fbpx

Jorge Herrera Valenzuela

 

Desde aquellos días de los años cincuenta en que comencé como reportero diarista, en la entonces segura y hermosa Capital del País, escuché que las cárceles eran las “universidades del crimen”. Vi cómo actuaban los detectives, vistiendo una gabardina y tocados con un sombrero de ala ancha. Por supuesto que no había teléfonos celulares, aunque el autor de la historieta periodística en que el personaje era  Dick Tracy, inventó para el superdetective un radioreloj de pulso para comunicarse. Todos los adelantos tecnológicos y cibernéticos están en juego para combatir a la delincuencia.

En el siglo pasado las cárceles estaban bajo la dirección de militares. Un general fungía como director. Las disposiciones disciplinarias se cumplían al pie de la letra y sin embargo hubo fugas de presos, como “El Capitán Fantasma” que escapó de casi todas las prisiones donde era recluido. Del Palacio Negro de Lecumberri también traspusieron las puertas y salieron a la calle, “personajes del hampa” como  Alberto Sicilia Falcón, Fidel Corvera Ríos y  Alfredo Ríos Galeana, entre otros. Del penal de Santa Martha Acatitla en un helicóptero evadió a la justicia mexicana el norteamericano Joel David Kaplan, sentenciado por un asesinato.

La referencia anterior, de sucesos ocurridos en el Siglo XX, tiene doble propósito. Primero, las fugas se planeaban dentro de las celdas, sabiendo quienes lo hacían que en su intento podían perder la vida y excepcionalmente contaban con la complicidad de los custodios o de las autoridades. Segundo, ninguna de las prisiones tenía la clasificación de “alta seguridad”. Existían “los mayores” en las crujías, pero no tenían el control ni el gobierno.  La delincuencia no organizada –así en negritas- era menos violenta.

Recuerdo que diversos estudiosos del Derecho Penitenciario dedicaban su tiempo al análisis teórico del problema que entrañaba el poner preso a un individuo. Se formularon programas de trabajo, se daba enseñanza a los que no sabían leer ni escribir, se les permitía practicar deportes, integrar grupos musicales. La pretensión era rehabilitar al sentenciado, para que una vez cumplido el castigo se reintegrara la sociedad y no retornara a la vida criminal.

Mucho se trabajó en esos programas e incluso el doctor Sergio García Ramírez, el número uno de los juristas mexicanos puso en práctica, en el Estado de México, la Cárcel sin Rejas. No hubo el éxito esperado, ni se consolidó el programa por falta de apoyo gubernamental.  En el transcurso de los últimos treinta años, al comenzar la actividad de los narcotraficantes, las cosas cambiaron radicalmente. La corrupción se magnificó entre los narcos y las autoridades federales, estatales y municipales. Uno de los primeros brotes se registró en Tlalixcoyan, Veracruz, cuando militares detectaron en una pista clandestina un avión que transportaba droga. Después vendría  el “descubrimiento” del sembradío de mariguana en Chihuahua, bajo el control de Rafael Caro Quintero.

A partir de diciembre de 2006 empezamos a oír con frecuencia que operaba la delincuencia organizada –así en negritas-  y que la guerra del gobierno provocaba el enfrentamiento entre los jefes de los cárteles, disputándose territorios para operar. Supimos de la existencia del Cártel del Golfo, del Cártel de Sinaloa, de la organización de los hermanos Arellano Félix en la frontera norte, en Baja California. Esos delincuentes al caer en manos de la justicia, al ser puestos en las prisiones de “alta seguridad”, se convirtieron en “la autoridad” de los penales. Es decir, surgió con fuerza el autogobierno de los internos, reclusos, presos, como usted quiera llamarlos. “El Chapo” Guzmán Loera acrecentó su fama delincuencial al fugarse del penal de El Altiplano, en el Estado de México, por un largo túnel y antes salió de la prisión de Puente Grande, en Jalisco, por la puerta grande.

Lo grave es que el gobierno federal no ha podido salir avante en su lucha, ya no guerra, contra la delincuencia organizada y ésta cada día, aunque oficialmente no se acepte, domina en nuestro territorio y por consiguiente en las cárceles de Nuevo León, de Tamaulipas, de Sinaloa y de donde les pegue la gana. Los motines están a la orden del día. Nada impide que los narcos presos tengan y gocen de todos los privilegios imaginables, para llevar una “feliz y tranquila” vida. La corrupción está vigente.

PREGUNTA PARA MEDITAR:

¿No sería mejor que los soldados regresen a sus cuarteles y los generales sean los directores de los  penales federales, estatales y municipales?

