fbpx

BADIGUARATO, SINALOA.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se acercó a saludar a la mamá del líder del Cártel de Sinaloa Joaquín “El Chapo” Guzmán, luego de un evento en la carretera Badiraguato-Guadalupe, de acuerdo con el semanario Ríodoce.

“Nada más te saludo, no te bajes”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante el encuentro de unos segundos que sostuvo con María Consuelo Loera, madre del exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán.

Este domingo Obrador acudió a supervisar la construcción de la carretera Badiraguato-Guadalupe en Sinaloa, en la región conocida como el “Triángulo Dorado” en los límites entre Chihuahua y Durango, famosa por el trasiego y cultivo de drogas.

De acuerdo con el semanario Ríodoce, cuando el presidente salió de la zona del evento se dirigió a la camioneta, ubicada en una zona restringida, donde se encontraba la camioneta que transportaba a la señora María Consuelo Loera, madre de Joaquín “El Chapo” Guzmán, para saludarlas.

“Nada más no te bajes, Ya recibí tu carta”, le dijo el presidente a la mujer quien llegó acompañada del abogado José Luis González Meza, de acuerdo con el semanario Ríodoce .

“Ándele pues”, le respondió Consuelo Loera, quien acudió al lugar del evento y esperó a que terminara el acto oficial, según detalló el mismo semanario sinaloense.

En meses pasados, la señora Consuelo entregó una carta en donde pidió que su hijo fuera repatriado a México tras ser extraditado y sentenciado a cadena perpetua más 30 años adicionales de prisión en Estados Unidos.

También solicitó que el gobierno mexicano intercediera ante las autoridades estadounidenses para que ella y sus hijas Armidia y Bernarda pudieran tener visas humanitarias para visitar al capo en la prisión de prisión ADX Florence.

Guzmán Loera fue declarado culpable por un jurado anónimo de 10 personas en julio de 2019, por cargos relacionados con el tráfico de drogas, lavado de dinero, uso de armas de fuego y conspiración.

El exlíder del Cártel de Sinaloa fue extraditado en enero de 2017, luego de escapar de dos cárceles mexicanas en 2001 y 2015.

Quien sí logró evadir la cárcel fue su hijo Ovidio Guzmán, arrestado el 17 de octubre de 2019 en Culiacán, lo que desató una serie de bloqueos, asesinatos y la captura de miembros del Ejército mexicano.

Tras el operativo y la oleada de violencia, el presidente defendió la decisión de liberar a Ovidio y retirar las tropas, pues, dijo, se hubieran provocado centenas de muertes de continuar con la detención.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios