fbpx

Jorge Herrera Valenzuela

Por muchos años y por tradición familiar tanto en el período de vacaciones escolares como en los fines de semana, se planeaban los paseos para salir de la rutina hogareña, conocer rincones hermosos de nuestro país, darnos el esparcimiento al aire libre, a campo abierto, presumirle a los compañeros de trabajo nuestras andanzas al recorrer en el automóvil o la camioneta los caminos vecinales, las rutas pueblerinas, disfrutando de antojitos y bebidas elaboradas por los propios comerciantes.

Los niños y los jóvenes agrupados en  diferentes organizaciones, en clubes deportivos o en organismos oficiales, solían excursionar por valles y montes, hacer prácticas de rapel, ascender hacia la cima de los volcanes. Siempre asesorados y guiados por profesores de Educación Física o personas experimentadas. Los Scouts de México, los Caballeros Aztecas, los guías del Club Exploraciones de México y el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana, agruparon a los menores de 18 años. Lo culminante eran los campamentos en las zonas boscosas o a cielo abierto en los valles.

Las familias residentes en el Distrito Federal, se organizaban para ir sábado o domingo de paseo a los extensos ocho valles de La Marquesa, a la mitad del camino entre México y Toluca. El Desierto de los Leones, otro de los lugres preferidos para ir de “Día de Campo” y para visitar ahí el Convento Carmelita. Caminar por los diversos parajes del cerro del Ajusco, algunos ascendían al cerro llamado Pico del Águila o irse a Los Dinamos en la Delegación Contreras. Igual emprender el paseo hacia Río Frío, en la carretera México-Puebla, a Chalco para desayunar en los puestos ubicados en la orilla de la carretera y luego seguir hasta Amecameca, así como llegar hasta “las faldas” de los volcanes Popocatépetl e Iztlaccihuatl.

Pues bien, el comentario es que ya no tenemos la libertad, la tranquilidad, la seguridad, para realizar esos planes turísticos. “Pueblear”, resulta muy peligroso al recorrer los caminos vecinales, las carreteras estatales. En muchos de los bellos pueblitos michoacanos se encuentran apostados los retenes, pero uno no sabe quiénes los integran. Lo mismo ocurre en Sinaloa, en Chiapas, en Guerrero, donde se han presentado casos de que “confunden” a los ocupantes de una camioneta o de un automóvil, causando estragos mortales, a pesar de tratarse de familias ajenas a la delincuencia organizada. Por supuesto que también sucede en los alrededores de la Capital del País y en los circunvecinos Puebla, Morelos e Hidalgo.

La vigilancia policíaca es nula. Siempre los patrulleros de la Policía Federal aparecen, tardíamente, cuando ya sucedieron los atracos. En los sitios de recreo, mencionados en párrafos anteriores, se carece de la más mínima protección para los paseantes. La autoridad federal “se deslinda”, porque le toca a “los estatales” y éstos a su vez responsabilidad a los municipales. Total, es el clásico “peloteo” del que hicimos referencia la semana pasada.

En la zona de La Marquesa, a la altura del kilómetro 32 de la carretera México-Toluca, hay ocho valles. Con frecuencia quienes fueron a un rato de esparcimiento, para que “los grandes y los chicos” se diviertan, son víctimas de los ladrones que asaltan a mano armada, en plena luz del día. En la parte baja del Ajusco, el peligro es mayor porque por esos rumbos, la policía lo ha informado, la delincuencia organizada irrumpe a los que tranquilamente están comiendo, disfrutando su “Día de Campo”. En jurisdicción de Morelos, ni los ciclistas se han librado de los asaltos, a pesar de que van en pelotones o sea no lo hacen forma individual.

Ni pensar en ir de campamento. Los Scouts de México acostumbran organizar campamentos con  los lobatos, los boys scouts, pero antes de planearlo toman todas las medidas de seguridad posibles. La verdad es que no sé si aún ejecutan esa actividad. Todo está desprotegido, la seguridad es algo del pasado. Los mismos transportistas son asaltados en las carreteras; se roban los tráileres con todo y mercancía, secuestran o matan a los choferes. Los autobuses de pasajeros, en un tramo de la autopista México Querétaro, fueron víctimas de los pillos y peor aún en la de México Puebla donde una familia fue violentada e inclusive un menor asesinado y su señora madre violada.

PREGUNTA PARA MEDITAR:

¿Para qué ha servido el numeroso y costoso aparato policíaco, si la sociedad vive en el desamparo dentro y fuera de su hogar, de su lugar de trabajo, de los centros de esparcimiento?

LO QUE OÍMOS EN LA CALLE

“EL OJOS” Y EL DELEGADO DE TLÁHUAC

Una vez más estamos viviendo, ya no sorprendidos pero si indignados cómo el jefe de Gobierno de la Ciudad de México carece de la más mínima autoridad ejecutiva y moral. La postura de Mancera Espinosa es de  indiferencia en torno al corrupto delegado político de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, Es patente la complicidad que hay entre los funcionarios. Rigoberto estaba ligado estrechamente con Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, inclusive familiares y amigos del narcodelincuente figuran en la nómina de la delegación con cargos administrativos. Rigoberto sabe que Miguel Ángel Pérez Ramírez, hijo del “Ojos”, es jefe de la banda de “Los Mikis” que opera en Tláhuac, Iztapalapa, Xochimilco, Tlalpan, Contreras y Coyoacán con el narcomenudeo. Miguel Ángel opera desde su celda del Reclusorio Oriente, a disposición de un juez penal que está por dictar sentencia contra “El Miki” por homicidio y su hermano Felipe, “El Felipillo”, es prófugo de la justicia. Se le busca por homicidio. Miguel Ángel Mancera Espinosa se resiste a cesarlo por temor a las represalias de la dirigencia de Morena, partido político al que pertenece Salgado Vázquez. No basta con quitarlo del cargo, debe procederse ponerlo en prisión. Salgado grita, a los cuatro vientos, que le han puesto “una celada”. Tal vez la Asamblea Legislativa del D.F. determine separarlo del cargo, cuidando no dejar como interino a uno de los allegados al corrupto.

LIBRO DEL MAGISTRADO GÓMEZ DE SILVA

Está en circulación el más reciente libro del doctor Jorge Gómez de Silva Cano, titulado “El agrarismo mexicano y la Constitución de 1917”. En este nuevo trabajo del magistrado fundador de los Tribunales Agrarios Unitarios, donde labora desde 1992, en esta obra “aborda el tema central del proceso revolucionario, al que la Constitución dio respuesta”. Gómez de Silva “con la visión desde la práctica de la impartición de la justicia  en la materia, nos brinda el panorama de la situación actual del campo en México y su marco normativo”. La edición tiene el aval del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones Mexicanas, de la Secretaría de Gobernación. El autor de este libro es reconocido, nacionalmente, como el estudioso número uno de la problemática agraria, tanto en lo teórico como en lo práctico. Con una cualidad más, es un profesionista de irreprochable honestidad

¿HAY IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES?

La interrogante con que titulo el comentario, se basa en que el 2 de este mes se cumplieron 11 años de la expedición de la Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres. Se habla mucho del tema, inclusive es parte de las campañas político-electorales, pero todo queda en discursos. No hay igualdad en salarios y prerrogativas, aun cuando hombres y mujeres desempeñan el mismo cargo y tienen iguales responsabilidades. La equidad en las Cámaras de Diputados y  de Senadores no la hay, como tampoco en las gubernaturas ni en las presidencias municipales. Cierto es que hay Tratados Internacionales, acuerdos de Convenciones Internacionales, pero nada se cumple. En México es una ley que se queda en las hojas impresas, es una ley muerta.

LAS 8 ORGULLOSAS TRITONAS MEXICANA

Ocho son las experimentadas nadadoras en aguas abiertas que han puesto en alto el nombre de México, a partir de 1992, al cruzar el Canal de la Mancha. Nora Toledano, Mariel Hawley Dávila y Arleen González ostentan la Triple Corona de Natación. En diferentes años realizaron la hazaña, además de surcar las aguas entre Francia e Inglaterra, también lo hicieron en el Canal de Santa Catalina, en California, y en el Maratón de Nado alrededor de la Isla de Manhattan. La primera en conquistar el Canal de la Mancha fue Elizabeth Hernández y la última ha sido Fernanda López Garza, de solo 16 años de edad, que vive en Melbourne, Australia. Las tres restantes son Patricia Guerra, Minerva Martínez y Raquel Márquez. La única que no logró triunfar y murió en el intento fue la universitaria Fausta Maran Moreno, en 1999.

P.D. Uno de los personajes mexicanos que destacó en la política, en la diplomacia y en la academia lo fue el guerrerense Ezequiel Padilla Peñaloza. Excelente orador, carismático y con dotes de líder. Era estudiante de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, en la recién abierta Universidad Nacional de México, cuando encabezó una huelga estudiantil que culminó con la creación de la Escuela Libre de Derecho, en 1912. El presidente Emilio Portes Gil lo nombró secretario de Educación Pública y le tocó conocer del movimiento huelguístico de los universitarios de Jurisprudencia. Eso fue en 1929, cuando Portes Gil decretó la autonomía de cátedra y de autogobierno de nuestra Máxima Casa de Estudios.

jherrerav@live.com.mx

Comentarios

comentarios