fbpx

PARIS, FRANCIA, 4 de diciembre (AlmomentoMX).- La noruega del Lyon Ada Hegerberg ganó este lunes el Balón de Oro femenino, que se entrega por vez primera, y se lo dedicó a todas las jóvenes que practican este deporte.

Ada Hegerberg hace historia. Es la primera mujer ganadora del Balón de Oro, el máximo galardón futbolístico internacional –a título individual-. Pero, cuando sale al escenario a recoger el trofeo, la reciben con música electrónica, el DJ Martin Solveig le pregunta a Ada Hegerberg si puede “perrear”. La cara de la jugadora lo dice todo.

“¡Ah! Ya están aquí las feministas. Las feminazis. Las hembristas. ¿Es que no se le puede preguntar a una mujer si le gusta bailar?”

La cara de Ada Hegerberg lo dice todo. Una mueca de disgusto horroroso. Una decepción brutal. Se va, incluso. Se gira y parece dirigirse hacia la salida del escenario. Pero es educada, cambia de opinión. Y sigue allí.

“Vale, pues haremos otra cosa”, le responde el presentador, insistiendo. Sin pedir disculpas.

Ada Hegerberg. 3 títulos, 42 goles y 14 asistencias esta temporada. ¿Sabes hacer twerking?

Veamos la parte masculina del mismo proceso. Ganador hombre. Luca Modric. Sale al escenario tras una espectacular cortina de humo y con música heroica atronando. Llega Dios. El presentador lo recibe con una cara de orgullo que le desborda las orejas y… ¿le pregunta por el twerking? No, claro. ¡Qué falta de respeto, qué indignidad! ¡Si está delante del ganador del Balón de Oro! Le pregunta por cómo se siente.

Ada Hegerberg tras la incómoda pregunta.

A ver. Si acaba de ganar el Balón de Oro, pues casi que no. Recibirla con música de perreo e instarla a hacer gestos sexuales con el presentador –el DJ Martin Solveig-, pues tampoco. ¿Por qué no se recibió a Modric así? ¿Por qué esa diferencia de trato? A Hegeberg le han dado el galardón porque es una extraordinaria jugadora de futbol, no porque perree –que quizá lo haga y de maravilla-.

Una gala así no se improvisa, está medida al segundo. Se ensaya durante días un guion que ha pasado por decenas de manos y cambiado varias veces hasta la aprobación final. El director y el realizador de la gala, así como todo el equipo técnico y artístico- saben exactamente qué va a pasar: la música que va a sonar –en el segundo exacto-, quién sube y quién baja del escenario, qué preguntas se hacen,… Desde días o semanas antes saben qué cámara van a “pinchar” en cada segundo del evento –la escaleta técnica- para así ofrecer por televisión la imagen precisa de lo que está sucediendo allí.

Se decidió que a la salida de Modric sonara música heroica y que a la salida de Ada sonara twerking. Se decidió que la primera pregunta para él sería ¿Cómo se siente? La primera, para ella fue “¿Puedes hacer twerking?”. Y, mientras él se explayaba en la emoción de recoger el trofeo, ella se veía obligada a improvisar unos pases de vals con un DJ.

El momento más importante de la carrera de una mujer, y no puede disfrutarlo. Porque, otra vez, los prejuicios contra las mujeres tapan lo que realmente hacemos.

La jugadora de 23 años se impuso en una nueva categoría a la que también estaban nominadas la brasileña Marta, del Orlando estadounidense, y la holandesa del Barcelona Lieke Martens, además de seis compañeras suyas del Lyon, ganador de las tres últimas Copas de Europa.

“Quiero dar las gracias a mis compañeras de equipo, porque sin ellas todo esto no habría sido posible. Gracias a mi club, a nuestro presidente, Jean-Michel Aulas, gracias por lo que haces por el fútbol femenino”, dijo la jugadora.

También agradeció a “France Football”, organizador del Balón de Oro, que haya creado una categoría femenina. “Es muy importante para nosotras”, aseguró.

“Quiero acabar con un mensaje a todas las jóvenes: creed en vosotras, no os paréis nunca”, dijo.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios