fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de agosto (AlMomentoMX).— La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a Rosario Robles de haber causado un daño a la hacienda pública por 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos. Esto al considerar que fue omisa en la operación de desvíos que llevaron a cabo sus subordinados en la Sedatu y la Sedesol, dependencias donde fue titular durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Dicho quebranto, descubierto en el reportaje “La Estafa Maestra”, se ejecutó a través de al menos 27 convenios generales de colaboración y sus respectivos apéndices firmados entre 2013 y 2018 por las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y Desarrollo Social (Sedesol) con diversas universidades de los estados de Morelos, Hidalgo, Quintana Roo Chiapas y algunas empresas de comunicación de Sonora, Quintana Roo e Hidalgo.

Las imputaciones directas a Robles Berlanga son “por el posible ejercicio indebido del ejercicio público, porque supo por el cargo que ella tenía, de estos actos y no informó al Presidente [Enrique Peña Nieto], y no actuó en contra a pesar de que ambas cosas están estipuladas en los reglamentos de Sedesol y Sedatu”, afirmó Teresa Maldonado, agente del Ministerio Público federal, durante la audiencia de este jueves.

En particular, se señaló a José Antolino Orozco Martínez, María del Carmen Gutiérrez Medina, Marco Salvador Ibarra Infante, y Armando Saldaña Flores, como quienes realizaron “adquisiciones indebidas”, a través de diversos convenios con universidades públicas. “Servicios que no requeridos y mucho menos prestados”.

Agregó: “Usted, señora María del Rosario, estando en la Sedesol y Sedatu, de 2012 a 2015 y de 2015 a 2018, respectivamente, sabía que resultarían afectadas terceras personas y usted era Secretaria de Estado (…) En junio de 2014, usted tuvo conocimiento de los actos, por parte de Juan Manuel Portal, entonces auditor superior de la federación, y volvió a tener conocimiento en septiembre de 2014 y junio de 2015”.

Durante la audiencia, la agente enlistó las acusaciones y enfatizó en que lo que se hizo en la Sedesol se repitió en la Sedatu. Ante ello, pidió “el auto de vinculación a proceso por los hechos conocidos como la ‘Estafa Maestra’; por las irregularidades de las que tuvo conocimiento de manera interna y por la Auditoría Superior de la Federación, por hechos cometidos por servidores públicos de sus secretarías”.

Se señaló que entre las irregularidades de los convenios está que muchos servicios no se realizaron e incluso son inexistentes, y jamás se verificó que las instituciones tuvieran la capacidad técnica para realizar los servicios.

La defensa de Rosario Robles pidió al juez que se detallara con precisión la fecha de los citados convenios, personas que los firmaron y el contenido de los contratos para establecer la imputación a su clienta. La petición fue aceptada, por lo que se declaró un receso que concluirá hasta las 17:00 horas de este jueves.

EL PRIMER INTENTO POR DESESTIMAR 

La defensa de Robles Berlanga solicitó al juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna un recurso de revocación para argumentar que Auditoria Superior de la Federación no tenía facultad de víctima en el caso. Al considerar que la ASF no se podía considerar como parte ofendida, ya que su función es fiscalizar el gasto público, más no es garante de la hacienda pública.

En respuesta, la Fiscalía y el representante de la ASF señalaron que a pesar de que se trataba de un órgano técnico, éste tiene como objetivo la fiscalización de las cuentas públicas del erario federal y que es el órgano encargado de salvaguardar la Hacienda Pública Federal. Dentro de sus atribuciones está la faculta de coadyuvancia con el MP y por lo tanto su participación era aplicable en ese caso concreto.

El juez concluyó, luego de 15 minutos de análisis, que había calidad constitucional en la participación de la Auditoría, porque tiene la facultad de velar por los fondos presupuestales y las metas que tengan estos; además de que tiene la capacidad de señalar las fallas y la obligación de coadyuvar con el Ministerio Público.

OTROS INTENTO

En el segundo intento por parte de la defensa de Rosario Robles por no realizar la audiencia, se argumentó que hasta este jueves se siguieron presentando pruebas en contra de su cliente,  y cuestionó a la Fiscalía directamente de si tenía más cosas qué agregar.

Mientras que en un tercer intento fue por parte de uno de los abogados de la exfuncionaria, quien habló de un acuerdo realizado en un juicio de amparo en Chiapas a un tercer imputado, del que dijo se reservaría el nombre porque esa podría ser una probable causal de la audiencia.  El juez lo reprendió; dijo que no diferiría la audiencia y que tampoco iba a permitir que se invocara el caso de otro imputado.

Durante la audiencia, Rosario Robles se mostró tranquila, incluso sonriendo y se dejó apapachar por su hija Mariana, quien en algún momento se acercó a la barandilla.

TE RECOMENDAMOS:

“Aquí estoy, vengo a dar la cara”: Rosario Robles al llegar a comparecencia

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios