martes, junio 25, 2024

CABEZA DE PLAYA: Judicializar la política, el tópico español infumable

Carlos Galguera Roiz
El gobierno catalán encabezó un golpe de estado en Cataluña y ahora la Juez Lamela, encargada de encausar este enorme delito, que atenta contra el corazón de la Constitución Española, eje toral de nuestra convivencia, ha enviado a prisión preventiva, documento rigurosamente fundado, a los cabecillas de esta asonada, excepto a los que huyeron, para los cuales ha dictado petición de “captura europea”…
El poder judicial en España, ejerciendo su independencia, ha realizado un soberbio, enorgullecedor para la mayoría de españoles, ejercicio de responsabilidad, como defensor de la legalidad vigente…
El coro de líderes discrepantes  con estas medidas de protección, enfurecidos, no se ha hecho esperar; “se ha encarcelado a disidentes políticos”, “el Gobierna apresa a sus discrepantes” “hay ahora presos políticos en España”…
Esta patética escolanía, definitivamente, trata a la ciudadanía, de donde pretende “pescar” apoyos, como auténticos retrasados mentales.
En primer lugar el Gobierno no apresó a nadie y por tanto no puede, aunque quisiera, liberar a los encarcelados por la jueza, es casi una imposibilidad metafísica…
Por otro lado, cansancio infinito de repetir, un Estado de Derecho, con Poderes independientes, estos son ejercidos, valga la redundancia, aunque sea un ejercicio inútil para oídos ferozmente cerrados, con independencia…
Los gritos interminables, habitualmente atropellados, de líderes, liliputienses mentales están dirigidos a la ciudadanía de su mismo tamaño y condición, “se está judicializando – claman con los ojos enrojecidos, causas variables – la Política…”
Pero ¿sabrán, estos dirigentes de pacotilla, que es la Política?, ¿la Ley?, ¿sus ámbitos?, ¿sus fronteras…?
Si la ley es como el Código de circulación, para trasportes públicos y privados, el que viola estas normas debe ser castigado según lo establecido; cabe cambiar los preceptos del Código, los políticos tienen la palabra, pero mientras estén vigentes, su incumplimiento está situado en actividades fuera de la Ley, delitos, delincuentes…; esferas incompatibles  con la Política.
¿Como meter en la cabeza esta verdad elemental, de Perogrullo, a algunos que se autoerigen como dirigentes sociales, portavoces de la “gente”?; parece que la única forma de enterarse para ciertos “líderes”, es a través de los barrotes que protegen al común de la ciudadanía…
Fatigosas reiteraciones, permanentes oídos cerrados; ¿como avanzar en este contexto, para la ciudadanía constructiva, enriquecedora…?
Cuan largo me lo fiais, amigo Sancho.  Cervantes dixit…

Artículos relacionados