miércoles, febrero 28, 2024

AS EMPRESARIAL: La Responsabilidad Social

TODOS PODEMOs limitar el daño al planeta

Por: Bertha Eugenia Sotres Mora

En el mismo año que Kofi Annan, entonces Secretario General de las Naciones Unidades, proponía en el Foro Económico de Davos en enero de 1999, el Pacto Mundial; una iniciativa que tuvo el propósito de regular la actividad de las empresas, se empezó a comprobar que el aumento de la temperatura en el mar estaba directamente relacionada con la masiva desaparición de corales en el Mediterráneo.

Este efecto pronto se constató también, entre otros lugares, en Australia donde la Gran Barrera de Coral comenzó a blanquearse. Los arrecifes de coral son ecosistemas que proveen alimento y hábitat para miles de peces y moluscos, a la vez que proporcionan una protección para las costas en las que se hallan. Por este motivo, la desaparición de los arrecifes supone una pérdida del patrimonio natural y una amenaza para muchas especies, y en último término para las personas.  

¿Y sexta extinción?

Según afirma la publicación científica Science Advances, la mayoría de extinciones se han producido en el último siglo, y tras las pasadas extinciones masivas se necesitaron millones de años para que la naturaleza volviese a recuperarse y diversificarse. Si permitimos que este ritmo de extinción perdure, nosotros seremos los que podríamos no hacerlo. La humanidad se verá privada de los muchos beneficios que tiene la biodiversidad, muchos de los cuales hacen posibles la vida en la Tierra.

No está claro cuántas especies se extinguirán ni la velocidad a la que lo harán, pero sí que está en nuestra mano limitar el daño al planeta. 1 

 

La alarmante pérdida de biodiversidad por la acción del hombre no solo pone en riesgo a un millón de especies animales y vegetales en el mundo, según alertó el pasado mes de mayo el IPBES (Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services), en el panel de expertos internacionales vinculado a la ONU. También supone una multimillonaria amenaza para la economía global. 

Un informe monográfico, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advierte sobre las consecuencias de la conocida como “sexta extinción masiva” e insta a los países a actuar ante la pérdida de biodiversidad, “uno de los grandes riesgos del siglo XXI”.

El informe de la OCDE recuerda a los Estados que es necesario “revertir” la tendencia de pérdida de biodiversidad si se quiere “garantizar la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y un desarrollo más inclusivo y equitativo”. 

Y lamenta que los países dediquen muchos más fondos a subvencionar actividades dañinas para el medio ambiente que a su protección y enfatiza que el costo de no actuar contra este problema es alto. 

Actividades como la polinización de los cultivos, la purificación del agua, la protección frente a las inundaciones y la captura y secuestro del dióxido de carbono —“vitales para el bienestar humano” y ligadas a la biodiversidad— se están viendo ya afectadas. Y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos advierte de que están en riesgo esos “servicios”, que aportan anualmente entre 125 y 140 billones de dólares —entre 112 y 125 billones de euros— a la economía planetaria.

Pero no es solo un problema para el futuro. El informe de IPBES advierte de que la degradación de los suelos ha reducido ya un 23% la productividad de la superficie terrestre mundial. Y la OCDE añade que están en riesgo cultivos por valor de 235.000 a 577.000 millones de dólares anuales si se pierden las especies que, por ejemplo, se encargan de la polinización. 

 

1 Fuentes: El País, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Science Advances e Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

Artículos relacionados