LO QUE OÍMOS EN LA CALLE

EN SALTILLO, PAGAR PARA PEDIR LIMOSNA

No es broma, ni chiste. Don Isidro López Villaseñor, presidente municipal de Saltillo, la capital del Estado de Coahuila, informó a través de la televisión, que “su” Ayuntamiento acordó, aprobó, determinó, que las personas que soliciten ayuda económica, en la vía pública, deben pagar entre 100 y 300 pesos por el permiso oficial. Quienes sean sorprendidos pidiendo “limosna” serán remitidos a la autoridad municipal, se trate de migrantes, de hombres, mujeres, jóvenes o ancianos. ¡Sorprendente medida para acabar con la mendicidad en Saltillo, Coahuila!  Isidro acaba de cumplir 61 años de edad, es militante del Partido Acción Nacional, el PAN. La impopular disposición puede afectar a su candidato a gobernador, pues como se sabe, hay elecciones el domingo 4 de junio próximo.

“PUENTES” Y SEMANA SANTA

Muy a pesar de la crisis que vivimos, “los puentes” y las vacaciones están a la orden del día. ¿Crisis económica? No la veo, porque en las terminales de autobuses se agotan los boletos, en las salas de los aeropuertos hay aglomeraciones, las reservaciones de hoteles están más allá del setenta y cinco por ciento, además de que las autopistas y las carreteras federales tienen un tráfico de consideración. ¡Claro! Este domingo 9 comienza la Semana Santa y terminando el domingo 16, las vacaciones escolares y regresamos el Día de San Jorge, el 23 de este mes. En mayo el 1 y el 15 son lunes, Día del Trabajo y Día del Maestro, sin contar que el 10 de mayo “descansan” las mamacitas. Saltamos hasta el lunes 20 de noviembre y el lunes 25 de diciembre, con la consabida suspensión de clases, otras dos semanitas.

A 49 AÑOS DEL ASESINATO DE M. LUTHER K.

El pasado martes 4 de este mes se cumplieron 49 años del asesinato del pastor bautista, defensor de los civiles en Estados Unidos y activista por la paz, Martin Luther King Jr.. Un segregacionista blanco de nombre James Early Ray le disparó varias veces y una bala quedó alojada en la garganta del hombre que desde su juventud encabezó movimientos por los derechos de los hombres de color. Los hechos ocurrieron a la seis de la tarde en Memphis, Tennessee, cuando Martin iba a pronunciar un discurso. El presidente Jimmy Carter, en 1977, le rindió homenaje póstumo al otorgarle la Medalla Presidencial de la Libertad y el Congreso en 2006 también lo recordó y entregó a sus familiares la Medalla de Oro. Después de su sepelio en 1968, el presidente  Lyndon B. Johnson lo honró declarando un día de luto. Martin está considerado como héroe y líder de su país.

DICEN QUE SE VA EL CRUZ AZUL

De ninguna manera contradigo ni subestimo a aquellos que hacen favor de leer mis comentarios, pero no les agrada que aborde el tema del fútbol. Hoy les comento que hay versiones de que los directivos del Club Cruz Azul, el tercero en popularidad después de América y Guadalajara, está por desaparecer cuando acaba de cumplir 90 años. Los rumores circulan en el ambiente deportivo. Que si van a demoler el legendario Estadio Azul, el vecino inmediato de la Plaza México. Que si los 19 años sin obtener un título, causa pérdidas económicas. Que si los problemas internos en la Cooperativa Cruz Azul, S.C.L. Como decía don Fernando Marcos, “lo más seguro es que quién sabe”.

P.D. Lea usted algo que posiblemente ya escuchó en noticieros o por medio de algún diario. El gobernador PANista de Chihuahua, don Javier Corral Jurado, está dispuesto más que a gobernar a ver tras las rejas a su antecesor, don César Horacio Duarte Jacquez, por las mil y una pillerías que cometió en agravio del erario estatal.  Muy bien, Duarte debe pagar su culpa y cerrar su propio banco. ¡Ah!, pero don Javier debe cuidar sus pasos, porque, al parecer, ya cayó en los brazos de los hermanos Gustavo y Alejandro Boy Sánchez, que amasaron muchos millones como proveedores preferidos de Duarte Jacquez.  Corral y su esposa Cinthia Aideé Chavira Gamboa están viajando en un Cessna, propiedad de los mencionados hermanitos. El gobernador aceptó que viajó a Mazatlán, Sin., para jugar golf y visitar su casa de playa. Dijo que pagó 42,000 pesos “por el alquiler” de la avioneta.

jherrerav@live.com.mx

A nuestros estimados visitadores de este portal, les comunico que durante dos semanas los dejaré descansar y Primero Dios y la Virgen de Guadalupe, retorno con mis comentarios el 29 del presente mes.

Comentarios

comentarios