martes, mayo 21, 2024

CABEZA DE PLAYA: ¿QUO VADIS…?

Carlos Galguera Roiz

Hace muchos años, se acercan a la figura matemática del “∞”, apenas recuerdo, sufrí una extraña crisis existencial, estaba en plena adolescencia y de pronto sentí una angustia de la que no recuerdo más que fue terrible, absolutamente injustificada, pienso hoy, pero no por ello dejó de ser desgarradora…

70 años después, esta imponente figura la he vuelto a sentir, intensidad equiparable, matices diferenciales, experiencia potente, durísima, aunque ahora sí, mas explicable…

Poco más de un año vive el mundo una Pandemia, en la que una gigantesca, indomable, perversa ola sanitaria, nos tiene atenazados, no parece que sea de una mortalidad enorme, pero ha logrado impactar en todos los rincones de nuestro planeta, poniendo a ciudadanos y sus dirigentes, en estado de perplejidad y angustia paralizantes…

Componentes especiales de este status general, los vivimos en España; hemos sido literalmente confinados durante demasiados meses. Particularmente me he sentido secuestrado, separado de mi habitual status y me he visto encerrado en una soledad espesa, que me resultó abordable durante meses, pero acabó siendo demasiado intraducible…

Incluso mi actividad de escritor, diría mejor escribidor, importante válvula de escape, está resultando un tanto bloqueada, aunque mi posición pensante mantiene, pienso yo, cierto nivel, siento ha perdido mi capacidad traductora de antaño…

Además en España, fechas más o menos recientes, a este panorama se han sumado algunos sucesos que me han orillado a posiciones del estilo de mi angustia adolescente, que te contaba más arriba…

La situación política, en esta crítica coyuntura, se debate en círculos más cercanos a la esquizofrenia, que a la Lógica Cartesiana y, claro, con estos componentes, es más fácil ser abrasado por estas formulaciones malignas…

El actual gobierno español se aferra a mantener sus palancas de Poder, fuertemente asidas, algunas maniobras para consolidar su status le han resultado fallidas; ante esta situación tenían dos opciones: procurar un entente razonable con sus contrapartes, o negarse a aceptar una realidad, imposible de manejar con un plantel de operarios con un nivel neuronal y ético cuestionable….

Optaron por la segunda vía y en esas estamos, pero aparte del gobierno, máximo responsable de este nudo gordiano, la oposición no es capaz de armar escapes suficientes y realistas, ante una situación con difíciles rutas de salida…

Pero hay una luz en el pedregoso camino; el triunfo arrollador de Isabel Ayuso, candidata del principal partido de la Oposición, en las recientes elecciones de la Comunidad de Madrid, política novata pero de evidente carisma, ha puesto a la luz del día las gravísimas carencias que padecemos en España; en lugar de aceptar la derrota – como hubiera hecho nuestro gran Rafa Nadal – y establecer líneas de colaboración, el Gobierno y sus aliados, niegan la realidad que ha emanado de las Urnas…

Esta situación, he de reconocer, es la que ha provocado en mi, junto al enorme cumulo de problemas paralelos y derivados, mi angustia adolescente recuperada, esta vez podría ser justificada, pero no deja de ser desgarradora…

En esas estamos. ¿Quo vadis Domine? Pero ¿a quién dirigir el grito?, sin embargo es casi lo único que nos queda…

Artículos relacionados