocida como “Cocodrilo”, es una droga casera, alternativa a la heroína. Fue inventada en Rusia, en la década de los años treintas del siglo pasado y pese a sus efectos devastadores se ha propagado a Europa e incluso a los Estados Unidos.

 Su nombre obedece a que la piel y músculos de quienes la consumen, se vuelve verde, rugosa y escamosa, como la de los cocodrilos. Su compuesto es a base de opiáceos y resulta hasta diez veces más fuerte y tóxica que la heroína o morfina y cinco veces más barata.

 Las consecuencias son terribles y devastadores en los adictos, que terminan muertos en vida como si tuvieran lepra.

 Su efecto, a diferencia de la heroína que es de varias horas,  dura menos de 60 minutos, por lo que el adicto se tiene que inyectar varias veces al día. Las consecuencias resultan tan fatales que nadie de los consumidores suele sobrevivir más de dos años a partir de que se vuelve adicto.

 La krokodil se fabrica en casa, a partir de una combinación de tabletas a base de codeína, disolvente de pintura, líquido para encendedores, gasolina, ácido clorhídrico, fósforo rojo (raspado de cajas de fósforos) y yodo. El resultado de la cocción de los analgésicos y los productos químicos resultan en un fármaco tóxico y altamente corrosivo y adictivo.

 En derredor del punto donde se aplica la inyección, se cubre de úlceras y los vasos sanguíneos se rompen y provocan la muerte del tejido. La piel es devorada por los productos químicos de la droga, que pudre la carne hasta el hueso. Los dientes se caen, el daño cerebral es común y el tétanos y la intoxicación de la sangre es casi segura.

 Flebitis, gangrena, osteomielitis, llagas y úlceras en la frente y necrosis en la nariz, orejas y labios, son algunos de los padecimientos que sufren los consumidores. El daño cerebral, la hepatitis, los dientes podridos  y las amputaciones, son sólo algunos de los efectos secundarios.

Recientemente, en siete estados de la Unión Americana se han descubierto casos de consumo de la mortal droga que va ganando terreno y que, de seguir el mismo patrón, no sería remoto que llegara a nuestro país.

 Pero natural o artificial cualquier tipo de droga es dañina, por lo que las autoridades encargadas de combatir ese tráfico, deben superar a los narcos en inteligencia, talento, creatividad y, sobre todo, en valentía, de lo contrario, seguiremos siendo un país que dejó de ser paso de la droga, para convertirse en uno de los principales consumidores en el mundo.  

                                                                                     joebotlle@gmail.com

Comentarios

comentarios