fbpx

JORGE HERRERA VALENZUELA
Hay que precisar sobre el título de este comentario. Se preguntarán qué relación tiene la estrella de la televisión y extraordinaria cantante con la poesía y la pintura. Ninguna. Sucede que ella y dos poetas son de un 27 de agosto y un pintor lo es del 26. El nayarita Amado Nervo es recordado porque se cumplen 150 años de su nacimiento y festejamos a Daniela Romo que está llegando a los 61.

Considero necesario abrir un espacio a comentar sobre tres personajes del Siglo XIX, a efecto de descansar (?) de las noticias cotidianas sobre la corrupción, la impunidad y la terquedad presidencial de hacernos creer que “vamos muy bien” y aplicar una política ponciopilatesca en torno a los expresidentes involucrados por un “testigo protegido” en el lodazal jurídico-político.

PAISAJISTA SIN IGUAL
Así pues, estimados lectores de este portal digital, principio por comentar en torno al paisajista número uno de México. Un hombre nacido en Temascalcingo, Estado de México, que desde su juventud abrazó la carrera de pintor. Alternaba su trabajo como dependiente de una tienda de ropa, con sus clases nocturnas en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, en la Ciudad de México, donde se estableció su familia.

A ese paisajista identificado internacionalmente lo conocemos por su nombre: José María Velasco, aunque en su fé de bautismo se lee: José Tranquilino Francisco de Jesús Velasco Gómez de Obregón. A su paso por este mundo durante 72 años, dedicó 60 a prepararse para ser un paisajista. En su primera etapa, que comenzó en 1858, su maestro, guía y después amigo, fue el italiano Eugenio Landesio. Pronto el joven Velasco fue profesor en la Academia de San Carlos y años después, director de la misma.

Su obra está clasificada como una joya del arte pictórico donde se refleja una gran sensibilidad al captar los mínimos detalles de los bellos paisajes que tenemos en México. Para ello, reseñan sus biógrafos, estudió anatomía con el eminente médico Manuel Carpio e igualmente tomó cursos de botánica, zoología y física, así como en el Colegio de

Minería, estudió geología.

En 1868 contrajo nupcias con Luz Sánchez Armas Galindo y Landesio fue uno de los testigos. De ese matrimonio nació una hija, a la que pusieron el nombre de Mercedes y descendientes de ella, en 2007, rindieron un homenaje al hombre cuyo nombre, José María Velasco, se agregó al del municipio de Temascalcingo. En 1962 en una galería de la Ciudad de México se impuso su nombre; una estación de la Línea 1 del Metrobús, en la Capital Mexicana, también lleva el nombre del paisajista. José María Velasco vivió en una modesta casa de la Villa de Guadalupe, donde murió el 26 de agosto de 1912 y sus restos fueron inhumados en el Panteón del Tepeyac.

EL SALTILLENSE MANUEL ACUÑA

En la plena flor de la juventud se quitó la vida el eximio poeta Manuel Acuña Narro, ingiriendo cianuro de potasio. Apenas tenía 24 años de edad, estudiaba para ser médico y el romanticismo poético ya estaba dentro de su mente y de su corazón. Poeta y dramaturgo nacido en Saltillo, Coahuila, donde se enamoró de una bella joven, sin ser correspondido. La musa respondía al nombre de Rosario de la Peña y Llerena, quien tuvo dos pretendientes: José Martí y Manuel M. Flores.

De la capital coahuilense salió a la Ciudad de México en 1868 con la idea de estudiar algunas materias, entre ellas matemáticas. Finalmente decidió inscribirse en la Escuela Nacional de Medicina, donde inclusive tuvo una habitación y en la cual habría de quitarse la vida cuando su producción literaria era conocida por sus poemas Ante un Cadáver que es muy famoso, aunque Nocturno a Rosario es la más emblemática y popular. Además colaboró en periódicos de la época.

Este joven también escribió dos obras para teatro:” El Pasado, un ensayo en drama” y “Donde las Dan las Toman”. Sostuvo una relación amorosa con la poetisa Laura Méndez y procrearon un hijo al que bautizaron como Manuel, pero murió siendo bebé. Acuña mantuvo una amistad estrecha con el poeta Juan de Dios Peza, a quien dejó la carta póstuma. Nuestro personaje nació el 27 de agosto de 1849 y murió el 6 de diciembre de 1873.

Manuel Acuña fue sepultado en la Rotonda de los Hombres Ilustres, pero en 1917 decidieron trasladar sus restos a la Rotonda de los Coahuilenses Ilustres. Leí que en la Plaza Acuña, en Saltillo, hay una escultura del poeta. También su nombre fue impuesto a calles y a escuelas primarias oficiales.

VIDA NADA TE DEBO…VIDA, ESTAMOS EN PAZ

Aunque en diferentes publicaciones aparecen dos nombres más de la misma persona, me quedó con el que conocí desde mis días de preparatoriano, cuando oí por primera vez el poema “En Paz”, en voz de una muy guapa de mis compañeras. Sí, se trata de Amado Nervo, poeta, novelista, periodista y diplomático que nació hace 150 años en el cantón de Tepic, perteneciente a Jalisco y hoy es la capital del Estado de Nayarit. Vino a este mundo el sábado 27 de agosto de 1870. Si usted ha visto la película “México de Mis Recuerdos”, el nayarita aparece formando parte de un grupo bohemio, declamando uno de sus poemas. Ahí también estaban Juan de Dios Peza y Chucho Urueta.

Unos escribieron que este mexicano distinguido que recibió altos honores póstumos, se llamó Amado Ruiz de Nervo Ordaz y otros lo identifican como Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo. Bien, el nombre es lo de menos, porque La Amada Inmóvil también nos agrada leerlo, oírlo y hasta intentar recitarlo. El repertorio es muy amplio y entre otros poemas recuerdo los titulados, A Leonor, A Una Francesa, Cobardía, Amor Nuevo y El Primer Beso. “Tu cabellera es negra como el ala del misterio” es de las primeras líneas dedicadas a Leonor.

Nervo fue calificado como el más importante exponente de la lírica mexicana en el Siglo XX. Cuando Venustiano Carranza ya era presidente constitucional, el poeta y periodista Amado Nervo recibió el nombramiento de Enviado Extraodinario y Ministro Plenipotenciario ante los gobiernos de Argentina y Uruguay, siendo en éste país donde falleció a consecuencia de un ataque de uremia, sangre en la urea que provoca insuficiencia renal. En esa misión diplomática su antecesor fue el internacionalista Isidro Fabela y el sucesor, su gran amigo el literato y orador Jesús Urueta.

La caravana fúnebre hacia la Ciudad de México salió de Montevideo y en la corbeta ARA Uruguay se trasladaron los restos del inmortal nayarita, por espacio de seis meses. Lo escoltaron barcos argentinos, venezolanos, cubanos y brasileños. En la Capital Mexicana se le rindió un homenaje sin precedentes, encabezado por el presidente Carranza.

Hasta noviembre de 1949 los restos del nayarita quedaron en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

En París, comenzaba el Siglo XX cuando Amado que era corresponsal del periódico mexicano El Imparcial, conoció, se enamoró y contrajo nupcias con la joven Ana Cecilia Luisa Daillez Largauiller. Duraron 12 años casados. Ella falleció el 7 de enero de 1912.

DANIELA ROMO, EXITOSA CARRERA

“La Diva del Cabello Largo” venció el cáncer de mama y el pasado jueves 27 al llegar a sus 61 años fue festejada, en el set donde graban la telenovela “Vencer al Desamor”. Cincuenta años atrás comenzó su vida en el ambiente artístico. Ha participado en la televisión como actriz y villana. Sus éxitos como cantante la internacionalizaron. Ella es, Daniela Romo.

El deseo de la actuación artística lo traía de nacimiento y fue impulsada por sus padres. A los 11 años se integró al coro de los entonces populares Hermanos Zavala, seis mujeres y seis hombres guanajuatenses, pero esa, esa es otra historia. Los papás la inscribieron en la Academia Andrés Soler y al terminar su curso, la llevaron a Los Ángeles, California, donde su maestro Seth Riggs complementó la tarea preparatoria.

Daniela, quien en su acta de nacimiento es Teresa Prosmanes Corona, formó parte de los elencos en las obras teatrales El Diluvio que Viene y Gypsy, entre muchas más. En 1978 el hoy desaparecido Ernesto Alonso abrió las puertas para que la joven defeña entrara a las telenovelas y debutó en Ardiente Secreto. Más adelante la productora Carla Estrada la incluyó en sus repartos y hoy Rosy Ocampo la invitó para una telenovela que el Canal de las Estrellas la presentará el próximo octubre.

Como cantante Daniela ha triunfado a lo largo de su carrera, En 1979 grabó su primer disco con canciones de Lolita de la Colina. En el Festival de San Remo se presentó con la canción “Yo no te pido la luna” y un año después cantó “Es nuestro amor”, de Denise de Kalafe, en el Festival Mundial de la Canción Popular, en Tokio, Japón. Ha sido galardonada varias veces y una fue el premio de TV y Novelas como primera actriz.

P.D. Al estar redactando mis comentarios fui enterado del fallecimiento de Manuel “El Loco” Valdés, a quien siempre recordaremos por su versatilidad histriónica…Hace 93 años en Santiago Tianguistenco, Estado de México, nació un 28 de agosto el profesor e influyente político Carlos Hank González…También me encuentro en mi agenda que el 28 de agosto de 1939 se fundó la Confederación Nacional Campesina, la histórica CNC. El potosino Graciano Sánchez fue su primer dirigente…Para terminar, en esa misma fecha, actualmente, se celebra el Día de los Abuelos. Felicidades a todos lo que son y a los bisabuelos también.
jherrerav@live.com.mx

Comentarios

comentarios